Category

Componentes

Category

Vista previa Producto Valoración Precio
Samsung 850 EVO - Disco Duro... Samsung 850 EVO - Disco Duro... 5.269 opiniones 86,00 €
Samsung 860 EVO - Disco estado... Samsung 860 EVO - Disco estado... 5.269 opiniones 75,00 €
Samsung 970 EVO - Disco duro... Samsung 970 EVO - Disco duro... 601 opiniones desde 103,31 €
Crucial MX500 CT500MX500SSD4 -... Crucial MX500 CT500MX500SSD4 -... 121 opiniones desde 48,78 €
Samsung 970 Pro - Disco Duro... Samsung 970 Pro - Disco Duro... 29 opiniones desde 166,98 €
Crucial BX300 CT480BX300SSD1 -... Crucial BX300 CT480BX300SSD1 -... 367 opiniones desde 48,09 €
Transcend SSD370S - Disco duro... Transcend SSD370S - Disco duro... 38 opiniones 191,77 €
Toshiba TR200 25SAT3-240G -... Toshiba TR200 25SAT3-240G -... 404 opiniones 38,99 €
Samsung T5 500GB - Disco... Samsung T5 500GB - Disco... 117 opiniones 97,68 €

Comprar un disco SSD para reemplazar tu viejo disco duro es una de las cosas más fáciles, baratas y directas que puedes hacer para mejorar el rendimiento de tu PC.
Instalar un SSD en tu viejo PC es una acción que tiene un efecto inmediato en el rendimiento. Es la actualización que más impacto tiene, por encima de actualizar la memoria RAM o el procesador.
En este artículo vamos a tratar de responder las preguntas frecuentes sobre este componente interno, por qué vale tanto la pena invertir algo de dinero en él y te recomendaremos qué SSD comprar según el presupuesto que tengas.

Mejores SSD según presupuesto y características

Aquí tienes mis recomendaciones con los mejores SSD del momento. Tienes muchos SSD para elegir en función de capacidades y precios.
Las versiones de 500 GB suelen ser las que guardan un precio por Gigabyte más bajo, así que los precios son siempre para el modelo de 500 GB, salvo que se indique lo contrario.

Los SSD mejora valorados: Samsung 850 EVO

La serie 850 EVO de Samsung es la más popular en el mundo de los SSD, y sus discos han sido con diferencia los más vendidos durante estos últimos años. Ahora se están viendo reemplazados por los nuevos 860 EVO, pero la serie 850 sigue siendo válida e igual de recomendable mientras siga existiendo stock para ellos, y más aún ahora que han bajado de precio.
Su rendimiento es fantástico, con una velocidad de escritura de 520 MB/s y velocidad de lectura de 540 MB/s en una interfaz compatible con SATA III. Basta con leer las 5.269 opiniones de clientes en Amazon, que le otorgan una nota media de 4.8 sobre 5, siendo el SSD más y mejor valorado del mercado.
Los 850 EVO emplean celdas TLC 3D V-NAND, por lo que su longevidad es alta. Samsung ofrece una garantía de 5 años con una tasa de 75 TB escritos. Aunque esta cifra pueda parecer corta, sobre todo viendo lo que garantizan SSD más modernos, piensa que escribiendo 20 GB diarios en el disco (cosa que no suele ser muy normal) te duraría casi 50 años.
Otro punto a favor de los 850 EVO es su consumo energético, el cual está ultra optimizado para la memoria 3D V-NAND que emplea, y la cual reduce el gasto eléctrico a unos ridículos 2mW en estado de suspensión. Es por esto que son unos discos SSD que habitualmente se compran para instalarlos en portátiles ligeros.
Otro añadido de este SSD es el software que trae. Se llama Samsung Magician, y con él puede utilizarse el modo Rapid, que utiliza parte de la memoria RAM para aumentar el rendimiento, o la función de clonado para copiar la instalación de un disco duro rígido y trasladarla al nuevo SSD que has comprado.
El modelo de 500 GB está ahora tirado de precio, pudiéndose comprar por lo mismo que cuesta el de 250 GB, así que sería absurdo comprar este último. Aprovecha, antes que se agoten.
Tipo de celdas: TLC 3D V-NAND | Lectura secuencial: 540 MB/s | Escritura secuencial: 520 MB/s | Factor de forma: 2.5″ | Capacidades: 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB, 4 TB | Durabilidad: 75 TB

Los mejores SSD en calidad-precio: Samsung 860 EVO

Los sucesores de los 850 son los nuevos Samsung 860 EVO, disponibles en capacidades desde los 250 GB hasta los 4 TB, siendo el modelo de 500 GB el más barato en precio por GB.
Esta serie mantiene las virtudes de la anterior y añade algunas ventajas, con un rendimiento en escritura y lectura secuencial que es prácticamente idéntico pero con un ratio de durabilidad muy superior, justo el doble. Así pues, mientras que los 850 EVO soportaban hasta 75 TB, los 860 EVO aumentan la durabilidad hasta los 150 TB, una diferencia muy significativa que agradecerán los usuarios que hagan un uso más intenso de su almacenamiento.
Esto es debido a que Samsung emplea en estos discos unas V-NAND MLC de 64 capas, aunque en este caso el término MLC es más marketing que otra cosa, pues en realidad son celdas TLC 3D V-NAND como las de su antecesor. No obstante, Samsung ha aplicado mejoras para que estas sean más duraderas.
También hay algunas mejoras en la lectura 4K, con 98.000 IOPS en el 860 EVO frente a los 90.000 IOPS del 850 EVO, y algo menos en cuanto a escritura 4K, con 90.000 IOPS en el 860 EVO frente a los 88.000 IOPS del 850. De todos modos, la diferencia en el uso real del día a día será inapreciable.
Tipo de celdas: TLC 3D V-NAND | Lectura secuencial: 550 MB/s | Escritura secuencial: 520 MB/s | Factor de forma: 2.5″ | Capacidades: 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB, 4 TB | Durabilidad: 150 TB

Mejores SSD M.2 en rendimiento: Samsung 970 EVO

Si prefieres tu disco SSD en factor de forma M.2 2280 y conexión NVMe, los Samsung 970 EVO son los más recomendables.
Sí, los hay más rápidos, pero ninguno por este precio. El Samsung 970 EVO ofrece velocidades secuenciales de 3400 MB/s de lectura y 2300 MB/s de escritura, además de una velocidad de lectura 4K de 370.000 IOPS y de 450.000 IOPS en escritura 4K.
Su durabilidad también es una pasada, con 300 TB gracias sus celdas TLC 3D V-NAND con tecnología mejorada para hacerlos más duraderos, al igual que sucede con los 860 EVO. Samsung está tan seguro de esto que ofrece 5 años de garantía para estos SSD.
Por ponerle algún pero, es justo decir que estos SSD M.2 son más caros que algunos otros de la competencia, como los Crucial MX500 que veremos a continuación, pero su impecable rendimiento y su durabilidad están por encima de cualquier otro SSD por esta capacidad y precio.
Tipo de celdas: TLC 3D V-NAND | Lectura secuencial: 3400 MB/s | Escritura secuencial: 2300 MB/s | Factor de forma: M.2 2280 | Capacidades: 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB | Durabilidad: 150 TB

Rebajas
Samsung 970 EVO - Disco duro sólido de 500 GB
Samsung - Ordenadores personales
desde 103,31 €

Mejores SSD M.2 en calidad precio: Crucial MX500

Si quieres un SSD M.2 con el que mejorar el rendimiento general del sistema e iniciar Windows rápidamente, pero sin pagar el extra que supone el 870 EVO, la mejor opción ahora mismo son los Crucial MX500.
Estos SSD simplemente recogen las prestaciones de los MX500 en factor de forma de 2.5″ y los presentan en formato M.2. La velocidad de escritura secuencial es de 560MB/s, y la velocidad de escritura secuencial es de 510MB/s.
En cuanto a durabilidad mantienen las buenas cifras de sus hermanos de 2.5″, con ratios de 100 TB para el modelo de 250 GB y de 180 TB para el de 500 GB, que es el modelo que recomiendo por su excelente relación calidad-precio.
Además, Crucial iguala los 5 años de garantía limitada de los Samsung. Una compra de rendimiento seguro por un precio imbatible.
Tipo de celdas: TLC 3D V-NAND | Lectura secuencial: 560 MB/s | Escritura secuencial: 510 MB/s | Factor de forma: M.2 2280 | Capacidades: 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB | Durabilidad: 180 TB

Mejor SSD para gaming: Samsung 970 Pro

Para gamers que busquen un SSD de máximo rendimiento, el Samsung 970 Pro es su disco SSD.
En formato M.2 2280 e interfaz NMVe, este SSD alcanza velocidades de vértigo de 3500 MB/s en lectura secuencial y de 2300 MB/s en escritura secuencial, además de 370,000 IOPS en lectura 4K y 500,000 IOPS de escritura aleatoria.
Usando celdas MLC de 64 capas, el 970 Pro en su versión de 512 GB proporciona una increíble durabilidad de 600 TB, la más alta de entre todos los SSD. Samsung incluso proporciona en este SSD una DRAM LPDDR4 de 512MB para un acceso casi instantáneo a la información del disco.
Los 970 Pro se cuentan también entre los SSD con consumo más reducido, así que le van como anillo al dedo a un portátil gaming, en el que cada componente importa a la hora de exprimir la autonomía de la batería.
Tipo de celdas: MLC | Lectura secuencial: 3500 MB/s | Escritura secuencial: 2300 MB/s | Factor de forma: M.2 2280 | Capacidades: 512 GB, 1 TB | Durabilidad: 600 TB

Samsung 970 Pro - Disco Duro sólido de 512 GB
Samsung - Accesorio
desde 166,98 €

Mejores SSD con celdas MLC: Crucial BX300

Los Crucial BX300 son también una estupenda opción en relación calidad-precio.
Estos SSD tienen factor de forma de 2.5″ con conexión SATA 3, y emplean celdas MLC 3D de 32 capas que garantizan una alta durabilidad, que en el caso del modelo recomendado de 480 GB es de 160 TB.
El rendimiento es fantástico, sobre todo en lectura secuencial donde alcanza los 555 MB/s, mientras que en escritura se queda en los 510 MB/s. En lectura y escritura aleatoria maneja muy buenas cifras igualmente, con 95K/90K IOPS, que están entre lo más alto para discos SSD en este formato.
Crucial también tiene la ventaja de acompañar sus SSD con uno de los mejores softwares para el control de estos, el Storage Executive. Instalar este programa nos permitirá acceder a la función Momentum Cache, que mejora el rendimiento del disco con archivos usados frecuentemente.
Son además unos SSD de bajo consumo y muy frescos en temperaturas, siendo ideales para instalar en portátiles que únicamente dispongan de conexión SATA.
Tipo de celdas: MLC 3D | Lectura secuencial: 555 MB/s | Escritura secuencial: 510 MB/s | Factor de forma: 2.5″ | Capacidades: 120 GB, 240 GB, 480 GB | Durabilidad: 160 TB

El SSD más longevo: Transcend SSD370

El Transcend SSD370 tiene ya un par de años, pero sigue siendo uno de los mejores SSD del mercado.
Es uno de los pocos SSD con celdas MLC que pueden adquirirse a un buen precio. En rendimiento puro está ligeramente por debajo de los EVO de Samsung y los nuevos SSD de Crucial, y es que, aunque en lectura secuencial ofrece un excelente registro de 560 MB/s en velocidades secuenciales de escritura se queda en los 460 MB/s, y en lecturas y escrituras aleatorias se queda en los 75000 IOPS.
No obstante, les supera en longevidad. En versión de 500 GB, el Transcend SSD370 tiene una durabilidad a prueba de bomba de 550 TB , por lo que si prefieres longevidad a rendimiento, definitivamente es un SSD a tener en cuenta.
El SSD370S dispone de un rango de capacidades que van únicamente desde los 32 GB hasta 1 TB, debido a las limitaciones en cuanto a densidad de bits en las celdas MLC.
Tipo de celdas: MLC | Lectura secuencial: 560 MB/s | Escritura secuencial: 460 MB/s | Factor de forma: 2.5″ | Capacidades: 32 GB, 64 GB, 128 GB, 256 GB, 512 GB, 1 TB | Durabilidad: 550 TB

SSD barato: Toshiba TR200

Para los que busquen actualizar su equipo con un SSD barato de capacidad media, la justa para instalar Windows y los principales programas en él, buscando un inicio de sistema rápido y una mejora de rendimiento instantánea, el Toshiba TR200 de 240 GB es ahora mismo una alternativa insuperable.
Se trata de un SSD con celdas TLC 3D V-NAND, cuyo rendimiento anunciado es de una velocidad de lectura de unos 555 Mb/s y una velocidad secuencial de escritura de 540 MB/s. Sin embargo, en pruebas sintéticas el registro máximo se queda en torno a los 300 Mb/s. Este dato no debe preocupar demasiado al tipo de usuario al que va dirigido este SSD, pues en el uso del día a día ya proporciona la mejora de rendimiento suficiente para hacer que su compra sea recomendable.
La durabilidad de este SSD está medida en los 60 TB para el modelo de 240 GB. Desde luego no es el más longevo, pero con un precio por Gigabyte tan bajo, no vamos a exigirle mucho más.
Tipo de celdas: TLC 3D V-NAND | Lectura secuencial: 555 MB/s | Escritura secuencial: 540 MB/s | Factor de forma: 2.5″ | Capacidades: 240 GB, 480 GB, 960 GB | Durabilidad: 60 TB

Toshiba TR200 25SAT3-240G - Disco Duro Interno de 240 GB, Color Negro
OCZ Technology - Ordenadores personales
38,99 €

Mejores SSD externos: Samsung T5

No existen muchos SSD externos, ya que generalmente lo que se busca en un disco externo es capacidad y no tanto velocidad de transferencia. El Samsung T5 es el mejor de los pocos modelos que hay en el mercado.
Con una memoria flash V-NAND y velocidades de transferencia de hasta 540 MB/s, el Samsung T5 presenta un tamaño compacto que además es ultra-resistente, gracias a un cuerpo metálico que resiste caídas desde 2 metros. El disco viene con software de encriptación para contraseñas AES 256-bit.
El único puerto del que dispone es un USB tipo C, lo que posibilita una transferencia rápida sin cuellos de botella y el uso de un único cable para la alimentación. Acompañando al disco viene un software de gestión del dispositivo, y se vende en capacidades de 250 GB, 500 GB, 1 TB y 2 TB.
Tipo de celdas: TLC 3D V-NAND | Lectura secuencial: 540 MB/s | Escritura secuencial: 515 MB/s | Factor de forma: 2.5″ | Capacidades: 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB

¿Qué es un SSD?

SSD es el acrónimo de solid-state drive, o traducido al español «unidad de estado sólido». Básicamente se trata de un disco duro, es decir, un dispositivo que almacena archivos en un ordenador. Sin embargo los SSD son muy distintos de los discos duros tradicionales, y aportan muchas más ventajas.
Hasta ahora (y aún actualmente) la unidad de disco duro rígido (HDD) ha sido el componente estándar para el almacenamiento de archivos en un PC. Un disco duro tradicional almacena los archivos en un disco magnético giratorio, y cuando se requiere acceso a un archivo concreto mueve un cabezal y busca la posición de ese archivo en el disco.

hdd vs ssd
A la izquierda un disco duro rígido, a la derecha un SSD


El funcionamiento de un disco duro rígido es muy mecánica, como puedes ver, y ello implica una serie de problemas a los que seguro ya te has habituado: el principal es el ruido que pueden llegar a hacer el disco y el cabezal. Seguro que te suena, es ese zumbido seguido de un chasquido que a veces se produce cuando el disco duro está trabajando a pleno rendimiento.
Pero además del ruido, los discos rígidos son también contaminantes, consumen más energía y por su funcionamiento mecánico son susceptibles a sufrir más averías o a ver perjudicado su rendimiento con el paso del tiempo.
Los SSD, a diferencia de los discos duros rígidos, funcionan con una memoria no volátil, la memoria flash. No se trata de ciencia ficción, la memoria flash la llevas usando desde hace años en pendrives y tarjetas de memoria de cámaras de fotos.
Gracias a este tipo de memoria, un disco SSD no necesita partes móviles que funcionen mecánicamente, sino que únicamente dispone de módulos de memoria a las cuales accede mediante su circuitería interna. Los beneficios son muchos e inmediatos: menos latencia, mayor velocidad, mucho menos ruido (son inaudibles), consumen menos energía, no sufren tantas averías y son más pequeños.
Estos beneficios se traducen en el entorno real en esta serie de ventajas:

  • Los archivos se transfieren a una velocidad muy superior
  • El tiempo que tarda el sistema operativo en abrirse se reduce drásticamente
  • Copiar y duplicar archivos se hace a una velocidad mucho menor
  • Se tiene la sensación de que el PC va más rápido en general

La diferencia en el precio era muy alta hace algunos años, aunque actualmente ya no es tanta y los precios se han equiparado bastante. Pero lo que es cierto es que el precio por Mb es mayor en los SSD, por lo que comprar un SSD de, por ejemplo 1Tb, puede costarte unos 250€, mientras que un disco duro rígido de la misma capacidad te cuesta apenas 60€.¿Tienen algo de malo los discos SSD? Si algo se les puede achacar es que son más caros que los discos duros rígidos.

 Por antiguo que sea tu PC, instalar un SSD te dará un salto de rendimiento enorme: notarás que todo carga más rápido, tendrás menos «cuelgues» en las aplicaciones y la sensación general que tendrás será que tu PC es más liviano.

¿Qué es lo que hace entonces la mayoría de la gente que se compra un SSD? Adquirir uno con una capacidad de 250GB o 500GB e instalar en él tanto el sistema operativo como los programas importantes, almacenando el resto de archivos que no requieren de una ejecución tan rápida, como pueden ser fotografías o vídeos, en un disco duro rígido tradicional.
Haciendo esto consigues los principales beneficios de un SSD, como es la velocidad de apertura del sistema operativo y la rápida ejecución de los programas, sin sacrificar espacio de almacenamiento. De todas formas indagaremos en esta idea más adelante.

Características en las que fijarse a la hora de comprar un disco SSD

Lo cierto es que si no quisieras complicarte mucho la vida, podrías ir a cualquier comercio, comprar cualquier disco SSD y seguramente notarías una mejora sustancial del rendimiento de tu PC. Y es que prácticamente cualquier SSD del mercado funciona mejor y más rápido que un disco duro rígido.
Pero de lo que se trata es de invertir el dinero de la mejor forma posible, ¿no?. Con esto en mente, queremos detallarte una a una las principales características que decantan la balanza para un lado o para el otro a la hora de comprar un SSD.

Tecnología de celdas

Es el aspecto más importante, por delante incluso de lo veloz que sea el SSD transfiriendo archivos.
La tecnología de celdas se refiere a la capacidad que tiene la memoria Flash de almacenar bits en cada celda de la que se compone la memoria. Esto tiene su impacto en la longevidad del SSD, que es su punto más delicado. Puesto que cada bit requiere dos estados de voltaje, cuantos más bits haya por celda habrá más densidad y menos aislamiento eléctrico, dando lugar a una degradación de datos progresiva, afectando al rendimiento y acortando la vida útil del SSD.
Las tecnologías de celda actuales en los SSD son estas:

  • SLC: Fueron las primeras. Cada celda almacena 1 bit, con lo que hay poca densidad en las celdas. El resultado es discos SSD con capacidades más bajas y más caros, pero a cambio ofrecen el mejor rendimiento y una enorme longevidad.
  • MLC: Cada celda almacena 2 bits. No son tan longevos como los SLC, pero ofrecen un ratio rendimiento/capacidad excelente. Los mejores SSD en relación calidad-precio usan celdas MLC.
  • TLC: Cada celda almacena 3 bits, requiriendo 8 estados de voltaje. Permiten capacidades de almacenamiento muy grandes a un precio muy bajo, puesto que les salen muy baratos de fabricar a las compañías, pero sufren de una gran degradación, con datos que se pierden pasado un tiempo, velocidades de transferencia cada vez peores y una vida útil del disco muy limitada.

Existe una cuarta, la TLC 3D V-NAND. Este es un invento que se sacaron de la manga los fabricantes para corregir los defectos de las TLC: en vez de apilar en plano las celdas, se apilan verticalmente en 3D para proporcionar mayor nanometraje a cada celda y, por lo tanto, mayor aislamiento. La degradación es muy inferior a las simple TLC, y su vida útil mucho más larga.
Aunque el bajo precio de los SSD con tecnología TLC es francamente irresistible, ve y compra discos SSD con celdas MLC, o al menos con TLC 3D V-NAND. De lo contrario te estarás arriesgando a que de repente un día no puedas abrir un archivo porque los datos están corruptos, o que el disco se vuelva extremadamente inestable y lento, tanto como desesperarte.
No hay diferencia de precio entre los TLC y los TLC 3D V-NAND, y muy poca con los MLC, así que no hay excusa. Un disco SSD con celdas TLC puede bastar para un PC con uso poco intensivo y dedicado a navegar por internet, pero para almacenamiento de datos o para un uso profesional o estudiantil, yo no me la jugaría.

Velocidad máxima lectura y de escritura

La segunda característica que querrás tener en cuenta es la velocidad de transferencia.
Básicamente estos valores te dan una idea de lo rápido que funciona un SSD. A mayor velocidad de escritura menor es el tiempo que se tarda en guardar un archivo, moverlo de una carpeta a otra o copiarlo.
Los SSD tienen unas tasas de velocidad grandiosas, desde luego mucho mejores que las de cualquier disco rígido. En cifras concretas, lo normal en un buen SSD actual es encontrarse tasas de lectura de unos 500 Mb/s, mientras que las tasas de escritura suelen situarse sobre los 400 Mb/s.

diferencia de rendimiento entre un hdd y un ssd
Como ves en esta comparativa, hay mucha diferencia entre un SSD y un disco duro rígido a nivel de rendimiento


No obstante, ten en cuenta que las velocidades reales siempre se quedan por debajo de estas cifras. Es muy difícil que un SSD alcance las cifras que prometen los fabricantes, pero los buenos discos SSD se caracterizan por quedarse muy cerca de esas cifras.
Hay una regla muy simple por la que guiarse para saber si un SSD es bueno o no lo es. Basta con leer pruebas reales por parte de personas que hayan comprado ese SSD; si la velocidad en pruebas reales es de 2/3 de la máxima velocidad teórica prometida, estamos antes un SSD de buen rendimiento.

Tiempo de acceso

El tiempo de acceso es lo que tarda un disco SSD en buscar un archivo, acceder a él y ejecutarlo.
A diferencia de los discos duros rígidos, en los que es el cabezal quien ha de buscar la ubicación del archivo, en un SSD ese archivo ya está ubicado y se accede a él por circuito eléctrico, por lo que el acceso al archivo es casi instantáneo.
Esto es lo que hace que los SSD ejecuten aplicaciones de manera tan ágil y que cargue el sistema operativo tan rápidamente. Y lo mejor es que, por su propio funcionamiento con partes no movibles, cualquier SSD por malo que sea siempre tendrá mejores tiempos de acceso que cualquier disco duro rigido.
Aún así, pueden haber diferencias entre un SSD y otro. Lo habitual es que los mejores SSD tengan un tiempo de acceso menor que los SSD de gama baja.

Factor de forma

La mayoría de SSD se comercializan en formato de 2.5″, que es el tamaño de los discos duros compactos para portátiles. Así pues, un SSD de este formato puede instalarse tal como viene en un portátil, o bien puede instalarse en un sobremesa con un adaptador de bahía de 2.5 a 3.5. La mayoría de estos discos tienen también un grosor de 7 mm para facilitar su instalación en cualquier portátil.

Mejores SSD: SSD M.2
Los SSD M.2 son ideales para portátiles delgados y Mini-PC


Existen otros dos formatos alternativos de SSD. Uno es el mSATA, que está quedando en desuso, el otro es el M.2, y este es cada vez más popular, ya que es ideal para portátiles ligeros y Ultrabooks.
Los M.2 se asemejan bastante a una memoria RAM y están pensados para instalarse en equipos con espacio físico muy reducido. Obviamente la placa base del ordenador ha de tener ranura M.2; de lo contrario no podrás utilizarlo. Los M.2 son algo más caros que los SSD con formato «normal».
Sin embargo, la falta de espacio no es el único motivo por el que vale la pena comprar un SSD en formato M.2, sino también el rendimiento, como veremos a continuación, hablando de las interfaces.

Interfaces

Los SSD pueden emplear la interfaz Serial ATA (SATA) o la PCI Express para comunicarse con el ordenador. 
SATA tiene tres interfaces hasta la fecha: SATA I, limitada a un ancho de banda de 1,5Gbps; SATA II, limitada a los 3Gbps; y SATA III, con un máximo de 6Gbps. Como habrás podido deducir, SATA 3 es la mejor, y por ello los SSD con factor de forma de 2.5″ utilizan esta interfaz para el máximo rendimiento del disco.
La otra interfaz es la PCI Express, que es la que utilizan los SSD con factor de forma M.2. PCI Express proporciona un ancho de banda muy superior a SATA, y por lo tanto, mejor rendimiento. Además, estos discos aprovechan el protocolo NVMe para alcanzar velocidades secuenciales superiores a los 2000 MB/s, lo que representa una mejora del 300% respecto a los SSD con formato 2.5″.

La interfaz M.2 3.0 toma hasta cuatro carriles PCI Express y es la más rápida. Así que si tu placa base tiene esta interfaz, aprovéchala comprando un SSD M.2 para exprimir al máximo su rendimiento. 

¿Discos híbridos?

Otro tipo de disco duro que puede comprarse a día de hoy son los discos duros híbridos. Principalmente estos son discos duros rígidos tradicionales, pero incorporan un búffer de memoria flash, donde quedan almacenados los archivos usados con mayor frecuencia.
Con este sistema los archivos más utilizados quedan en una especie de reserva de rápido acceso, con lo que el cabezal no está siempre en movimiento sino únicamente cuando tiene que abrir un archivo no presente en esa reserva. De esta manera se consigue agilizar tareas con archivos recurrentes, el cabezal se mueve menos y por lo tanto hace menos ruido, y además se alarga un poquito más la vida útil del disco duro.
Como parte negativa, es importante resaltar que los discos híbridos no alcanzan ni por asomo el extraordinario rendimiento de un SSD, así que quien espere lograr un rendimiento similar al de un SSD con un disco duro híbrido se llevará una gran decepción.
No obstante, pueden ser una buena opción intermedia, al situarse a medio camino entre los discos duros rígidos y los SSD.

Vista previa Producto Valoración Precio
Gigabyte GeForce RTX 2080... Gigabyte GeForce RTX 2080... 10 opiniones 775,00 €
Gigabyte GV-N108T Gaming... Gigabyte GV-N108T Gaming... 19 opiniones 723,98 €
ASUS Radeon RX Vega 56 -... ASUS Radeon RX Vega 56 -... 10 opiniones 398,57 €
Gigabyte GV-N107TGaming-8GD -... Gigabyte GV-N107TGaming-8GD -... 8 opiniones 350,00 €
ASUS DUAL-RX580-O8G Radeon RX... ASUS DUAL-RX580-O8G Radeon RX... 9 opiniones 229,00 €
Zotac ZT-P10600B-10M NVIDIA... Zotac ZT-P10600B-10M NVIDIA... 72 opiniones desde 243,00 €
ASUS CERBERUS-GTX1050TI-O4G -... ASUS CERBERUS-GTX1050TI-O4G -... 103 opiniones desde 168,89 €
ASUS PH-GT1030-O2G - Tarjeta... ASUS PH-GT1030-O2G - Tarjeta... 160 opiniones 87,45 €

Está claro que para el gamer no hay compra más determinante que la tarjeta gráfica. En base a ella, se ajustan el resto de componentes, de manera que a la hora de montar un ordenador desde 0, se decide primero la gráfica, después el procesador, y luego ya el resto de componentes.
En un mercado dominado por Nvidia, AMD se ha puesto las pilas y ha plantado cara. En cuestión de procesadores, AMD ha logrado con sus Ryzen competir de tú a tú con Intel, pero en tarjetas gráficas, y a pesar de sus esfuerzos, siguen un peldaño por detrás de Nvidia. Aún así, hay opciones en AMD que valen la pena.
En la comparativa se han incluido las mejores tarjetas gráficas por rango de precio. En el caso de las gráficas, los precios suelen ir además muy acordes con las posibilidades de la tarjeta. Así pues, las tarjetas de menos de 100€ suelen ser para uso multimedia y juegos de muy poca exigencia gráfica, las de menos de 200€ ya van destinadas a jugar con cierta soltura en Full HD, por debajo de 300€ veríamos ya tarjetas plenamente dedicadas al Full HD y QHD, en el rango de los 400€ tendríamos tarjetas gráficas para jugar en 4K, y a partir de ahí y para arriba ya tendríamos las mejores tarjetas gráficas para jugar con refrescos de 144Hz en modo ultra.

Las mejores tarjetas gráficas del momento

Mejor tarjeta gráfica para gaming 4K a 60 fps y con Ray Tracing: Nvidia GeForce RTX 2080

Con la nueva arquitectura Turing, Nvidia ha implementado algunas mejoras respecto a la generación anterior, como los Tensor Cores, nuevas tecnologías de sombreado de sombras y sobre todo el trazado de rayos en tiempo real (Ray Tracing), que ha dado mucho que hablar porque es una tecnología que se lleva usando desde hace años en los CGI de las películas para unos efectos 3D fotorealistas.
Las dos nuevas tarjetas con esta arquitectura son las Nvidia GeForce RTX 2080 y la RTX 2080 Ti, siendo esta aún mucho más cara. Con ambas tarjetas podrás aprovechar todas esas mejoras, y la impresionante memoria GDDR6, combinada con un número ingente de núcleos CUDA y una frecuencia de reloj altísima. permiten jugar a cualquier juego en 4K y con una tasa sostenida siempre por encima de los 60 fps.
Eso sí, prepárate para romper la hucha. Mi recomendación es que te quedes con la GeForce RTX 2080, que es mucho más barata pero en rendimiento no se queda muy lejos de su hermana Ti. Lo cierto es que el trazado de rayos aún está en pañales y muy pocos juegos lo emplean, por lo que las RTX quedan como opción exclusiva para un público entusiasta y que quiera jugar en monitores 4K con velocidades de refresco muy altas, sin necesidad de montar un SLI.
Núcleos GPU: 2944 | Memoria: 8GB GDDR6 | Ancho de banda: 448 GB/s | Frecuencia base: 1515 MHz | Frecuencia turbo: 1800 MHz | Conectores alimentación: 1x 8-pin, 1x 6-pin | TDP: 250W | PSU recomendada: 650W | G-Sync: | VR Ready: Sí 

Rebajas
Gigabyte GeForce RTX 2080 GAMING OC 8G
Gigabyte - Accesorio
775,00 €

Mejor tarjeta gráfica para gaming exigente: Geforce GTX 1080 Ti

Dos años después de su salida al mercado, la GTX 1080 Ti sigue siendo la opción predilecta para gaming exigente, puesto que ahora ha visto rebajado su precio por la llegada de las RTX, y por lo tanto supone una mejor opción.
Esta gráfica sigue siendo una auténtica bestialidad en cuanto a rendimiento, y solo hay que echarle un rápido vistazo a sus principales características para verlo: 11GB de memoria GDDR5X, frecuencia de reloj a 1480 MHz, bus de 352 bits y un ancho de banda total de 484 GB/s.
¿Qué aguanta esta tarjeta gráfica? Pues casi todo, pudiendo en muchos casos con resoluciones 4K a 60 fps, y siempre por encima de los 30 fps. Además, sus 3584 núcleos CUDA la hacen apropiada también para el trabajo de edición de vídeo, y viene certificada con VR Ready para entornos de realidad virtual, además de juegos en 3D.
Algo que has de tener en cuenta es que el consumo de esta tarjeta es muy elevado, en concreto son 250W de TDP, así que tendrás que hacerte con una buena fuente de alimentación, mínimo de 600W, y que tenga cable de 6+8 pines, para proporcionarle toda la energía que necesita.
Núcleos GPU: 3584 | Memoria: 11GB GDDR5X | Ancho de banda: 484 GB/s | Frecuencia base: 1544 MHz | Frecuencia turbo: 1657 MHz | Conectores alimentación: 1x 8-pin, 1x 6-pin | TDP: 250W | PSU recomendada: 600W | G-Sync: | VR Ready: Sí 

La mejor tarjeta gráfica de AMD: AMD Radeon RX Vega 56

Como alternativa en el tope de gama de AMD encontramos la RX Vega 56, una gráfica que rivaliza con la GTX 1070 Ti en rendimiento.
Sus 3584 núcleos GPU y sus 8GB de memoria HBM2 proporcionan el músculo suficiente para un juego fluido en resoluciones que van desde los 1080p a los 1440p, e incluso con resoluciones 4K si no somos demasiado exigentes en la mayoría de juegos. Además, la RX Vega 56 supera en rendimiento a las Nvidia con DirectX 12 en muchos juegos.
Una cosa que has de tener en cuenta es que la RX Vega 64 es superior sobre el papel, pero en un uso real ofrece un rendimiento solo un poco por encima de la Vega 56, pero su precio es muy superior, por lo que ha tenido muy mala acogida entre el público. En cambio, la Vega 56 ha tenido una buena acogida, siendo la alternativa preferida para un gaming exigente en una plataforma AMD.
Aunque las Nvidia siguen siendo algo mejores en relación rendimiento-consumo, la Vega 56 tiene también la ventaja de tener un montón de núcleos, con lo que además de para jugar es también ideal para tareas de renderizado, edición de vídeo y minería de criptomonedas.
Núcleos GPU: 3584 | Memoria: 8GB HBM2 | Ancho de banda: 410 GB/s | Frecuencia base: 1156 MHz | Frecuencia turbo: 1471 MHz | Conectores alimentación: 2x 8-pin | TDP: 210W | PSU recomendada: 750W | FreeSync: | VR Ready: Sí 

ASUS Radeon RX Vega 56 - Tarjeta gráfica de 8 GB, Color Negro
Asus - Ordenadores personales
398,57 €

Mejor tarjeta gráfica para gaming 2K: GeForce GTX 1070 Ti

Si nos alejamos de las topes de gama, es posible encontrar tarjetas muy potentes pero con precios más razonables. En este caso, la GeForce GTX 1070 Ti nos permitirá jugar en la mayoría de los casos a 1440p por encima de los 60 fps, o a 1080p en monitores gaming con refrescos de 144 Hz.
Todo ello es gracias a un combinado que nunca defrauda: un gran número de núcleos CUDA, enorme memoria GDDR5, con un gran ancho de banda y una frecuencia muy alta en modo Turbo. Por supuesto, es una tarjeta VR Ready y con G-Sync, así que tiene todos los ingredientes necesarios para todos aquellos gamers exigentes que no puedan gastarse más de 500 euros en una gráfica.
Lo bueno de esta gráfica es que su precio es prácticamente el mismo que la GTX 1070 y sin embargo garantiza un rendimiento entre un 15% y 20% superior, así que mi recomendación está clara.
Núcleos GPU: 2432 | Memoria: 8GB GDDR5 | Ancho de banda: 256 GB/s | Frecuencia base: 1607 MHz | Frecuencia turbo: 1683 MHz | Conectores alimentación: 1x 8-pin | TDP: 180W | PSU recomendada: 500W | G-Sync: | VR Ready: Sí 

Mejor tarjeta gráfica para 1080p y FreeSync: AMD Radeon RX 580 8GB

Con una de las mejores relaciones calidad-precio del mercado, la RX 580 es una fantástica gráfica que proporciona potencia de sobras para monitores Full HD y con FreeSync para refresco variable hasta 144 Hz.
Las virtudes de la RX 580 son muchas, y residen sobre todo en sus espectaculares 8GB de memoria GDDR5, corriendo a una frecuencia de reloj de 1411 MHz. Esto, junto a un bus de 256 bits llevan esta tarjeta a los 256 GB/s de ancho de banda total, elevando esta tarjeta a un rendimiento equivalente al de una GTX 1060.
Por si fuera poco, dispone de 2304 shader units, lo que la convierte en una buena tarjeta para la edición intensiva de vídeo y renderizado 3D, y por supuesto es compatible con la última versión de DirectX 12.
¿Lo malo? Que el consumo energético se eleva a los 185W, aunque también es justo decir que las temperaturas no se disparan tanto como cabía esperar. De todos modos, necesitarás una fuente de, como mínimo, 500W, y cable de 8 pines para hacerla funcionar.
Núcleos GPU: 2304 | Memoria: 8GB GDDR5 | Ancho de banda: 256 GB/s | Frecuencia base: 1257 MHz | Frecuencia turbo: 1340 MHz | Conectores alimentación: 1x 8-pin | TDP: 185W | PSU recomendada: 500W | FreeSync: | VR Ready: Sí 

La mejor tarjeta gráfica con G-Sync: GTX 1060

Obviamente, las hay mejores con G-Sync, pero no a este precio. La Geforce GTX 1060 es una de las tarjetas gráficas más populares y de más éxito de los últimos años, pues por un precio que no es nada desmedido proporciona un rendimiento fantástico en resoluciones 1080p y 1440p.
Hay dos versiones, una con 3 GB y otra con 6GB, ambas con memoria GDDR5, por supuesto. A estas alturas, te recomiendo la de 6GB, pues ese extra de memoria hará que la tarjeta te aguante un par de añitos más.
El resto de prestaciones son fantásticas: 1708 MHz de frecuencia, 1280 unidades de proceso CUDA, bus de 192 bits y ancho de banda de 192 GB/s. Este último dato, aunque pueda parecer escaso frente a la RX 580, no evita que la GTX 1060 se mantenga a la par que su rival de AMD en un gran número de juegos.
Sin embargo, el principal motivo para escoger la GTX 1060 por delante de la RX 580 es su consumo, muy comedido en sus 120W TDP, y siendo necesario únicamente un cable de 6 pines. Obviamente, el otro motivo es que tu monitor sea compatible con G-Sync; en ese caso, la 1060 le acompañará fantásticamente bien.
Núcleos GPU: 1280 | Memoria: 6GB GDDR5 | Ancho de banda: 192 GB/s | Frecuencia base: 1506 MHz | Frecuencia turbo: 1708 MHz | Conectores alimentación: 1x 6-pin | TDP: 120W | PSU recomendada: 400W | G-Sync: | VR Ready: Sí 

Tarjeta gráfica asquieble para jugar a 1080p: Geforce GTX 1050 Ti

La GTX 1050 Ti ya era una estupenda gráfica en el momento que salió al mercado, pero ahora con la bajada de precios que han tenido las gráficas Nvidia de gama media y baja, es seguramente la tarjeta con mejor relación calidad-precio para jugar en resoluciones Full HD.
Fabricada en proceso de 14nm y perteneciente a la popular arquitectura Pascal de Nivida, dispone de 4GB de memoria GDDR5, funcionando a una frecuencia de reloj de 1455 MHz en modo boost, y un bus de 128 bits, dando como resultado un ancho de banda de 112 GB/s. Pero sin duda que lo mejor de la GTX 1050 Ti es el reducido consumo, con un TDP de tan solo 75W, siendo innecesario conectarle un cable de 6 pines, pues ya se alimenta exclusivamente del puerto PCI-E.
En relación consumo-rendimiento esta es una de las mejores tarjetas gráficas que hay, y muestra toda la fortaleza de Nvidia en este apartado. Y aunque no es su principal cometido, la GTX 1050 Ti también es la puerta de entrada al gaming en 1444p, donde en muchísimos juegos actuales da el tipo y consigue no bajar nunca de los 30 fps.
Es, por tanto, la primera opción a considerar si lo que se quiere es jugar en Full HD sin gastar mucho dinero, o para montar un equipo gaming en cajas compactas ITX dado el perfil bajo que montan la mayoría de ensambladores.
Núcleos GPU: 768 | Memoria: 4GB GDDR5 | Ancho de banda: 192 GB/s | Frecuencia base: 1341 MHz | Frecuencia turbo: 1455 MHz | Conectores alimentación: No | TDP: 75W | PSU recomendada: 300W | G-Sync: | VR Ready: Sí 

Tarjeta gráfica básica y barata: GeForce GT 1030

Hay muchas personas que no necesitan una tarjeta gráfica de altas prestaciones porque no juegan con su PC o si lo hacen se conforman con jugar a una tasa de 30 fps o con detalles gráficos bajos. Otros sencillamente verán prohibitivo gastarse mucho dinero en una nueva tarjeta gráfica. Para ellos es esta GeForce GT 1030.
Se trata de una tarjeta gráfica de gama baja. Su uso está pensado para todo tipo de uso multimedia pero también para gaming ocasional, proporcionando una potencia suficiente para juegos actuales en Full HD con detalles gráficos bajos, o juegos indie sin mucha exigencia gráfica.
Su punto más fuerte es su memoria dedicada de 2GB GDDR5, que ofrece mucho más músculo que las anteriores gráficas de gama baja de Nvidia. Fabricada bajo la arquitectura Pascal, incluye 384 núcleos CUDA, lo cual es también una cifra respetable para una tarjeta tan básica. Además es plenamente compatible con DirectX 12.
Su otro gran punto fuerte es su escaso consumo. Gracias a las prestaciones tan comedidas y a la propia arquitectura de las GPU Pascal, la GT 1030 consume un máximo de 30W y la fuente de alimentación recomendada es de 300W. Unos requerimientos de energía tan bajos permiten a la GT 1030 prescindir de cables de alimentación adicionales, asegurando así que esta tarjeta puede instalarse en cualquier PC de humildes prestaciones.
Núcleos GPU: 384 | Memoria: 2GB GDDR5 | Ancho de banda: 48 GB/s | Frecuencia base: 1278 MHz | Frecuencia boost: 1468 MHz | Conectores alimentación: No | TDP: 30W | PSU recomendada: 300W | G-Sync: No | VR Ready: No

Aspectos a tener en cuenta antes de comprar una tarjeta gráfica

Como en muchas otras cosas en el ámbito de la informática, las tarjetas gráficas son pasto de los reclamos publicitarios engañosos, estudiados y ejecutados para captar a incautos y usuarios no especializados. Es muy frecuente leer ofertas en trípticos de comercios electrónicos en los que se anuncian a bombo y platillo determinadas prestaciones, mientras que otras, igual o más importantes aún, son directamente obviadas.
Así pues, dedícale una buena lectura a esta guía de compra si quieres invertir bien tu dinero a la hora de comprar tu nueva tarjeta gráfica.

¿Es tan importante la cantidad de memoria en una tarjeta gráfica?

En la mayoría de las ocasiones sí, pero es relativo.
Lo habitual es que en esos folletos publicitarios de los que antes hablábamos se anuncien tarjetas gráficas supuestamente espectaculares con 2Gb o más de VRAM, pero más importante que la cantidad de memoria es lo rápida que esta memoria es.
La memoria de una tarjeta gráfica actual puede ser GDDR5, GDDR5X, GDDR6 o HBM2 , esta última empleada de momento únicamente por AMD. Las dos últimas son las más rápidas aunque la velocidad de una GDDR5 ya es bastante para jugar en Full HD. Para que te hagas una idea, es preferible 1Gb GDDR5 que 4Gb GDDR3.
Probablemente más de uno haya pensado que la diferencia en la cantidad de VRAM compensa, pero no es así. Para resoluciones de pantalla de 1080p los 2GB de memoria en una tarjeta gráfica bastan y sobran, e incluso una tarjeta con 1Gb GDDR5 también nos serviría si el resto de prestaciones acompañan.
¿En qué mejora una tarjeta gráfica de más memoria? Esencialmente para jugar a mayores resoluciones, como por ejemplo QHD o 4K. Adquirir una gráfica con más memoria es también una garantía de futuro, pues aguantarán más tiempo antes de pasar a estar desfasadas.
Así pues, lo primero es asegurarse que la memoria es GDDR5 si lo que queremos es jugar a un nivel medianamente decente, y a continuación ya sí que podemos mirar la cantidad de memoria.
Si quieres más información acerca de las memorias GDDR5 échale un vistazo a este vídeo de Omar Berrio:

¿Qué es el bus y el ancho de banda de la memoria?

Esta es una de las especificaciones que no verás anunciadas a bombo y platillo en ninguna parte, y sin embargo es muy importante.
El ancho de banda de la memoria incide en la cantidad de elementos gráficos que es capaz de procesar la tarjeta gráfica a la vez. Como puedes suponer, un ancho de banda de 182Gb/s es mucho mejor que uno de 40Gb/s.
El ancho de banda de la memoria es una mezcla entre la frecuencia y el bus de memoria. Este último viene representado en bits, y actualmente las tarjetas gráficas van desde los 32 o 64 bits de la gama baja a la bestialidad de los 4096 bits de algunas tarjetas, pasando por cantidades más razonables como 192, 256 o 384, que son las marcas habituales de las tarjetas gráficas de buen rendimiento.
No obstante, no te fijes en los datos del bus de memoria o de la frecuencia por separado, y atiende al valor que ofrecen conjuntamente en el ancho de banda total.

¿Una mayor frecuencia de reloj de la GPU equivale a un mejor rendimiento?

Depende. El rendimiento de una tarjeta gráfica es un compendio de muchas características, y la frecuencia de reloj es una más, aunque si es verdad que tiene su peso.
Cuando hablamos de la GPU nos referimos al corazón de la tarjeta gráfica. Una GPU es, en esencia, un procesador específico para los gráficos del ordenador.
Al igual que los procesadores genéricos, una GPU también funciona a una determina frecuencia de reloj, que es lo que determina lo rápida que es. Por lo tanto, una mayor frecuencia suele corresponder a un mayor rendimiento. No obstante, el resto de componentes de la tarjeta gráfica han de ir en sintonía con la frecuencia, pues esta por si sola no hace milagros.
La frecuencia de reloj puede funcionar además a velocidad normal o a velocidad acelerada. La velocidad acelerada la puede activar automáticamente la tarjeta mediante su propio hardware, o bien puede ser overclockeada a través de software.
Arquitectura de la GPU

¿De qué hablan los expertos cuando mencionan la arquitectura de una GPU?

Cuando se habla de la arquitectura de una GPU, se está hablando principalmente del proceso de fabricación de la misma, el cual tiene un peso enorme en el posterior desempeño de la misma.
En este sentido, es decisivo el tamaño del chip con el que se diseña la GPU. Este tamaño se expresa en unidades de nanómetros, y como te puedes imaginar son unidades muy pequeñas.
Generalmente, un chip fabricado en 28nm es superior a un chip de 40nm. ¿Por qué? Pues porque se optimiza el espacio, se incluyen el doble de transistores en la misma área que con procesos anteriores, y por lo tanto la densidad de circuito es mayor. Esto suele traducirse casi siempre en un mejor rendimiento, siendo a la vez más eficientes en cuanto a consumo eléctrico.
NVIDIA tiene la costumbre de dar el nombre en clave a cada una de estas arquitecturas usando el nombre de algún científico famoso:

  • Tesla, desarrollada en 90 nm, 80 nm, 65 nm y 55 nm
  • Fermi, fabricada principalmente en 40nm
  • Kepler, desarrollada en 28nm
  • Maxwell, también fabricada en 28nm pero con optimizaciones relativas a la eficiencia energética
  • Pascal, fabricada en 16nm

AMD también las clasifica por proceso de fabricación, aunque tienen nomenclaturas algo más enrevesadas. En los últimos años empleó la arquitectura VLIW (40nm), y actualmente emplea la más reciente GCN, diseñada en 28nm.

¿Qué son los núcleos CUDA?

Los núcleos CUDA forman parte de las GPU de NVIDIA, y aprovechan la potencia de estas para ejecutar tareas de computación que hasta ahora realizaba el procesador central del PC. Con esto se busca mejorar el rendimiento en tareas de renderizado 3D y edición de vídeo en programas como AutoCAD o Adobe Premiere Pro.
AMD emplea una tecnología similar de código abierto, denominada OpenCL. Por el momento, parece ser que CUDA ofrece mejores resultados.
Así pues, si eres un diseñador gráfico o editas vídeo a nivel profesional, es probable que prefieras una tarjeta gráfica con muchos núcleos CUDA. Existe una gama de tarjetas NVIDIA llamada Quadro, diseñadas específicamente para estas tareas, con núcleos CUDA, drivers optimizados y componentes testados para soportar tareas de mayor estrés.

Nvidia Quadro
Las gráficas NVIDIA Quadro están especialmente diseñadas para trabajos de renderizado 3D y edición de vídeo.

Qué compañía es mejor ¿NVIDIA o AMD?

AMD y NVIDIA son los dos principales fabricantes de GPU del mundo. Todas las tarjetas gráficas para PC pertenecen a una de estas dos compañías.
Hace ya muchos años, las tarjetas de AMD (antiguamente ATI) gozaban de más popularidad. Actualmente y desde hace ya varios años las tornas han cambiado, siendo NVIDIA un fabricante más popular y respetado.
Lo cierto es que ambas compañías tienen sus puntos fuertes y debilidades. Ambas tienen productos muy buenos en todas las gamas, pero sí es cierto que NVIDIA actualmente está un peldaño por encima de AMD, sobre todo en dos aspectos: sus GPU consumen menos y tienen mejores arquitecturas, por lo que en términos generales rinden mejor.
Además NVIDIA ha desarrollado tecnologías propias que los desarrolladores de videojuegos utilizan mucho y que las tarjetas AMD no tienen, por lo que cada vez son más los videojuegos programados de base con tecnologías de NVIDIA.
¿Lo mejor de las tarjetas gráficas de AMD? Sin duda que son más baratas que las de NVIDIA, por lo que es más fácil encontrar en AMD tarjetas con un rendimiento muy bueno y a muy bajo precio. Lo malo es que algunas de ellas consumen mucho, y ello imposibilita poder instalarlas en cualquier ordenador.

¿Qué son los ensambladores?

Si has estado echando una ojeada a los catálogos de tarjetas gráficas es probable que te hayas dado cuenta de que todas las tarjetas gráficas se venden bajo el sello de empresas como ASUS, Gigabyte, PNY, MSI o EVGA (hay más).
Estas empresas trabajan como ensambladoras, es decir, utilizan las GPU fabricadas por AMD o NVIDIA y lanzan sus propias tarjetas, modificando en ocasiones algunas características.
Por ejemplo, es habitual encontrarse con tarjetas donde se ha añadido más memoria. También es frecuente ver tarjetas overclockeadas de serie para ofrecer un rendimiento extra respecto al modelo original. También es normal que los ensambladores añadan sistemas de refrigeración adicionales, como ventiladores más potentes, más silenciosos o incluso refrigeraciones líquidas.

¿Qué significa la nomenclatura de las tarjetas?

Hay quien se fija en el nombre de las tarjetas, pensando que cuanto más alto sea el número mejor, pero esto no es así del todo.
Tanto en tarjetas gráficas NVIDIA como AMD, la nomenclatura tiene un significado. Por ejemplo, en la NVIDIA GTX 960 el 9 representa la generación a la que pertenece esa tarjeta, y el 6 la posición de esa tarjeta en esa generación. Así pues, una GTX 960 es superior a una GTX 950, pero una GTX 780 es superior a una GTX 960.
En AMD la cosa funcionaba de forma similar hasta que decidieron complicarlo un poco con la llegada de sus últimas tarjetas. Desde entonces emplean una nomenclatura donde el número que acompaña a la primera R se refiere a la gama de rendimiento global de esa tarjeta, y los números que le siguen expresan el rendimiento dentro de esa gama.
Además, tanto AMD como NVIDIA tienen una nomenclatura especial para aquellas tarjetas a las que se les añade un plus de rendimiento respecto al modelo original. En NVIDIA son las tarjetas Ti, y en AMD son las que terminan en X.

¿Puedo instalar cualquier tarjeta gráfica en mi PC?

Una tarjeta gráfica es el componente más importante de un PC cuando de lo que se trata es de jugar con él, pero el resto de componentes han de acompañar.
De nada sirve comprar una tarjeta de gama alta como la GTX 970 si tienes un procesador Pentium o Celeron o tan sólo 2 Gb de RAM. En casos como este, se produciría un cuello de botella, en el que la tarjeta gráfica procesa los gráficos a una velocidad muy superior a la que el procesador puede gestionar.
Si este fuese tu caso, te recomendaría invertir mejor tu dinero comprando una tarjeta más humilde y con la que ya darías un salto de calidad para un PC de tus características, como por ejemplo la GTX 730.
Además de esto, has de estudiar si tu PC es plenamente compatible con la tarjeta gráfica que vas a comprar. Por un lado, has de ver si tu placa base tiene ranura PCI Express, que es el que emplean el 99% de las tarjetas gráficas actuales.
Y a todo esto has de añadirle que las tarjetas gráficas de gama media-alta, e incluso algunas de gama baja, ocupan el espacio de dos ranuras, por lo que has de asegurarte que cabrá dentro de la torre de tu ordenador y en tu placa base.

¿Es verdad que algunas tarjetas gráficas consumen mucho?

Cable de 6 pines
De verdad de la buena, y generalmente, cuanto mejor es la tarjeta gráfica, más consume. 
Así pues, el consumo eléctrico es otro factor a tener en cuenta. Y lo es porque la gran mayoría de fuentes de alimentación para PC ofrecen una alimentación justita para los componentes con los que ese PC fue montado, pero no garantizan la suficiente energía para otros componentes más «tragones».
Habitualmente las tarjetas de gama alta consumen mucha energía, y por lo tanto han de tener una fuente de alimentación que las acompañe. En el listado de especificaciones de una tarjeta gráfica ha de venir el TDP o consumo en vatios de esa tarjeta, así como la temperatura máxima que puede alcanzar, la potencia recomendada para la fuente de alimentación y las conexiones de alimentación que necesita.
Este último punto también puede traerte algún que otro problema si tienes un PC antiguo. Has de comprobar en la tarjeta que compres cuántos cables de alimentación requiere y la cantidad de pines de cada uno de ellos.
Lo normal en una tarjeta gráfica de gama baja es que no necesite cable de alimentación, mientras que en tarjetas de gama media se necesitará un cable de 6 pines, y en tarjetas gráficas de gama alta suelen requerirse dos cables de 6 pines o uno de 6 y otro de 8.

¿Vale la pena eso del SLI o Crossfire?

El SLI fue una tecnología que se sacó de la manga NVIDIA, mediante la cual se pueden instalar dos tarjetas gráficas en paralelo en un mismo PC, con el objetivo de aumentar el rendimiento. Poco después le siguió AMD con una tecnología similar denominada Crossfire.
Aunque sobre el papel suena interesante, esto tiene poca utilidad real. De hecho, la gente espera que el aumento de rendimiento sea el doble, pero en realidad la mejora se sitúa en torno al 30%. Además, para poder hacerlo se necesita una placa base certificada, mucho espacio en la torre de tu PC y una fuente de alimentación a prueba de bombas.
El sobrecoste que tiene montarse un SLI o un Crossfire no compensa, siendo más recomendable comprar una única tarjeta gráfica potente de gama alta.

¿Aguantará mucho tiempo mi nueva tarjeta gráfica?

Aunque nos gustaría poder darte una respuesta, eso nunca puede saberse. La industria de los videojuegos avanza a marchas forzadas, y cada año surgen nuevos juegos que dejan el listón gráfico muy alto.
Aún así, no te angusties por este tema. Si lees a algunos gamers puntillosos pareciera como si tuviésemos que comprar una tarjeta gráfica nueva cada año, pero si no somos tan exigentes creo que simplemente acertando en la elección de tu tarjeta podrás disfrutar de ella por un periodo de 4 o 5 años.

Vista previa Producto Valoración Precio
AMD Ryzen 7 2700X - Procesador... AMD Ryzen 7 2700X - Procesador... 353 opiniones 219,91 €
Intel Core i5-8400 -... Intel Core i5-8400 -... 224 opiniones desde 145,90 €
AMD Ryzen 5 2600X - Procesador... AMD Ryzen 5 2600X - Procesador... 353 opiniones 152,79 €
Intel Core i7-8700K  -... Intel Core i7-8700K -... 224 opiniones desde 145,90 €
Intel BX80673I97900X... Intel BX80673I97900X... 9 opiniones desde 274,99 €
AMD Ryzen 3 2200G - Procesador... AMD Ryzen 3 2200G - Procesador... 58 opiniones 89,99 €
Intel bx80684g5400 procesador... Intel bx80684g5400 procesador... 5 opiniones 54,30 €

Tanto si vas a montarte un PC desde 0, como si quieres renovar el PC que ya tienes, quizás quieras echarle un vistazo a los mejores procesadores para PC del momento.
Aunque está claro que el mejor procesador será siempre el que posea más núcleos, el que corra a mayor frecuencia, o el más hilos y caché tenga, es evidente también que no hace falta gastarse el dinero que cuesta un procesador de gama alta si el uso que vamos a darle al PC no lo requiere.
El mercado de procesadores domésticos, a pesar de estar dominado por dos únicas compañías, Intel y AMD, está repleto de modelos distintos, con muy variadas prestaciones y precios.
La lista que aquí tienes se ha confeccionado escogiendo a los mejores procesadores para cada uso concreto y dentro de unos rangos de precio razonables. En cuanto a su uso, damos por hecho que una CPU que sirva para gaming también sirve para ofimática, navegación en internet y multimedia. Otra cosa es si requerimos un procesador para tareas de diseño y modelado 3D, edición de vídeo y otras tareas de carácter profesional que demanden procesadores muy exigentes. En la lista también incluimos esta opción.

Mejor procesador calidad-precio: AMD Ryzen 7 2700X

Tras un tiempo muy largo en el que los procesadores Intel han sido indiscutiblemente los reyes de la función, la llegada de la familia Ryzen al catálogo de AMD ha supuesto un soplo de aire fresco y una muy sana competencia a Intel.
El Ryzen 7 2700X, perteneciente a la segunda generación de chips Ryzen de AMD, se convierte en el mejor procesador que se puede comprar hoy en día para la gran parte de usos domésticos, y esto incluye también gaming. Las pruebas de rendimiento muestran que el 2700X queda muy cerca del i7-8700K en gaming, mientras que en tareas que requieren potencia de procesamiento multinúcleo, como renderizado de vídeo o diseño gráfico, el 2700X queda por delante del i7 de Intel.
Culpa de esto la tiene sus 8 núcleos y 16 hilos, frente a los 6 núcleos y 12 hilos del Intel. Si a esto le añades el hecho que el i7-8700K de Intel es más caro y que viene sin disipador, cuando el 2700X trae uno de gran calidad como el Wraith Prism, es fácil concluir que en esta ocasión el procesador de AMD supera al Intel en cuanto a relación calidad-precio se refiere.
Núcleos: 8| Hilos: 16  | Arquitectura: 12nm | Frecuencia base: 3.7 GHz | Frecuencia turbo: 4.3 GHz | Caché L3: 16MB  | TDP: 105W | Gráfica integrada: No | Disipador: Sí  | Overclock:

Mejor procesador para gaming: Intel Core i5 8400

Si de lo que se trata es de jugar, no hay nada mejor en relación calidad precio que este Core i5 8400.
Perteneciente a la última generación de Intel «Coffee Lake», este i5 posee 6 núcleos y 6 hilos, funcionando a una frecuencia de reloj de 2,7 GHz que asciende hasta los 4 GHz en modo turbo. Otras características muy positivas son su consumo reducido, su buena caché L3 de 9 MB y una gráfica interna Intel UHD 630 que nos permitirá sacar señal para un monitor 4K, con un máximo de 4096 x 2304 píxeles a 60Hz.
Los tests de rendimiento muestran un desempeño equivalente al de un i7-7700K, pero mucho más barato y con una arquitectura más moderna. Así pues, este i5 8400 se convierte en el candidato Nº 1 para juegos a Full HD y 2K, e incluso para 4K si no tienes previsto hacer streaming. Lo único malo que se puede sacar es que viene bloqueado y no se le puede hacer overclock, pero si no te obsesiona exprimir su frecuencia, este procesador te dará horas y horas de diversión.
Núcleos: 6| Hilos:  | Arquitectura: 14nm | Frecuencia base: 2.7 GHz | Frecuencia turbo: 4 GHz | Caché L3: 9MB  | TDP: 65W | Gráfica integrada: Intel UHD 630 | Disipador: Sí  | Overclock: No

Alternativa para gaming: AMD Ryzen 5 2600X

El AMD Ryzen 5 2600X es la clara alternativa al i5 8400 que acabamos de ver.
Ambos procesadores rinden de forma muy pareja, con una ligera ventaja para el de Intel, que logra sacar unos cuantos fps en la mayoría de los juegos. No obstante, el i5 8400 no tiene el multiplicador desbloqueado, por lo que no se le puede hacer overclock.
El AMD Ryzen 5 2600X sí tiene el multiplicador desbloqueado, y además su disipador es mucha calidad, con lo que haciéndole overclock consigue situarse parejo en rendimiento e incluso superar al Core i5. Por lo tanto, este Ryzen 5 2600X es una alternativa muy válida por un precio similar, con la ventaja añadida de tener ya el disipador y poder hacerle overclock si así lo deseamos.
Núcleos: 6| Hilos: 12  | Arquitectura: 12nm | Frecuencia base: 3.6 GHz | Frecuencia turbo: 4.2 GHz | Caché L3: 16MB  | TDP: 65W | Gráfica integrada: No | Disipador: Sí  | Overclock: Sí

Mejor procesador para streaming y 4K: Intel Core i7 8700K

El Core i7 8700K es una bestia parda con la mayor frecuencia turbo que ha dispuesto Intel hasta la fecha en procesadores para uso doméstico.
Con 6 núcleos y 12 hilos, el rendimiento de este procesador frente al i5 8400 es marginal en cuanto a gaming se refiere, incluso si hablamos de resoluciones 4K, pues de momento son muy pocos los juegos que utilizan más de 4 núcleos. No obstante, el i7 8700K es perfecto para streaming y para cualquier otra tarea que requiera potencia multinúcleo.
Es también una delicia para overclockers, alcanzando frecuencias de hasta 5 GHz en algunos tests, siempre que se cuente con un sistema de disipación muy eficiente. Lamentablemente, este 8700K viene sin disipador, así que quieras hacerle o no overclock necesitarás comprar uno, cosa bastante inconveniente si consideramos que partimos ya de un precio algo elevado.
Núcleos: 6| Hilos: 12  | Arquitectura: 14nm | Frecuencia base: 3.7 GHz | Frecuencia turbo: 4.7 GHz | Caché L3: 12MB  | TDP: 95W | Gráfica integrada: Intel UHD 630 | Disipador: No  | Overclock: Sí

Mejor procesador para edición de vídeo, Autocad y diseño: Intel Core i9 7900X

Para diseñadores gráficos, edición de vídeo, Autocad o cualquier otro trabajo con renderización, el Intel Core i9 7900X es un procesador imbatible.
Esta CPU es una bestia de 10 núcleos y 20 hilos, optimizada al máximo para un rendimiento impresionante en programas que aprovechan los múltiples hilos de los procesadores. En este apartado, el Core i9 7900X rinde prácticamente el doble que un 8700K y en torno a un 40% más que el Ryzen 2700K, así que te puedes hacer una idea de lo que supone este procesador en cuanto a potencia.
Esto, evidentemente, tiene un precio, y es muy alto. También tiene una contrapartida, y es que es un procesador «calentorro» y necesitarás de un disipador de gama alta si no quieres convertir tu PC en un horno. Pero si obviamos su precio y la necesidad de una buena disipación, este procesador es una auténtica máquina que acerca a la serie Intel Core al nivel de rendimiento de los Xeon por mucho menos de lo que cuestan estos.
Y si quieres gastar menos, también tienes el i7 7820X, que es solo un 20% peor en rendimiento, pero mucho más barato.
Núcleos: 10| Hilos: 20  | Arquitectura: 14nm | Frecuencia base: 3.3 GHz | Frecuencia turbo: 4.5 GHz | Caché L3: 13,75MB  | TDP: 140W | Gráfica integrada: No | Disipador: No  | Overclock: Sí

Rebajas
Intel BX80673I97900X Procesador Core i9-7900X X-series
Intel - Ordenadores personales
desde 274,99 €

Mejor procesador gaming de gama baja: AMD Ryzen 3 2200G

El Ryzen 3 2200G es otro fantástico procesador de gama de entrada de AMD, que es perfecto para ordenadores gaming de bajo presupuesto pero que en realidad es ideal para cualquier PC de gama baja, indiferentemente del uso que se le vaya a dar.
Se trata de una APU con un procesador Ryzen de 14nm de 4 núcleos, y una gráfica integrada AMD Radeon Vega 8 que ofrece potencia para juegos de hace 2 o 3 años. Para juegos actuales, necesitarás comprar una tarjeta gráfica dedicada, siendo una CPU ideal en este caso para los que andan con poco presupuesto y quieran destinar más dinero a la gráfica que al procesador.
Otro punto muy positivo del 2200G es que es una CPU muy fresca, y viene acompañada además del cooler Wraith Stealth, con el que incluso puedes probar a hacer un poco de overclock con el que exprimir al máximo el rendimiento del procesador.
Si es para jugar, este Ryzen 3 2200G es mejor opción que el Pentium Gold G5400, ya que es solo un poco más caro y sin embargo ofrece cerca de un 30% de mayor rendimiento.
Núcleos: | Hilos: 4 | Arquitectura: 14nm | Frecuencia base: 3.5 GHz | Frecuencia turbo: 3.7 GHz | Caché L3: 4MB  | TDP: 65W | Gráfica integrada: AMD Radeon Vega 8 | Disipador: Sí  | Overclock: Sí

Mejor procesador barato: Intel Pentium Gold G5600

El Intel Pentium Gold G5600 es el sucesor del Pentium G4560, que fue el primer Pentium de Intel con Hyperthreading. El Gold G5600 es, en esencia, una versión vitaminada, perteneciente a la octava generación de Intel «Coffee Lake».
No te dejes engañar por su bajo precio, pues el Intel Pentium Gold G5600 es adecuado incluso para gaming en Full HD, siempre que se le acompañe de una buena gráfica dedicada. Y fuera de juegos, supone una excelente opción que rinde extraordinariamente bien con multimedia, siendo el primer procesador que debería mirar cualquier persona que quiera montar un PC para uso básico pero que no quiera gastar mucho dinero.
Con dos núcleos y 4 hilos y una frecuencia base de 3.9 GHz (sin turbo), el Pentium Gold G5600 iguala en algunos tests el rendimiento de los Core i5 de generaciones anteriores, lo cual es una auténtica barbaridad que coloca a este procesador como uno de los mejores en relación calidad-precio. Además, consume muy poco, lleva el disipador incluido y la gráfica integrada, la Intel UHD Graphics 630, permite sacar señal 4K a 60Hz sin despeinarse.
Por todo esto es un procesador espectacular, que se puede usar para montajes de PC para gaming medianamente exigente acompañado de una buena gráfica, pero también para HTPC y ordenadores de ofimática, multimedia y uso casual. Realmente, por el precio que tiene, este procesador es una auténtica ganga, la opción Nº 1 para cualquier configuración en la que haya que apretarse el cinturón, cualquiera que sea el uso que se le vaya a dar.
Núcleos: | Hilos: 4 | Arquitectura: 14nm | Frecuencia base: 3.5 GHz | Frecuencia turbo: No | Caché L3: 4MB  | TDP: 54W | Gráfica integrada: Intel UHD Graphics 630 | Disipador: Sí  | Overclock: No

Aspectos clave en la compra de un procesador

Vistas las recomendaciones, pasemos ahora a ver qué características son las más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar un procesador.
Te recomiendo que leas todo lo que viene a continuación si no tienes mucha idea sobre procesadores y quieres hacer una compra mucho más consciente. Lo cierto es que no será la primera ni la última vez que alguien se compra un i7 para acabar jugando a juegos indie a los que ya podrían jugar con un Pentium, o comprar un i3 para editar vídeo cuando por poco más podrían comprar un Ryzen que les rendiría mucho mejor para esa tarea.
Si eres un neófito en este tema descubrirás conceptos que es importante conocer antes de lanzarse a comprar el primer procesador que veas.

Los núcleos de un procesador ¿De verdad importan?

Los procesos de fabricación de chips han evolucionado tanto que ahora existe la posibilidad de integrar varios micro procesadores en el mismo espacio donde antes solo cabía un único procesador. Esto es lo que ha permitido que en la última década proliferen los procesadores de varios núcleos, hasta convertirse a día de hoy en un estándar, yendo desde los dos núcleos de los procesadores más básicos a los ocho núcleos de los más avanzados.
¿Sirve de algo un procesador con varios núcleos? Por supuesto que si. Has de pensar que los núcleos son algo así como si el procesador se hubiese troceado en varias partes, y cada una de ellas fuese capaz de ejecutar tareas independientes. Por lo tanto, cuantos más núcleos, más tareas simultáneas podrás realizar.
núcleos de un procesador
No obstante, la cantidad de núcleos que tenga un procesador no es algo que sea igual de determinante para todos los usuarios. Y es que existen muchos programas que no hacen uso de los múltiples núcleos.
Los usuarios que más provecho sacarán de los núcleos son los jugadores, diseñadores, editores gráficos, fotógrafos y editores de vídeo. El resto de usuarios obtendrán un mejor rendimiento, pues generalmente un procesador con más núcleos también lo acompaña de otras tecnologías que hacen que el procesador rinda mejor, pero no será una característica a la que le vayan a sacar mucho partido.
Por lo tanto, si las únicas tareas que realizarás consisten en navegar por Internet, ver películas y trabajos ofimáticos, un procesador de dos a cuatro núcleos será más que suficiente en tu caso. Para tareas más intensivas, empieza desde los 4 núcleos para arriba.
Los procesadores modernos también tienen una característica llamada hilos (threads en inglés). Un hilo es una unidad de procesamiento más pequeña, de manera que un núcleo puede manejar varios hilos a la vez. Esto posibilita que el rendimiento aumente, pues a mayor cantidad de núcleos y de hilos por cada núcleo, más tareas pueden realizarse simultáneamente.

Sobre la frecuencia de reloj

La guerra entre AMD e Intel por los procesadores multinúcleo ha dejado de banda otra que se libró hasta hace bien poco y que hacía referencia a la frecuencia del procesador, la cual se mide generalmente en gigaherzios (GHz) y sirve para especificar la velocidad de procesamiento de un núcleo.
La frecuencia de reloj ya no es tan determinante como lo fue en el pasado, y ahora es mucho más importante la arquitectura general del micro por encima de cualquier característica aislada que pueda tener. Y es que es fácil asumir que un procesador con mayor frecuencia que otro será más rápido, pero no tiene por qué ser así. De hecho, un procesador de 4 núcleos funcionando a 3GHz será más rápido que un procesador de dos núcleos funcionando a 3.5GHz.
Además, incluso los procesadores básicos de doble núcleo tienen frecuencias lo suficientemente decentes como para que el procesador rinda bien con las tareas habituales de un usuario medio.

¿Qué son los sockets de los procesadores?

El socket o zócalo es una pieza sobre la que va montado el procesador y que forma parte de la placa base. Esta pieza sirve para alimentar de energía al micro y permite a su vez la comunicación entre el micro y el resto de componentes del PC.
socket procesador
Gracias a los sockets podemos sustituir un micro por otro sin tener que cambiar también la placa base, pero para ello es imprescindible que pertenezcan a la misma familia de procesadores y tengan el mismo número de pines.
Los pines son esos hilos de cobre que ves en la foto. El número de pines del socket va cambiando con el tiempo, conforme evolucionan las tecnologías de los procesadores, por lo que hay que mirar que el procesador que compres sea compatible con el socket de tu placa base.
Tanto AMD como Intel tienen sus propios sockets. Tienes una lista actualizada y completa con los sockets actuales de Intel y AMD.

¿Y la cache?

La cache de un procesador, al igual que los sistemas cache de otros componentes informáticos, trata de almacenar datos e instrucciones, en este caso las del procesador, para que todo funcione más rápido.
En el caso de la cache de los procesadores, esta se encuentra ubicada en el mismo chip de la CPU, para que su acceso sea lo más rápido posible, casi instantáneo.
Los procesadores tienen una cache de primer nivel (L1), de segundo nivel (L2) y pueden tener una de tercer nivel (L3). Esta última es la que anuncian principalmente, ya que en términos generales es mejor que la de los dos primeros niveles.

Sobre las gráficas integradas en el procesador

Desde hace ya varios años es cada vez más frecuente ver procesadores con tarjetas gráficas integradas. A estos procesadores también se les llama APU (Accelerated Processor Unit).
Una gráfica integrada es justamente eso, una tarjeta gráfica como las de toda al vida, pero integrada en el mismo micro y no de manera independiente. Como bien puedes suponer, su tamaño es diminuto, y por lo tanto no tienen, ni de lejos, la potencia de una tarjeta gráfica dedicada.
Aún así pueden ser una buena solución para aquellos que no necesiten una potencia de procesamiento de gráficos muy grande. Por ejemplo, usuarios que únicamente utilicen su PC para ofimática, para multimedia y para navegar en Internet, pueden optar por un APU y así se ahorran el tener que comprar una tarjeta gráfica dedicada.
Por contra, si juegas a juegos 3D más o menos actuales, haces renderizados 3D o editas vídeos y fotografías, la gráfica integrada no te servirá.
¿Qué ocurre con la gráfica integrada cuando instalar una gráfica dedicada? Básicamente que la gráfica integrada se convierte en un bonito adorno, ya que el PC tirará del componente más potente para el procesamiento gráfico. No obstante, y sobre todo en portátiles, el sistema fuerza el uso de la gráfica integrada aún teniendo una gráfica dedicada, con el objetivo de reducir consumo eléctrico en tareas básicas.

Compatibilidad de RAM

Un último aspecto al que debes parar atención antes de comprar un procesador es su total compatibilidad con la memoria RAM que tienes en tu sistema o la que tienes pensado comprar.
Lo normal en los procesadores modernos es que soporten la memoria RAM del tipo DDR3, que es el estándar actual para los equipos nuevos. También es habitual encontrarse procesadores compatibles con la DDR3L, que es una versión de bajo consumo.
No obstante, poco a poco se va haciendo hueco una nueva RAM del tipo DDR4, que es más rápida y eficiente que la anterior. Por lo tanto, si vas a montarte un PC a tu medida, es buena idea que adquieras una placa base y un procesador compatibles con módulos DDR4, y de esta manera adelantarte a lo que de buen seguro será el estándar en el futuro.

Si eres de los que suele montarse su propio PC, te sentirás identificado conmigo si te digo que he llegado a tirarme horas y horas, incluso días, mirando y analizando torres y cajas de PC en las que acomodar todos los componentes que he comprado.
En mi caso, la elección es primordialmente estética; me gusta que se vea elegante, minimalista y lo más compacta posible. Pero los que tenemos experiencia montando ordenadores a piezas, sabemos que la elección no es solo estética, sino también práctica.
Y es que algunas cajas de PC pueden ser muy bonitas por fuera, pero por dentro pueden tener una mala organización o distribución de los espacios, de manera que en pleno montaje te encuentras con que la gráfica que has comprado no te cabe, o que la caja no cuenta con las suficientes bahías para todos los discos duros que querías instalar.
Los acostumbrados a montar sus propios PC y los entusiastas del modding ya saben a qué atenerse cuando deben decidir qué caja comprar, pero si eres nuevo en esto quizás te sea de gran ayuda grabarte a fuego estos consejos que te doy a continuación:

  • Escoge una caja de tamaño acorde a tu placa base: Si tu placa base es ATX, debes comprar una caja ATX. Si tu placa base es Mini-ITX, tu caja ha de ser para placas Mini-ITX. Esto, que es de cajón, suele ser el error común entre los que montan un ordenador. Entre en nuestro artículo de placas base para saber más sobre los factores de forma ATX.
  • Asegúrate que la caja tenga los suficientes slots de expansión: Los slots de expansión están en la parte trasera de la caja , y necesitas tantos como tarjetas vayas a instalar en las ranuras PCI de la placa base. Si vas a instalar únicamente una tarjeta gráfica, con uno bastará, si vas a instalar dos tarjetas en un SLI necesitarás dos slots, y si además instalas una tarjeta de sonido, necesitarás tres.
  • Fíjate en cuántas bahías necesitas: Las bahías de las cajas de PC acomodan unidades ópticas (CD, DVD o Blu-Ray) y antiguamente disqueteras, pero ya que estas ya no se utilizan han sido suplantadas por lectores de tarjetas. El tamaño habitual es el de 5.25″ para unidades ópticas, 3.5″ para otras unidades, y poco a poco se va consolidando la bahía de 2.5″ para instalar discos SSD adicionales.
  • Atención a los puertos frontales: La mayoría de las cajas de PC llevan puertos frontales para un fácil acceso por parte del usuario. Estos suelen ser puertos USB, salida de auriculares, entrada de micrófono, etc. Procura que haya tantos puertos frontales como necesites, pero también que puedas aprovecharlos; podría darse el caso que tuvieras en la caja cuatro puertos USB pero la placa base solo tenga soporte para dos.
  • Ojo con la refrigeración: A muchas personas les agrada la idea de tener un ordenador de pequeñas dimensiones, pero se olvidan de tener en cuenta que cuanto más pequeña es la caja o la torre, más difícil de refrigerar es. Principalmente porque hay menos circulación de aire, segundo porque los componentes están más cerca los unos de los otros, y tercero porque hay menos espacio para colocar ventiladores o refrigeración líquida. Si no vas a hacer overclocking y tu gráfica tiene un TDP bajo, no tendrás ningún problema; de lo contrario es optar por una caja más grande.
  • ¿Cómo de fácil es montarla?: Este es el punto, junto a la estética de la caja y la calidad de los materiales con los que está hecha, que marca la diferencia entre las buenas cajas de PC y las menos buenas. Las torres y cajas de calidad suelen espacios para organizar los cables y pueden montarse sin necesidad de destornillador.

Estos son los puntos clave, pero luego hay otros detalles más personales en los que fijarse. Por ejemplo, hay cajas que tienen una pantalla donde se muestra la hora o la temperatura de algunos componentes, y hay también cajas con formas y diseños realmente llamativos, dirigidas a un público gamer, o torres con tapas transparentes para que pueda verse el interior del PC, y que hacen las delicias de los fanáticos del modding.
Cajas y torres hay muchas y muy variopintas. Por mi parte, voy a recomendarte algunos modelos de las marcas más conocidas y con mejor reputación.

Cajas de Fractal Design

Fractal Design es una compañía escandinava muy conocida y respetada entre los modders. En mi opinión, es el fabricante que más cuida el diseño de sus cajas, todas ellas de una apariencia minimalista, sin adornos excesivos, muy sobrias y elegantes.
Pero sobre todo, y lo más importante, es que los materiales que emplea son siempre de calidad, otorgando mucha solidez y resistencia a las cajas. Además, siempre organizan el espacio interior de manera muy ordenada, con raíles para guardar los cables, múltiples espacios para instalar discos duros y multitud de huecos para la instalación de ventiladores adicionales.
Son además cajas con muy buen prestigio en lo que a silenciamiento se refiere. En concreto, la Define R5 tiene espuma en las paredes de la caja para mitigar el ruido. La Define Nano S también está insonorizada por dentro, pero es más pequeña y sólo apta para placas ITX.
Por otra parte, Fractal Design también tiene una serie de cajas de PC llamadas Node, que son cajas de reducido tamaño, pero muy interesantes. La Node 202 tiene el tamaño de una Steam Machine y permite albergar gráficas de gran tamaño, y luego tienes también la Node 304 y la Node 804, algo más grandes y con un diseño fantástico.

Rebajas
Fractal Design Define R5 Negro - Caja de Ordenador (PC, Negro, ATX,Micro ATX,Mini-ITX, 18 cm, 44 cm, 30 cm)
38 opiniones
Fractal Design Define R5 Negro - Caja de Ordenador (PC, Negro, ATX,Micro ATX,Mini-ITX, 18 cm, 44 cm, 30 cm)
  • Caja de ordenador Mini-Tower compatible con placa de base ATX
  • Equipado con 7 ranuras de expansión y tiene espacio para 8 discos duro de 3.5" o 2.5"
  • 4 placas ModuVent, tres en la parte superior y uno en el lado
  • Tarjetas gráficas de hasta 31 cm de longitud, con la parte superior de la jaula de disco duro instalado
  • Dimensiones de la caja de 23.2 x 45.1 x 52.1 cm

Fractal Design Define Nano S - Window - Caja de Ordenador (ITX-Tower, PC, 1x 140 mm, 1x 120 mm, Fondo, ATX)
5 opiniones
Fractal Design Define Nano S - Window - Caja de Ordenador (ITX-Tower, PC, 1x 140 mm, 1x 120 mm, Fondo, ATX)
  • Adecuado para TV con la pantalla de 37 a 56"
  • Compatible con todas las normas VESA de hasta 600 x 400
  • Permite un posicionamiento óptimo de la pantalla plana en cada habitación
  • Inclinación continua de 5/-15o

Fractal Design Node 304 - Caja de Ordenador de sobremesa para ATX(USB 3.0, 6 Compartimentos internos), Negro
24 opiniones
Fractal Design Node 304 - Caja de Ordenador de sobremesa para ATX(USB 3.0, 6 Compartimentos internos), Negro
  • Compatible con placas base Mini-ITX y Mini-DT
  • Expansión: 6 x 3.5"/2.5" bahías, 2 x PCI
  • Longitud máxima VGA: hasta 310 mm
  • Ventiladores: 2 x 92 mm Silent series R2, 1 x 140 mm Silent Series R2

Rebajas
Fractal Design Node 804 - Caja de Ordenador de sobremesa, Negro
6 opiniones
Fractal Design Node 804 - Caja de Ordenador de sobremesa, Negro
  • Cantidad de compartimentos frontales:3
  • Sistema de refrigeración:Frontal : 120 mm ventilador x 1 / 1.000 rpm / rodamiento hidráulico Š Frontal : 120 mm montaje de ventilador x 3 Š Posterior : 120 mm ventilador x 1 / 1.000 rpm / admite 1 ventilador de 120/140 mm, rodamiento hidráulico Š Posterior : 120 mm ventilador x 1 / 1.000 rpm / rodamiento hidráulico Š Superior : 120/140 mm montaje de ventilador x 4
  • Placas base admitidas:microATX, Mini-ITX
  • Propiedades de la caja del sistema:Panel de laterales con ventana, filtro de polvo de panel superior, controlador de velocidad de ventilador, panel frontal con malla, filtro del polvo, filtro antipolvo del suelo, orificios de refrigeración de agua, sistema de colocación de cables, diseño de doble cámara
  • Tamaño máximo de placa base:Micro ATX

Cajas de Nox

Nox es es otro fabricante famoso por sus cajas de ordenador, fuentes de alimentación y sistemas de refrigeración. En mi opinión las cajas de esta marca no son tan elegantes como las Fractal Design, pero tienen muchos más modelos donde escoger y con precios más ajustados.
Mi preferida de Nox es la Hummer ZN, que es prácticamente una copia de la Define R5. Por tener tiene incluso la misma espuma insonorizante, así como una tapa frontal con acabado de aluminio cepillado.
También en el lado de las torres ATX tienes la Nox NXCBAYTX, de diseño gamer con un frontal de leds espectacular, y la NXCBAYSX, que es como una especie de versión low-cost de la primera.
En cuanto a tamaños más pequeños, la Nox Coolbay CX es una muy buena opción en placas Micro-ATX por el buen flujo de aire que tiene y por su chasis de acero. La NXMEDIACB es otra caja muy recomendable también, y con un llamativo diseño en forma de cubo.

Nox Hummer ZN - NXHUMMERZN - Caja PC, USB 3.0, Color Negro
55 opiniones
Nox Hummer ZN - NXHUMMERZN - Caja PC, USB 3.0, Color Negro
  • Espuma para amortiguar el sonido en paneles frontal, lateral y superior
  • PSU aislada y compartimiento de disco duro para un rendimiento óptimo de refrigeración
  • Lector de tarjetas, controlador de velocidad para hasta 5 ventiladores
  • Filtros antipolvo, gran opción para sistemas de refrigeración líquida
  • Dimensiones del producto: 23 x 48.3 x 46.7 cm
Nox Coolbay TX - NXCBAYTX - Caja PC, ATX, 3.0, Color Negro
12 opiniones
Nox Coolbay TX - NXCBAYTX - Caja PC, ATX, 3.0, Color Negro
  • Tres controladores de velocidad con 3 posiciones (LOW/STOP/HIGH) y Dos puertos USB 3.0 de alta velocidad . Dock station para discos duros de 3.5'' o 2.5''
  • HDD cage extraíble para 4 discos duros. 6 filtros anti polvo (2xsuperior magnéticos, 2x inferior, 2x frontal)
  • Sistema anti vibración para la fuente de alimentación y en las patas elevadoras. 7 Slots de expansión
Nox Coolbay SX - NXCBAYSX - Caja PC, ATX, USB 3.0, Color Negro
275 opiniones
Nox Coolbay SX - NXCBAYSX - Caja PC, ATX, USB 3.0, Color Negro
  • Soporte discos duros de 3.5''/2.5''
  • Capacidad para instalar hasta 6 ventiladores
  • Puerto USB 3.0 de alta velocidad
  • Sistema screwless para unidades de 5.25"
  • Filtro antipolvo en la parte inferior
Nox Coolbay CX - NXCBAYCX - Caja PC, Micro ATX, USB 3.0, Color Negro
11 opiniones
Nox Coolbay CX - NXCBAYCX - Caja PC, Micro ATX, USB 3.0, Color Negro
  • Espacio para instalar hasta cuatro ventiladores
  • Compatible con sistemas de refrigeración líquida de 240 mm
  • Bandejas para discos duros de 3.5''/2.5''
  • Materíal: Chasis de acero SPCC 0.6 mm
  • Conexión USB 3.0 de alta velocidad
Nox Media Cube - NXMEDIACB - Caja PC, Micro ATX, Color Negro
9 opiniones
Nox Media Cube - NXMEDIACB - Caja PC, Micro ATX, Color Negro
  • Flujo de refrigeración excelente
  • Diseño juvenil
  • Maxima compatibilidad de componentes

Cajas Cooler Master

Otra marca de largo recorrido en esto de las cajas de PC.
Una de sus cajas más famosas es la CM Storm Enforcer, de enorme tamaño, con una puerta blindada en acero, filtros contra el polvo en todas sus oberturas y un diseño que hará las delicias de los gamers.
Otra opción en tamaño Full ATX es la RC-912P-KKN1, también con un diseño gamer, muy espaciosa y con múltiples aperturas para dejar pasar el aire. Aunque para los que quieran una torre grande de verdad, la RC-942-KKN1-GP es una barbaridad de unas dimensiones de 59,9 x 23 x 55cm, y que tiene, entre otras cosas, un dock frontal con Hot-Swap para instalar discos duros sin necesidad de abrir la tapa lateral, y con espacio para 9 slots, ideal para configuraciones 3 Way-SLI o Crossfire.
En tamaños mucho más comedidos, tenemos la RC-130-KKN1, con soporte para placas Mini-ITX pero que acepta tarjetas gráficas de hasta 343 mm.
Y para los amantes del PC silencioso, una candidata más, la Cooler Master Silencio 452, que a la manera de las Fractal Design lleva recubrimiento interno de espuma para aislar el ruido de los ventiladores.

Rebajas
Cooler Master CM Storm Enforcer SGC-1000-KWN1 - Caja de Ordenador (Midi-Tower, PC, 1x 200 mm, ABS sintéticos, Acero, 1x 120 mm, ATX, Micro-ATX)
59 opiniones
Cooler Master CM Storm Enforcer SGC-1000-KWN1 - Caja de Ordenador (Midi-Tower, PC, 1x 200 mm, ABS sintéticos, Acero, 1x 120 mm, ATX, Micro-ATX)
  • Panel Frontal de E/S con conexiones USB 3.0 (internas)
  • Sistema Tool-free para sujetar los periféricos en las bahías de 5.25"
  • Filtros anti-polvo en el piso y al frente
  • Administración de cable para un mejor enrutamiento de cables
  • Soporte para un radiador de water cooling de 120 mm en la parte interna trasera
Cooler Master RC-912P-KKN1 - Caja de Ordenador de sobremesa (3.5 mm, 2 x USB 2.0, e-SATA), Negro
5 opiniones
Cooler Master RC-912P-KKN1 - Caja de Ordenador de sobremesa (3.5 mm, 2 x USB 2.0, e-SATA), Negro
  • Factor de forma:Media torre
  • Propiedades de la caja del sistema:Sistema de colocación de cables
  • Conformidad con las especificaciones:EPS12V/ PS/2
  • Sistema de refrigeración:Frontal : 200 mm ventilador x 1 / 700 rpm / 19 dBA / LED rojo, 2 ventiladores de 120 mm Š Superior : 200 mm ventilador x 1 / 2 ventiladores de 120 mm Š Posterior : 120 mm ventilador x 1 / 1.200 rpm / 17 dBA Š Lateral : 120/140 mm montaje de ventilador x 1
  • Placas base admitidas:ATX, microATX
Rebajas
Cooler Master RC-942-KKN1-GP - Caja de Ordenador de sobremesa (Puerto eSATA, USB 2.0/3.0), Negro
18 opiniones
Cooler Master RC-942-KKN1-GP - Caja de Ordenador de sobremesa (Puerto eSATA, USB 2.0/3.0), Negro
  • Dock para fácil instalación de discos duros sin necesidad de quitar el panel  lateral
  • Conducto de aire para refrigerar las últimas tarjetas gráficas
  • 9 slots para instalar tarjetas VGA triples
  • Sistema para almacenar cables en fuente de alimentación
  • Sistema avanzado de organización de cableado con sujeciones de goma
Rebajas
Cooler Master Elite 130 - Cajas de ordenador de sobremesa 'Mini-ITX, USB 3.0, Panel lateral de malla' RC-130-KKN1
18 opiniones
Cooler Master Silencio 452 - Caja de Ordenador de sobremesa (3.5 mm, 2 x USB 3.0, USB 2.0), Negro
34 opiniones
Cooler Master Silencio 452 - Caja de Ordenador de sobremesa (3.5 mm, 2 x USB 3.0, USB 2.0), Negro
  • Placas base admitidas: ATX, microATX
  • Cantidad de compartimentos internos: 8
  • Admite radiador de 240 mm en el panel frontal
  • Admite un radiador de 120 mm atrás
  • Paneles laterales de espuma insonorizante

Cajas de Corsair

Corsair, uno de los grandes fabricantes de componentes informáticos, dispone de un abanico enorme de torres y cajas de PC.
Para empezar, tiene su serie Graphite, con torre Full ATX y otra más compacta y portátil para placas Mini-ITX. Estas son de las más caras, pero es que su calidad bien lo valen: están hechas en una mezcla de acero y policarbonato, sus posibilidades de refrigeración son inmensas (tiene espacio para dos radiadores de refrigeración líquida) y tiene hasta un controlador de velocidad de los ventiladores junto a los puertos USB frontales.
Luego tenemos la serie Obsidian, que va desde la muy humilde 250D hasta la impresionante 900D, una bestia de dimensiones enormes con soporte para placas E-ATX.
La serie Carbide reúne cajas de tamaño algo más comedido, pudiendo elegir entre cajas con ventana y sin ventana. Para tamaños aún más pequeño nos tendremos que ir a la Carbide Series Air 540, en formato semitorre, o la Carbide Series Air 240, para placas Mini-ITX y Micro-ATX.

Rebajas
Corsair Graphite 780T Full-Tower ATX - Caja de PC, ventana lateral con dos AF140 rojo LED ventilador, blanco
57 opiniones
Corsair Graphite 780T Full-Tower ATX - Caja de PC, ventana lateral con dos AF140 rojo LED ventilador, blanco
  • Paneles laterales con enganches para un fácil acceso
  • Soporte de dos radiadores de 360 mm
  • Dos ventiladores de entrada de 140 mm y un ventilador de salida de 140 mm
  • Puertos 2 x USB 2.0, 2 x USB 3.0
  • Esquinas redondeadas y un diseño elegante y compacto
Rebajas
Corsair Obsidian 750D Airflow Edition - Caja de PC, Full-Tower ATX, Ventana Lateral, Negro
75 opiniones
Corsair Obsidian 750D Airflow Edition - Caja de PC, Full-Tower ATX, Ventana Lateral, Negro
  • Formas de factor de tarjeta madre soportadas: ATX, Micro-ATX, Mini-ITX, EATS, XL-ATX
  • Ventiladores instalados: 1 x 140 mm secundario, 2 x 140 frontales
  • Dimensiones del producto 54.6 x 23.5 x 56 cm
  • Soporta discos duros de 2.5" y 3.5"
  • Puertos 2 x USB 2.0, 2 x USB 3.0
Rebajas
Corsair Carbide 300R - Caja de PC, Mid-Tower ATX, Ventana Lateral, Negro
157 opiniones
Corsair Carbide 300R - Caja de PC, Mid-Tower ATX, Ventana Lateral, Negro
  • Soporte placas base de tipo Mini-ITX, Micro-ATX, ATX y E-ATX
  • Incluye 1 ventilador frontal de 140 mm y un ventilador trasero de 120 mm
  • Puede sostener hasta 7 ranuras de expansión
  • Compatibilidad integrada con USB 3.0 y discos SSD de 2.5"
Corsair Carbide Air 240 - Caja de PC, Micro-ATX, Ventana Lateral, High Airflow, Negro
66 opiniones
Corsair Carbide Air 240 - Caja de PC, Micro-ATX, Ventana Lateral, High Airflow, Negro
  • Compatible con placas base de tipo Mini-ITX y MicroATX
  • Con orificios pre-separados para montar radiadores de 240 mm en la parte superior, inferior y frontal
  • Con ventana completa en el panel lateral y 2 puertos USB 3.0 en el panel frontal
  • Diseño interno optimizado para configuraciones de máximo flujo de aire o de refrigeración por agua avanzada

Estas son mis recomendaciones, basadas en mi experiencia propia montando ordenadores y en opiniones de fanáticos del modding.
Obviamente, hay muchas más cajas de PC que puedes comprar en Amazon, aunque como siempre digo, vale la pena estirar el presupuesto y apostar por las marcas de más prestigio, pues lo barato, a la larga, suele salir caro.

Vista previa Producto Valoración Precio
Creative Sound Blaster ZxR -... Creative Sound Blaster ZxR -... 19 opiniones 178,92 €
Asus Essence STX II - Tarjeta... Asus Essence STX II - Tarjeta... 10 opiniones 209,09 €
Asus Xonar Phoebus Solo -... Asus Xonar Phoebus Solo -... 17 opiniones 129,19 €
Creative Sound Blaster Z -... Creative Sound Blaster Z -... 184 opiniones 64,56 €
Asus Xonar DGX - Tarjeta de... Asus Xonar DGX - Tarjeta de... 101 opiniones 78,87 €

En este otro artículo sobre componentes de PC hablaremos de las tarjetas de sonido internas, con toda seguridad el componente más ninguneado de todos.
¿Por qué decimos ninguneado? Pues básicamente porque hoy en día la inmensa mayoría de placas base ya incorporan tarjetas de sonido integradas. La calidad de sonido que ofrecen estas suele ser muy justita, pero es suficiente para el uso básico que la mayoría de la gente le da a su ordenador.
Además, seamos sinceros: la mayoría de la gente no aprecia diferencia alguna en la calidad de sonido, pues no todos tenemos el oído entrenado para ello. Por lo tanto, a la mayoría de usuarios les basta con que el sonido se escuche fuerte y claro para enjuiciarlo como buen sonido.
Así entonces, este artículo va dirigido a otro tipo de usuarios más exigentes con el sonido. Principalmente, son 3 tipos de usuarios los que sacarán partido de las 5 tarjetas de sonido internas que hemos seleccionado para ellos:

  • Jugadores a los que les gusta disfrutar de la capacidad de inmersión que puede ofrecer el sonido de un videojuego
  • Audiófilos muy exigentes con la calidad de sonido y a los que la calidad de sus tarjetas de sonido integradas se les queda muy corta
  • Cinéfilos y seriéfilos que quieren acompañar su experiencia de visionado con unos buenos auriculares o altavoces para ordenador

Lejos de estos tres escenarios me resulta difícil recomendarle a alguien la adquisición de una tarjeta de sonido independiente de la integrada en la placa base. Y es que para ver vídeos de Youtube o jugar ocasionalmente, el sonido integrado en la placa base es más que suficiente.
Otra cosa es que, como en los ejemplos citados, se quiera mejorar notablemente el sonido del PC; ahí entran en acción las tarjetas de sonido internas, y las que te presentamos en este artículo ejecutan esta labor de forma encomiable.

Las mejores tarjetas de sonido del momento

Creative Sound Blaster ZxR

Tarjetas de sonido internas: Creative Sound Blaster ZxR

La Creative Sound Blaster ZxR es la primera de la lista y lo es con toda justicia. Se trata de una auténtica bestia, y junto a la Asus que veremos luego, la mejor tarjeta de sonido interna que puedes comprar a día de hoy.

Esta impresionante tarjeta proporciona una salida óptica S/PDIF, salida para altavoces y otra más para auriculares. Además cuenta con puertos de entrada para grabación a través de conector óptico, entrada de micrófono y entrada estéreo de RCA.
Quizás lo más llamativo de esta tarjeta es que no es solo una, sino que viene acompañada de una tarjeta más pequeña llamada DBPro. Esta pequeña tarjeta es la que trae la entrada y salida óptica, y proporciona además una conversión analógico – digital (ADC) de 123 dB. Lo bueno es que esta segunda tarjeta no ocupa ningún slot adicional del PC, y se conecta junto con su hermana grande a través de un cable que ya viene incluido.
En el catálogo de tecnologías que incorpora es una tarjeta de sonido realmente imponente: además de las ya habituales Dolby Digital y DTS, incluye soporte para EAX 5.0, CrystalVoiceSBX Pro Studio.
Todas las opciones y ajustes de estas tecnologías se realizan mediante el panel de control de las series Sound Blaster Z. Adicionalmente, Creative incluye en el conjunto el Sound Blaster Audio Control Module, un pequeño aparato que integra un micrófono y conexiones de E/S para micrófono y auriculares y desde el que también puedes controlar el volumen.
No obstante, la grandeza de esta tarjeta reside en su hardware: el procesador de audio SoundCore 3D de cuatro núcleos proporciona una calidad de audio suprema, con una relación de señal/ruido (SNR) de 124 dB. A su vez integra un amplificador para auriculares de 600 ohmios, haciendo apta a esta tarjeta para conectar auriculares audiófilos de gama alta para un disfrute perfecto de la música.

Asus Essence STX II

Tarjetas de sonido internas: Asus Essence STX II

Mientras que la Creative Sound Blaster ZxR que acabamos de ver es una tarjeta más todoterreno, la Asus Essence STX II tiene un carácter marcadamente musical, lo cual no significa que no pueda servir para otros usos.

Pero el punto fuerte de esta tarjeta, es su fidelidad de audio. De hecho es un rasgo distintivo de la serie Essence de Asus, que ha ganado una fama tremenda entre los audiófilos de todo el mundo gracias a la inmensa calidad de sonido que proporciona su prestigioso DSP ASUS AV100.
El buen hacer de este DSP, junto a la calidad de los componentes y la circuitería que la componen, regalan una experiencia de audio fantástica, con una frecuencia de muestreo de 192 KHz a 24 bits, un rango de frecuencia de entre 10 y los 90.000 Hzuna distorsión armónica (THD) del 0.003% y un SNR de 124 dB.
Además, al igual que la tarjeta de Creative, trae un amplificador para auriculares de hasta 600 ohmios. El software de Asus incluye también un control de ganancia adicional y específico para auriculares intrauditivos de alta sensibilidad.
En el capítulo de tecnologías, el software de Asus va de la mano del set completo de tecnologías de Dolby Home Theater. Así pues, la Asus Essence STX II no es solo idónea para audiófilos musicales sino también para quienes quieran disfrutar del mejor cine en casa, como así lo atestigua su salida óptica con conector coaxial para sistemas de altavoces 7.1.
Completan el apartado de puertos la tradicional salida mini jack de auriculares, dos puertos RCA y un puerto jack de entrada para micrófonos.

Asus Essence STX II - Tarjeta de Sonido Interna
Asus - Ordenadores personales
209,09 €

Asus Xonar Phoebus Solo

Tarjetas de sonido internas: Asus Xonar Phoebus Solo

Con la Asus Xonar Phoebus Solo entramos ya en un terreno más orientado a un público gamer, aunque en este caso seguimos tratando igualmente con una tarjeta de sonido de extrema calidad para todo tipo de usos multimedia.

No obstante es la propia Asus quien publicita esta tarjeta como un producto gaming, y así lo certifican varias de sus prestaciones. Para empezar, los drivers de esta tarjeta permiten elegir entre 4 perfiles para 4 estilos de juego diferenciados: el modo FPS mejora el posicionamiento de pasos y disparos para una inmersión táctica total en los shooters; el modo RTS optimiza la representación de efectos sonoros de la maquinaria, construcción y explosiones para juegos de estrategia en tiempo real; el modo RPG optimiza diálogos y efectos de sonido durante las luchas; y el modo Racing mejora la reproducción del rugido del motor y otros efectos en juegos de carrera.
Además de esto, las tecnologías Dolby Home Theater se aseguran de proporcionar diálogos claros y efectos envolventes, siendo capaces incluso de codificar una señal estéreo y convertirla en multicanal para sistemas 5.1 o 7.1. También incluye tecnologías de DTS UltraPC II, Xear Sorround y FlexBass.
Si nos ceñimos a su hardware, la Asus Xonar Phoebus viste un DAC PCM1796, el cual ofrece una SNR de 118 dB (algo por debajo del modelo anterior) y un THD ínfimo de 0.00039%. Por su parte, el procesador de audio es capaz de obtener una frecuencia de muestreo de 192 kHz y un máximo de 24 bits para una reproducción musical de alta fidelidad.
En este sentido también ayuda su amplificador para auriculares de alta impedancia (hasta 600 ohmios). Pensando en auriculares de gran sensibilidad, Asus ha optado también por aplicar a nivel de circuitería un aislamiento que evita interferencias electromagnéticas generadas por otros componentes y que podrían afectar a la señal de audio.
Los puertos que ofrece la Asus Xonar Phoebus Solo consisten en 5 salidas análogicas con puertos jack de 3.5mm, otra entrada 3.5mm para micrófonos y una salida digital S/PDIF con puerto óptico, además de una auxiliar con conector de cuatro cabezales.

Creative Sound Blaster Z

Tarjetas de sonido internas: Creative Sound Blaster Z

La Creative Sound Blaster Z es la tarjeta de sonido de Creative pensada para un público gamer. No es ni de lejos tan completa y fidedigna como la SoundBlaster ZxR, pero tiene características muy interesantes y es considerablemente más barata.

Al igual que la tarjeta tope de gama de Creative, lleva el procesador de audio multinúcleo Sound Core3D. Este procesador gestiona directamente los efectos de SBX Pro Studio Pro y CrystalVoice, liberando así a la CPU de una carga de trabajo adicional.
Este DSP proporciona un SNR de 116 dB y una respuesta de frecuencia entre los 100Hz y los 20kHz, y posibilita además una frecuencia de muestreo máxima de 24 bits y 192kHz. Desafortunadamente, no cuenta con amplificador integrado para auriculares de alta impedancia.
Como no podía ser de otra manera en una tarjeta de sonido para gaming y multimedia, incorpora tecnologías de EAX, Dolby Digital y DTS para un sonido envolvente, que en esta ocasión queda limitado a altavoces 5.1 a través del conector óptico de salida digital.
Completa el apartado de salidas y entradas el pertinente conector de 3.5 mm para auriculares, 3 puertos 3.5mm para altavoces, un puerto de entrada de línea y micrófono y una entrada óptica para cable coaxial, además del puerto de salida óptico ya mencionado antes.
Como último detalle, destacar que Creative acompaña esta tarjeta de sonido con un micrófono Sound Blaster diseñado para atender llamadas de voz con manos libres y mantener conversaciones con otros jugadores en juegos online.

Asus Xonar DGX

Asus DGX

Regresamos a Asus y cerramos capítulo con la tarjeta más humilde de todas las aquí presentes, con una calidad más que adecuada para gaming y multimedia.

La Asus Xonar DGX proporciona una experiencia de audio de alta fidelidad, con una frecuencia de muestreo de hasta 192kHz y 24 bits. Su SNR de 105 dB baja un escalón respecto a los modelos anteriores, aunque sigue siendo muy superior a lo habitual en las tarjetas de sonido integradas.
Donde sí queda patente sus menores capacidades es en la ausencia de amplificador para auriculares de alta impedancia y un rango de frecuencia más reducido, entre 10 Hz y 48 KHz, aunque como punto favorable su nivel de distorsión armónica se mantiene bajo (apenas un 0.0017% de THD).
En tecnologías soportadas va bien surtida para el precio que tiene: cuenta con DTS Interactive Encoder y DTS Neo para un sonido multicanal y Xear 3D para un sonido envolvente virtualizado, además de FlexBass y un ecualizador por software de 10 bandas.
Algo bueno de esta tarjeta, frente a su competidor directo en la misma gama, la Creative Sound Blaster Z, es que el modelo de Asus soporta audio multicanal 7.1 en su conexión óptica S/PDIF. Además de esta, cuenta con 4 salidas analógicas para auriculares y altavoces y un puerto de entrada de línea y micrófono.
Como apunte final, mencionar que su perfil bajo sin PCB posibilita su instalación en cajas Mini-ITX, algo que resulta imposible con las tarjetas de sonido internas que hemos ido viendo hasta el momento.

Asus Xonar DGX - Tarjeta de Sonido Interna
Asus - Ordenadores personales
78,87 €

Mucha gente se pregunta si vale la pena invertir dinero en unos buenos ventiladores para PC. Mi respuesta es siempre la misma: depende.
Bajo mi punto de vista, hay unas cuantas circunstancias bajo las cuales valdría la pena gastar algo de dinero en ellos:

  • Tienes pensado hacer overclock en la CPU, la placa base o la gráfica.
  • Tienes montados componentes muy tragones, con TDP muy altos.
  • Vives en un sitio caluroso y en verano tu PC se transforma en un reactor nuclear.
  • Los ventiladores que tienes ahora mismo en tu PC son muy ruidosos y quieres cambiarlos por unos más silenciosos.
  • La caja externa de tu PC no traía los suficientes ventiladores o tiene mal diseñado el flujo de aire y necesitas añadir más ventiladores.
  • Te ha saltado en más de una ocasión la alarma por temperatura de la BIOS. y crees que puede ser por la poca eficiencia del ventilador de serie.

Bien, en estos casos es muy recomendable comprar ventiladores para PC. Lo bueno es que los ventiladores y disipadores son, con toda seguridad, el componente más barato, así que no hace falta gastarse mucho dinero en ellos.
Esta guía la hemos clasificado en los distintos tipos de ventiladores y disipadores que pueden comprarse: ventiladores para la CPU, ventiladores para la tarjeta gráfica y ventiladores suplementarios para la caja. También dedicaremos unas líneas finales a hablar sobre la refrigeración líquida.

Ventiladores para el procesador

Todos los procesadores, sean de la gama que sean, vienen con un ventilador o un disipador de serie; de lo contrario, reventarían de calor a los pocos segundos.
ventiladores para cpu
Bien, en el 80% de los casos, el ventilador de serie es suficiente. Para personas que no juegan, o que no hacen un uso intensivo y exigente del ordenador, se me hace difícil justificar la compra de un ventilador distinto al que ya viene con el procesador.
Para el resto de usuarios, sí que puede ser recomendable adquirir un ventilador mejor. Me refiero a jugones que dedican muchas horas del día a jugar, gente que hace o tiene pensado hacer overclocking en la CPU o usuarios que, en definitiva, le dan mucha tralla al procesador.
Hay otra circunstancia bajo la cual es altamente recomendable actualizar el ventilador de la CPU: si ya ha pasado algún tiempo desde que lo compraste. En un periodo de unos 5 años (algunos afirman que mucho antes, yo tengo mis dudas) la pasta térmica del ventilador está ya prácticamente deshecha, por lo que se antoja necesario volverle a poner, y ya que se hace esto ¿por qué no instalar un nuevo ventilador?
El ventilador para CPU más habitual consiste en un disipador de mayor o menor tamaño, al cual se le adjunta un ventilador. El disipador se encarga de «chupar» el calor que irradia el procesador a través de la pasta térmica, y el ventilador va refrigerando a su vez el disipador, expulsando ese calor.
¿Qué has de tener en cuenta al comprar uno? Principalmente que sea compatible con el socket de tu procesador. Los ventiladores tienen unas patillas que son las que van ancladas a la placa base, y el tamaño y disposición de estas han de coincidir con tu placa y el procesador que tengas. Bastaría con fijarte en la compatibilidad del ventilador y ver si es compatible con tu socket.
Aparte de esto, hay un par de consideraciones más:

  • Los ventiladores grandes rinden mejor que los pequeños a igualdad de revoluciones (RPM). Esto significa que puedes usar un ventilador grande a bajas revoluciones en lo que antes usabas un ventilador pequeño a altas revoluciones, reduciendo notablemente el ruido.
  • Puesto que un ventilador grande rinde mejor, seguramente querrás uno grande, pero entonces fíjate en que el ventilador que compres quepa en tu torre y no se vea impedido por otros elementos instalados en la placa base, como la memoria RAM.

Ventiladores para la tarjeta gráfica

Mientras que los ventiladores para CPU son una opción recomendable para muchas más personas, por los motivos que ya he expuesto antes, los ventiladores para tarjeta gráfica son menos necesarios.
Realmente solo recomendaría un sistema de refrigeración de tarjeta gráfica en el caso que tengas previsto hacer overclocking. Y a veces ni siquiera es necesario comprar uno: la tendencia en los últimos años ha sido que los ensambladores de tarjetas gráficas (MSI, Gigabyte, Asus, EVGA, etc) monten en sus gráficas ventiladores muy potentes y ya preparados para el overclock.
Así pues, estos ventiladores son indicados para quienes hayan comprado una gráfica cuyos ventiladores de serie no sean nada del otro mundo, o para quienes tengan una gráfica ya algo antigua y quieran alargar su vida útil exprimiéndola mediante overclock.
Con los ventiladores para tarjetas gráficas más de lo mismo que antes: hay que mirar primero la compatibilidad con nuestra tarjeta, y segundo que los ventiladores no choquen con otros elementos de la placa base. En este sentido suelen dar problemas con la RAM, puesto que la ranura PCIe suele quedar muy cerca de las ranuras de la RAM.

Ventiladores suplementarios para el PC

Los ventiladores suplementarios son los que instalamos en la caja o torre de nuestro PC.
Lo lógico es que la torre que compramos ya venga con los ventiladores básicos esenciales, pero lo lógico es también que la torre disponga de una serie de huecos libres para que instalemos unos cuantos ventiladores adicionales si así lo deseamos, y si la torre es de calidad, que cualquiera de los ventiladores que traiga puedan sustituirse fácilmente por otros que nosotros queramos.
El tamaño más habitual es de 120mm. Luego también hay de 80mm, 140mm o 160mm. Los ventiladores de 120mm se da por buenos y suficiente para la mayoría de configuraciones. No obstante, al comprar ventiladores suplementarios lo más importante es diseñar un buen flujo de aire, siguiendo una serie de normas que me permito trasladar desde este artículo de Tom’s Hardware donde lo explican realmente bien:
flujo de aire ideal en un pc

  • Lo más importante es hacer que entre aire frío y a la vez que salga aire caliente de la caja. Esto implica montar los ventiladores de manera correcta atendiendo a las intrucciones de montaje para que unos introduzcan aire fresco y otros expulsen hacia afuera el aire caliente.
  • Hay que disponer los ventiladores para que ejerzan lo que se denomina presión negativa. La presión negativa consiste en tener más ventiladores que expulsen aire de los que lo introducen, y esto es recomendable para evitar la estanqueidad del aire.
  • La configuración ideal del flujo de aire, en una gran mayoría de casos y usos (incluso gaming) consiste en introducir aire por la parte frontal de la torre, en la parte de abajo (si la caja lo permite) y en los laterales; para expulsar el aire lo haremos con ventiladores en la parte trasera y por arriba.

La idea detrás de este flujo de aire es que el aire frío llegue a la CPU y la gráfica (los dos componentes más «calientes») y que el aire caliente que generan estos dos sea expulsado inmediatamente de la caja.
Obviamente, procura que los ventiladores sean lo mejor posibles. Marcas como Noctua, NOX y Enermax tienen muy buena fama, sobre todo en cuanto a rendimiento termal y funcionamiento silencioso.
Por norma general, cuantas más RPM tenga un ventilador, más ruido hará. Afortunadamente se puede controlar la velocidad de los ventiladores con programas como SpeedFan, del cual tienes aquí una guía estupenda.

Refrigeración líquida

Algunas personas, cuando oyen hablar por primera vez de la refrigeración líquida, quedan sorprendidos: «¿De verdad se mete agua dentro de un ordenador?». Sí, pero no de la manera que imaginan.
La refrigeración líquida consiste en un circuito estanco de agua que va refrigerando los componentes debido a la superior capacidad térmica del agua frente al aire. El agua básicamente lo que hace es extraer el calor generado, y una vez fuera de la caja vuelve a enfriarse para regresar de nuevo dentro y proseguir con el proceso de refrigeración.
refrigeración liquida
Así pues, la refrigeración líquida suele estar compuesta de una placa de transferencia térmica, que es la que va montada sobre el componente a refrigerar, unas mangueras por las cuales circula el agua y un ventilador atado a un radiador, que puede ubicarse dentro o fuera de la caja, el cual vuelve a refrigerar el agua.
Las ventajas de un sistema de refrigeración líquida son evidentes: mayor conductividad termal, y por consiguiente mayor enfriamento, además de una anulación casi total del ruido debido a la ausencia de ventiladores. ¿Desventajas? Que son más caros que los ventiladores.
En cuanto a refrigeración líquida, mejor quedarse con las marcas de reconocido prestigio: Cooler Master, Corsair, Arctic, Enermax y Antec. Todas ellas tienen buenos productos, algunas con precios nada descabellados, pero especialmente recomendable son los Corsair Hydro Series, que vienen con múltiples configuraciones y con radiadores de hasta 280mm.

Seguimos con nuestro repaso a los componentes de ordenador, y en esta ocasión hablaremos de la fuente de alimentación.
Las fuentes de alimentación, también llamadas por sus siglas PSU (Power Supply Unit), son las grandes olvidadas en la confección de un PC montado por piezas. El tema es que la gran mayoría damos por hecho que es un componente secundario, y que con cualquier fuente de alimentación nos vale.
Esto no siempre es así. Es cierto que para montajes de ordenadores muy básicos destinados a ofimática y navegación, una fuente de alimentación básica nos servirá, pues el resto de componentes que montaremos no consumirán mucho, pero en configuraciones de ordenadores más exigentes y PC para gamers, es conveniente hacerse con una fuente de alimentación potente.
El componente que más potencia eléctrica requiere hoy en día es, con diferencia, la tarjeta gráfica. Las mejores tarjetas gráficas de la actualidad son componentes muy tragones que requieren un alto voltaje.
Las exigencias energéticas se incrementan si se tiene pensado hacer overclocking, para lo cual es imprescindible que la fuente de alimentación tenga potencia de sobras y, sobre todo, que mantenga la estabilidad cuando toqueteamos voltajes de la RAM o el procesador, y también de la gráfica.
Por lo tanto, no solo nos fijaremos en la potencia en vatios que ofrece la fuente de alimentación, sino de la marca que la ha fabricado, basándonos en su reputación, en la calidad de materiales que emplea y en la experiencia que tiene en la fabricación de fuentes de muchos vatios.

La fuente de alimentación no es solo su potencia en vatios, sino la calidad de sus condensadores y cables y su eficiencia energética.

Las marcas más reputadas y que ofrecen más garantías en este sentido son Tacens, NOX, Corsair, EVGA y Enermax. Estas marcas tienen los suficientes modelos en el mercado para cubrir las necesidades de todo tipo de usuarios, desde el que necesita una fuente de alimentación muy elemental, hasta el que necesita una fuente de alimentación de gama alta.

Aspectos clave en la compra de una fuente de alimentación

Eficiencia energética

Es seguramente el punto clave. La eficiencia energética viene establecida con la certificación 80 PLUS e indica cuánta potencia real obtiene de la corriente.
Básicamente esta certificación asegura que esa fuente aprovechará como mínimo el 80% de la electricidad que consume para convertirla en corriente continua aprovechable por tu ordenador. Así pues, una fuente de 800W sin certificación 80 PLUS proporciona entre 500W-600W reales, transformándose el resto en calor disipado.
De la misma manera, una fuente de 600W certificada, proporciona más potencia real que una fuente de 800W sin certificar. La fuente de 600W certificada proporcionará unos 550W mínimo, mientras que la de 800W sin certificar andará en torno a los 500W en el mejor de los casos.
Es por esto que es importante apostar por marcas conocidas, pues son las que suelen certificar sus fuentes de alimentación. Además, has de saber que existen varias categorías de certificación, siendo la 80 PLUS la más baja, y la 80 PLUS Titanium la más alta.

certificación 80 plus
Gráfico extraído de la Wikipedia

Como ves, en la tabla se diferencia entre niveles de carga, y es que la eficiencia de una PSU varía en función de la carga que tenga. Generalmente, la mayor eficiencia se consigue en torno al 50%, así que si el consumo total de nuestro ordenador es de 500W, para conseguir un nivel de eficiencia óptimo necesitaríamos una fuente de alimentación de 1000W y certificada con 80 PLUS Titanium.
¿Qué implicaciones tiene esto? Básicamente de consumo. Cuanto más eficiente es una PSU, más ahorro eléctrico tienes, ya que se desperdicia menos electricidad.

Ya ves que, lo que en principio parece un componente secundario, se complica en cuanto profundizas en él. Por esto es importante hacer un cálculo del consumo total que tendrá tu PC y comprar una fuente de alimentación acorde a ese consumo estimado, comprando siempre una fuente certificada y dejando un margen de holgura de un 30% aproximadamente para alcanzar esa máxima eficiencia.

Comprar una fuente de alimentación sin certificar también plantea otros problemas derivados, y es que al desperdiciar gran parte de la corriente en forma de calor, la temperatura de la fuente aumenta y el ventilador se pone a trabajar al máximo para disipar ese calor, de forma que también hará más ruido.

Cantidad y disposición de los cables

Otro aspecto importante es la cantidad de cables que tenga la fuente de alimentación que escojamos. Básicamente habremos de fijarnos en que disponga de todos los cables necesarios para alimentar todos los componentes de nuestro PC que así lo requieran.
Generalmente suele ser así, pero no está de más que te asegures para no llevarte sorpresas. Las tarjetas gráficas de gama alta suelen requerir cables de 8 pines, así que en caso de montar una de esas necesitarías una fuente con cable de 8 pines o de 6 + 2.
Otra cosa que has de tener en cuenta respecto a los cables es que existen fuentes de alimentación con cables modulares. Esto significa que puedes conectar en la fuente únicamente aquellos cables que vas a utilizar, ahorrando así un considerables espacio dentro de la torre del PC y optimizando el flujo de aire para una mejor refrigeración. Puede parecer una tontería, pero esta es una característica realmente útil y que se agradece mucho con el tiempo.
Y por último, recomendar siempre una fuente de alimentación cuyos cables vengan protegidos con malla para una mayor seguridad.

¿Único raíl de 12v o múltiples?

Mucho se ha escrito y se escribirá sobre este tema, sin acabar de sacar agua clara del asunto.
El raíl de 12v es el que alimenta los componentes más tragones de un PC, estos son la gráfica, la CPU y los discos duros. Se dice que es mejor que la fuente tenga un único raíl de 12v, y que cuanto más amperaje tenga este, mucho mejor.
Muchos fabricantes de fuentes de alimentación suelen implementar múltiples raíles de 12v para evitar problemas de estabilidad por un amperaje excesivo en la línea, mientras que otros diseñan un único raíl de gran amperaje bajo el supuesto que esto es mejor para alimentar una tarjeta gráfica muy tragona.
Lo cierto es que, tal como indican algunos, esto es más mito que otra cosa. Mi consejo: no te rompas la cabeza con esto. Mientras ciñas tu compra a uno de los fabricantes de reputación y adquieras una fuente de alimentación con margen suficiente para alimentar todos tus componentes, deberías quedar bien servido.

Generalmente el primer componente que escogemos a la hora de montar un PC es el procesador. A continuación van las placas base. Y es que son compras que están directamente relacionadas.
En este artículo vamos a darle un repaso a las prestaciones y características a tener en cuenta a la hora de comprar una placa base.

Aspectos a tener en cuenta en la compra de una placa base

La primera decisión con respecto a tu placa base es el tamaño, en este caso conocido como factor de forma.
Las placas base pueden ser ATX, Micro-ATX o Mini-ITX. Hay otros tamaños, como el Extended-ATX o el Nano-ITX, pero son muy poco habituales. Aquí tienes una comparativa de los distintos tamaños, cortesía de dawpa2000.
factores de forma placas base
¿Qué tamaño elegir? Básicamente el que se ajuste al tipo de torre o caja de tu PC. Lo más habitual son las placas base ATX o Micro-ATX, que ofrecen el tamaño y los slots de expansión suficientes para hacer crecer tu PC en un futuro si así lo quisieras. Mini-ITX son frecuentes en ordenadores compactos como barebones o Mini-PC.
La segunda decisión en la compra de una placa base tiene que ver con el procesador escogido: has de comprar una placa base compatible con el zócalo (socket) de tu procesador. Es por esto mismo que al inicio decía que la compra de un procesador y una placa base están estrechamente ligadas, pues una depende de la otra. De hecho, están tan relacionados que habitualmente, cambiar de procesador implica cambiar también la placa base.
En este sentido hay que decir algo que por obvio no deja de ser necesario recordar: hay que comprar una placa base en función de nuestro procesador, no al revés. Digo esto porque a veces ves a personas comprando placas base de gama alta y funciones avanzadas para después montar en ellas procesadores de gama media-baja, lo cual es absurdo.
Generalmente suele haber una correlación: si has comprado un procesador de gama alta, necesitarás una placa base de gama alta para exprimirlo al máximo. Si has comprado un procesador normal, una placa base normal te bastará. Y si has comprado un procesador básico y barato, una placa base igual de básica y barata será suficiente para montarlo.
En este sentido hay que fijarse un poco en el chipset que monta la placa base. Un chipset es el conjunto de circuitos que lleva la placa base, y que se encargan de integrar todos los elementos que montamos en ella. Cada socket tiene sus propios chipsets, y algunos son mejores que otros porque incluyen más o menos características o soporte para unas tecnologías u otras.
Lo cierto es que entre los sockets y los chipsets hay un lío considerable, porque hay muchos y la información sobre ellos es muy confusa. En esta guía he tratado de simplificarlo al máximo para que no te vuelvas loco, aclarando únicamente las diferencias clave entre los distintos chipsets de cada socket.

El chipset tiene su importancia, pero a veces las diferencias entre ellos son mínimas. Para no volverte loco entre las decenas de chipsets que existen, olvídate del tema del chipset y simplemente analiza las características de la placa base para ver si encajan con lo que necesitas

El siguiente factor a considerar son los slots (ranuras) para las tarjetas de memoria RAM.
Lo ideal sería que compraras una placa base con cuatro ranuras para memoria RAM: puedes instalar dos módulos de RAM (para aprovechar la memoria de doble canal) y aún tendrías dos slots más para aumentar la RAM en un futuro.
Seguidamente nos fijaríamos en las ranuras PCI. Estas ranuras sirven para acomodar componentes clave, como por ejemplo nuestra tarjeta gráfica, tarjeta de vídeo, tarjeta de red, etc.
Para instalar alguna de las mejores tarjetas gráficas del mercado necesitarás mínimo una ranura PCI Express x16. El resto de ranuras PCI dependen exclusivamente de tus necesidades de expansión.

ranuras pci de las placas base
Imagen: Rainer Knapper, Free Art License

Hace años lo habitual era comprar placas base que tuvieran muchos slots de expansión para instalar en ellos la tarjeta de red o de sonido; hoy en día estos componentes ya los traen de serie las placas base, por lo que no son necesarias tantas ranuras PCI.

El siguiente aspecto clave: las conexiones SATA. Estas sirven para conectar las unidades de disco duro o SSD para el almacenamiento interno de nuestro PC.
A este respecto hay que seguir una lógica aplastante: necesitas tantos puertos SATA como unidades de almacenamiento tengas. Pero a modo de recomendación particular, es conveniente que haya más puertos SATA, cuantos más mejor, en previsión de futuras ampliaciones.
Sería raro que una placa base no lo tuviera hoy en día, pero asegúrate que sus puertos son SATA 3 para un máximo rendimiento con discos SSD.
Más cosas a tener en cuenta: las conexiones para periféricos.
La más importante probablemente sea la inclusión de puertos USB 3.0. Esto es especialmente importante si tienes un buen disco duro externo compatible con este estándar. La diferencia con el USB 2.0 es abismal, hoy en día casi todas las placas base lo incluyen y vale la pena pagar por ello.
Además de todo esto, quizás te interese comprar una placa base que integre algunos componentes como la tarjeta de sonido o una tarjeta de red, componentes que, de lo contrario, tendrías que comprar por separado.
Sería muy raro que te encontraras placas base que no llevan de serie una tarjeta de red o de sonido, pero haberlas «haylas», sobre todo en el segmento de la gama baja. Por lo tanto, si no quieres andar comprando esos componentes, fíjate que tu placa base los incluya.
Por último, me gustaría hablar un poco sobre las funciones extra que suelen incorporar los fabricantes de placas base, y que en la mayoría de ocasiones van dirigidas hacia un público entusiasta del overclocking, geeks y gamers. En un 90% de los casos, esas funciones avanzadas son innecesarias para el usuario medio, incluso para gente a la que le gusta jugar mucho con su ordenador.
Este tipo de usuarios avanzados y entusiastas de la informática probablemente no necesiten consultar una guía de compra como esta y tengan ya muy claro qué placa base necesitan. Así pues, si perteneces a ese 90% de usuarios medios de informática, no te preocupes mucho al respecto de esas funciones avanzadas y limítate a seguir las recomendaciones que te hemos dado en esta guía. Créeme que ahorrarás tiempo y dinero.
componentes placas base
¿Qué es el NorthBridge y el SouthBridge?

Siempre digo que hay dos formas tremendamente fáciles y muy rápidas para mejorar el rendimiento de un PC de manera inmediata: comprando un disco SSD o agregando más memoria RAM.
La memoria RAM es un componente clave en el correcto funcionamiento de tu PC; ya puedes tener el procesador y el disco duro más rápido del mundo, que si tu RAM es escasa o lenta, el ordenador irá lento.
La RAM es básicamente un almacén temporal donde se almacenan los datos que utilizas en ese momento, y sirve para que el procesador pueda operar a la máxima velocidad posible con un acceso inmediato a esos datos. Si tuviera que hacerlo directamente cogiendo esos datos del disco duro, tardaría muchísimo más.

La memoria RAM es un componente clave de tu PC, y la buena noticia es que es muy barata y muy fácil de instalar

Si acudes directamente a un comercio verás que hay decenas y decenas de módulos de memoria RAM de distintos tipos y diferentes características; que si latencias, que si frecuencias, tamaños, voltios, etc.
Lo que suele hacer la mayoría de gente es comprar memoria RAM de mucha capacidad, el máximo posible, pensando equivocadamente que cuanto más, mejor. Sin embargo, la cantidad de memoria RAM no es lo único a considerar, pues son igual de importantes la frecuencia y la latencia.
Aunque pueda parecer lo contrario, comprar memoria RAM es en realidad mucho más simple de lo que parece: lo más recomendable para la gran mayoría de usuarios es comprar memoria RAM DDR3-1600 y latencia CAS 9. El por qué es bien simple: obtendrás un rendimiento excelente para todo tipo de usos, todos los sockets de procesadores actuales las soportan y son muy baratas.

Claves para acertar en la compra de una memoria RAM

A continuación te explicamos todo lo que has de saber acerca de las memorias RAM.
Si aún tienes dudas sobre qué memoria RAM comprar, o si quieres saber más sobre cómo funcionan y cuáles son sus características principales, te irá bien leer esto.

¿Cuánta RAM necesito?

Generalmente, cuanta más RAM, mucho mejor, pero en última instancia depende del uso que le des a tu ordenador.
Lo mínimo recomendable son 4GB, incluso para usos básicos como navegación por Internet y ofimática. Para jugar a juegos actuales de manera holgada se recomienda un mínimo de 8GB, mientras que para todo tipo de usos intensivos es mejor partir de los 16GB en adelante.
Generalmente, 16GB de RAM o más es una cantidad innecesaria para la inmensa mayoría de usuarios y a las que solo le sacarán provecho profesionales de edición de vídeo y modelado 3D.
Otra cosa que has de tener en cuenta es que para disfrutar de cantidades de RAM mayores de 4GB necesitas que tanto tu procesador como tu sistema operativo sean de 64 bits. Si pones 8GB de RAM en tu sistema, pero este es, por ejemplo, un Windows de 32 bits, solo podrás aprovechar 4GB de RAM. Por absurdo que parezca, te sorprenderías de la cantidad de ordenadores ya montados y puestos a la venta en grandes superficies que venden como reclamo publicitario 8GB o 16GB de RAM pero incluyen un sistema operativo de 32 bits.

Tipos de memoria RAM

Hasta ahora, estos son los distintos tipos de memoria RAM que ha habido:

  • SDR: La memoria RAM de los ordenadores antiguos.
  • DDR: Mejora que se introduce en ordenadores a partir del 2002.
  • DDR2: Una nueva mejora aparecida en el 2004. Aún podrás encontrar módulos a la venta, pero es tontería comprar memoria DDR2 habiendo la DDR3, a no ser que tu placa base sea muy antigua y únicamente sea compatible con DDR2.
  • DDR3: Otra mejora estandarizada en el 2007 y hasta nuestros días. Actualmente la mayoría de memorias RAM en el mercado son DDR3.
  • DDR4: La más reciente, aparecida en el 2014. No aporta prácticamente ninguna mejora en rendimiento respecto a la DDR3, pero si un menor consumo.

Las memorias DDR3 funcionan de manera excelente, son muy rápidas y son compatibles con todos los procesadores y sockets actuales. También existe la DDR3L, que es una versión de la DDR3 de menor consumo (1.35 voltios frente a los 1.5 voltios de la DDR3 normal). Para aprovecharla, has de ponerla en un procesador y placa base específica de DDR3L, de lo contrario funcionará al voltaje habitual de las DDR3.

Las memorias DDR3 son el estándar aún hoy en día, tienen un rendimiento excelente y son compatibles con todos los sockets actuales.

Cada tipo nuevo de RAM ha traído consigo ventajas respecto al anterior: capacidades superiores, mayores frecuencias, más ancho de banda, disminución de latencias… No obstante, es importante remarcar que no son compatibles las unas con las otras. Es decir, si tu procesador y placa base soportan DDR2, únicamente podrás instalar RAM DDR2, y lo mismo con la DDR3.
Hay una excepción a esto con los procesadores Skylake que soportan memorias DDR4 y DDR3L, pero nunca mezcladas. Es decir, puedes tener dos módulos DDR3L o dos módulos DDR4, pero no un módulo DDR3L y otro DDR4 al mismo tiempo.

¿Compro un módulo o dos?

memorias ram
A la hora de comprar memoria RAM, es mejor comprar dos módulos idénticos en vez de uno solo.
Por ejemplo, si quieres 8GB de RAM, es mejor comprar un kit con dos módulos de 4GB, en vez de un solo módulo de 8GB.
¿Por qué? Porque así se configurará una memoria de doble canal, una característica de las placas base modernas para duplicar el ancho de banda entre la RAM y la CPU. En pocas palabras: para mejorar el rendimiento.
Es importante remarcar que para hacer funcionar el doble canal de memoria, el módulo que compramos tenga esta característica (la mayoría lo tienen) y que los módulos que instalamos sean del mismo tipo, la misma frecuencia y a poder ser de la misma marca.
Si instalas en tu equipo dos módulos de memoria RAM con distintas frecuencias, la memoria correrá a la velocidad del módulo con la frecuencia más baja.

¿Qué es más importante? ¿Frecuencia o latencia?

La frecuencia de la memoria RAM se mide en megaherzios (MHz) y tiene su efecto en la velocidad que tiene a la hora de realizar sus operaciones.
Por otro lado está la latencia de la RAM, que es lo que tarda nuestra RAM en mover los datos desde uno de sus chips de memoria hasta los conectores donde se inserta el módulo RAM en la placa base. La latencia se expresa en las especificaciones con el nombre de CAS o CL y acompañada de un número. Cuanto menor sea este número, mejor es la latencia.
Como puedes imaginar, la velocidad de una memoria RAM es una combinación muy delicada de ambas características, y es bueno buscar un equilibrio entre ambas para obtener el máximo rendimiento.

El desconocimiento de estos conceptos es lo que lleva a muchas personas a comprar equipos ya montados con enormes cantidades de RAM, por ejemplo de 12GB o 16GB, pero cuya velocidad es baja por la escasa frecuencia o latencia de estas.

memoria RAM
En términos generales, y sin entrar demasiado en detalle, la frecuencia es un dato más importante que la latencia. Uno de los mejores artículos que explican la diferencia entre frecuencia y latencia, y por qué la primera es más importante, es el Speed Vs Latency del blog de Crucial.
Lo que dice básicamente es que a partir de una determinada frecuencia (1333MHz) la latencia real permanece prácticamente igual aún cuando el valor CAS aumenta. Lo que ocurre es que a medida que la frecuencia se incrementa, los ciclos de reloj disminuyen, traduciéndose en unas latencias efectivas más bajas. De esta manera, una memoria a 1333MHz y CL9 tiene una latencia real exactamente igual que una memoria a 2666MHz y CL18.
Una memoria RAM DDR3, a 1866MHz y latencia CL9 ofrece un rendimiento óptimo casi para cualquier tarea. Las memorias superiores a los 2133MHz ofrecen una mejora de rendimiento marginal, y además empiezan a ser mucho más caras, por lo que no compensan.
Uno de los mejores tests que se han hecho al respecto es este de Anandtech y el cual ya he mencionado antes.

¿Qué es Intel XMP?

Cada vez más memorias incluyen un perfil XMP (Extreme Memory Profile), que es una especie de overclock seguro y automático.
Los fabricantes hacen tests para probar valores de overclock seguros para sus memorias, y almacenan estos valores en sus memorias para que los usuarios puedan aplicarlos de manera automática sin tener que hacer overclock ellos de manera manual.
El XMP debe activarse desde la BIOS, pues de lo contrario seguramente no se activará. Aquí tienes un buen artículo que lo explica con más detalle.
AMD tiene algo similar, y se llama AMP.

En este artículo queremos ofrecerte una serie de guías y consejos antes de comprar un disco duro interno.
Y es que, aunque los discos SSD tienen un mejor rendimiento, los discos duros rígidos siguen siendo la opción predilecta por muchas personas aún hoy en día, debido al poco precio por mega que tienen, pudiendo así albergar grandes capacidades de almacenamiento por poco dinero.
Aún así, no todos los discos duros son iguales, y es por ello que en este artículo encontrarás las claves para acertar en la compra del tuyo.

HDD vs SSD

Probablemente la primera decisión que debes tomar antes de comprar un disco duro interno es elegir entre un SSD o un disco duro rígido.
Ya hablamos largo y tendido sobre los discos SSD en este otro artículo. Para refrescarte la memoria, o para los perezosos que no quieran leer el artículo entero, estas son las diferencias fundamentales entre ambos:
[su_row]
[su_column size=»1/2″]
SSD
[su_list icon=»icon: thumbs-up» icon_color=»#73d419″]

  • Mucho más rápidos
  • Consumen menos y no hacen ruido
  • Tienen una vida más larga

[/su_list]
[su_list icon=»icon: thumbs-down» icon_color=»#d44d19″]

  • Bastante más caros
  • Tienen menor capacidad

[/su_list]
[/su_column]
[su_column size=»1/2″]
HDD
[su_list icon=»icon: thumbs-up» icon_color=»#73d419″]

  • Muy baratos
  • Amplias capacidades de almacenamiento

[/su_list]
[su_list icon=»icon: thumbs-down» icon_color=»#d44d19″]

  • Más lentos
  • Consumen más y hacen ruido

[/su_list]
[/su_column]
[/su_row]
La recomendación que te hará cualquier informático a la hora de elegir entre un SSD y un HDD es que compres un SSD si lo que quieres es un gran rendimiento, y si lo que quieres es tener la mayor capacidad de almacenamiento, lo suyo es comprar un disco duro rígido tradicional.
En este sentido, lo que hace mucha gente es comprar un SSD como disco duro interno principal donde alojar sistema operativo y los programas más usados, y comprar un disco rígido tradicional de gran capacidad, donde poder alojar el resto de datos y documentos.

Compra un disco duro si lo que quieres es capacidad de almacenamiento. Compra un SSD si lo que quieres es rendimiento

Factor de forma

La segunda gran decisión es seleccionar el formato y tamaño adecuado para el disco duro interno de tu PC. Afortunadamente las opciones se reducen a dos:

  • Tamaño de 3.5″ pulgadas, el habitual en los PC de torre y sobremesa
  • Tamaño de 2.5″ pulgadas, el habitual en portátiles o videoconsolas

Evidentemente, y como bien puedes presuponer, los discos duros de 3.5″ suelen tener mayores capacidades que los de 2.5″, y esto es por una pura cuestión física: en un disco duro los datos se guardan en disco magnético giratorio, y cuanto más grande es ese disco, mayor capacidad de almacenamiento podrá tener.
Es por esto que los discos duros de 3.5″ llegan a los 4 TB, mientras que un disco duro de 2.5″ se queda en los 2TB.
disco duro interno de 2.5
Huelga decir que la decisión es exclusivamente en función de lo que puedas poner en tu ordenador. Si se trata de un PC de torre seguramente tendrás espacio de sobra para instalar un disco duro interno con factor de forma 3.5″, mientras que si tu ordenador es un portátil, únicamente podrás instalar un disco duro de 2.5″.

Si tienes un portátil estarás limitado a los discos duros de 2.5″

Capacidad de almacenamiento

Ya que en un disco duro lo importante es la capacidad de almacenamiento por encima del rendimiento, en este apartado habrá que escoger un disco duro cuya capacidad sea lo más amplia posible.
Actualmente los discos duros rígidos tienen el precio por MB más bajo, y es habitual encontrar discos de grandes capacidades a precio de risa.
Por ejemplo, podemos encontrar un disco duro interno de 4TB al mismo precio que encontraríamos un SSD de 500GB. Como ves, la diferencia es sustancial, y es lo que hace que mucha gente aún se decante por los HDD frente a los SSD, pese a ser conscientes que son considerablemente más lentos.
De esto último, del rendimiento, hablamos a continuación.

Rendimiento

En cuanto a rendimiento hay una cosa clara: los SSD son imbatibles en este aspecto.
disco duro rigido
En concreto, los SSD barren a los discos duros rígidos en dos apartados: velocidad de transferencia y velocidad de acceso. Para que te hagas una idea, un SSD suele reaccionar en unos 0,15 milisegundos, mientras que un disco duro rígido está entre los 7 y los 16 ms.
Esto se traduce en un acceso casi instantáneo, y es lo que provoca que en los SSD el sistema operativo se inicie en unos pocos segundos y los programas se abran en un plis plas.
Sabiendo esto, un disco duro puede tener también diferencias importantes en cuanto a rendimiento dependiendo de un modelo u otro. En especial hay que prestar atención a lo siguiente:
 

  • RPM: Son las revoluciones por minuto, y cuanto mayores sean, más rápido será el disco transfiriendo archivos desde un disco a otro. Los discos de 2.5″ suelen ir a 5.4000 rpm. Los discos de 3.5″ habitualmente funcionan a 7.200 rpm, aunque en ocasiones también los hay de 5.400 rpm (son más silenciosos) y de 10.000 rpm (los discos duros más rápidos).
  • Cache: La cache de un disco duro interno es una memoria que este utiliza para acelerar datos que el disco tiene previsión de usar en breve, por lo tanto, teóricamente cuanto mayor sea la cache de un disco duro, mejor rendimiento tendrá. De todos modos, la mejora en el rendimiento no es demasiado grande, así que un disco duro con 32MB o 64MB bastaría.
  • Conexión: El tipo de conexión también determina el rendimiento del disco. Anteriormente los discos duros usaban una conexión llamada IDE, pero a día de hoy todos los discos duros emplean el estándar SATA (Serial ATA), que es más rápida y, a fin de cuentas, funciona mejor.

En resumidas cuentas, para que tu disco duro interno tenga el mejor rendimiento posible has de mirar sus RPM, su cache y si emplea la interfaz de conexión SATA.

Durabilidad y fiabilidad

Puesto que los discos duros tradicionales son mecánicos, sufren más desgaste, y por lo tanto tienen una vida útil inferior a la que puede ofrecer un buen disco SSD.
En teoría, un disco duro supera holgadamente los 6 años, aunque a efectos prácticos la vida útil puede ser superior. Sin ir más lejos, yo mismo tengo en casa antiguos discos duros de más de diez años y que aún funcionan perfectamente.
A este respecto, hay que considerar la tasa de errores, que es la frecuencia con la que un disco duro produce algún fallo transfiriendo o manejando datos. Los HDD modernos tienen una frecuencia de error que se calcula en torno a las 1,5 millones de horas, así que tampoco es algo por lo que preocuparse en exceso.

¿Qué disco duro interno comprar?

Visto lo visto, ¿qué disco duro interno comprar?
Mi recomendación si vas a comprar un disco duro es que te mantengas en cuatro marcas de reconocido prestigio en el mercado de los discos duros rígidos: Seagate, Western Digital, Samsung y Toshiba.

Discos duros de Western Digital

Es el fabricante de discos duros que más me gusta, y el motivo es bien simple: ofrece un perfecto balance entre fiabilidad, consumo y rendimiento, manteniendo a su vez una estupenda relación calidad-precio.
Western Digital tiene tres series diferenciadas de discos duros, clasificadas en función del uso que quieras darle:

  • Blue: Opción económica con buen rendimiento
  • Green: discos duros caracterizados por su reducido consumo y funcionamiento silencioso
  • Black: Discos duros de rendimiento superior, pensados para usos más exigentes

En la serie Blue destaca el modelo de 1TB, que además tiene 64MB de cache y funciona a 7.200 rpm. Su factor de forma es de 3.5″, aunque también puede encontrarse en un tamaño de 2.5″ a un precio ligeramente superior.
Western Digital Caviar Green 1 TB
En la serie Green destaca el WD Caviar Green de 1TB. ¿Diferencia con el anterior? Consume menos y hace menos ruido.
De hecho, los WD Green son conocidos por ser los discos duros rígidos más silenciosos. Ello se debe a una tecnología propia de Western Digital mediante la cual el cabezal no toca la superficie del disco, evitando en gran parte el desgaste por el movimiento mecánico de las piezas.
También se suma el hecho de que es un disco que funciona a 5.400 rpm, por lo que su velocidad lo hace recomendable más para almacenaje de fotos, vídeos y documentos que para un uso diario del ordenador.

Discos duros de Seagate

Una de las marcas de discos duros más conocida. Su serie de discos duros Desktop HDD ofrecen un buen rendimiento y capacidades de almacenamiento a un precio irresistible.
seagate desktop hdd
Ejemplo de ello es el Seagate Desktop HDD de 1TB de capacidad, velocidad a 7.200 rpm y 64MB de cache.
Algo bueno de los Desktop HDD es que tienen un consumo algo más reducido de lo habitual en los discos duros, siendo prácticamente inexistente cuando el disco está en reposo, sin sacrificar rendimiento.
Por lo demás, su rendimiento es el esperado en un disco duro con factor de forma de 3.5″. Lo más destacable es sin duda el precio tan bajo que tiene, siendo actualmente el disco duro de 1TB más barato que puedes encontrar en el mercado.

Disco duro interno Toshiba X300

Toshiba X300 Disco duro interno de 4 TB
En el catálogo de Toshiba la opción más interesante es la serie X300, con modelos de 4TB, 5TB y hasta 6TB. El precio de este último es bastante elevado, pero los de 4TB y 5TB cuentan con un precio por MB muy bajo, y su relación calidad-precio es fantástica.
Además de sus enormes capacidades de almacenamiento, se tratan de discos duros de gran rendimiento, con velocidades de transferencia superiores a lo normal en los discos duros rígidos, cerca de los 200MB/s.
Sorprende este increíble rendimiento, ya que funciona a 7.200 rpm, pero se explica en parte por el enorme buffer del que hace gala, con 128MB de cache. Además, Toshiba ha optimizado los tiempos de acceso de los discos duros x300, siendo de los más bajos del mercado en este aspecto.

Samsung: mejor disco duro interno de 2.5″

Nuestra última recomendación es el disco duro Samsung con factor de forma de 2.5″ y con una capacidad de 2TB.
Samsung ST2000LM003 Disco duro interno de 2 TB
Hemos elegido este disco duro como el mejor con factor de forma de 2.5″ por su combinación de buen rendimiento más un funcionamiento muy silencioso gracias a las tecnologías SilentSeek y NoiseGuard de Samsung.
Además se trata de un disco muy recomendado por usuarios de la PS4 de cara a instalarlo en la consola y ampliar su almacenamiento interno. Si lees los comentarios en Amazon, verás que son una mayoría los que han comprado este disco para usarlo en sus consolas.
Su  velocidad es de 5.400 rpm, y dispone de una cache de 32MB. Por sus características y su bajo precio por MB es también un disco duro ideal para instalar en un portátil ligero o Ultrabook.