0 Compartir

¿Tienes un gran número de archivos y te gustaría acceder a ellos desde cualquier sitio? ¿Te gustaría tu propia nube personal sin tener que contratar servicios como los de Dropbox o Google Drive? ¿Quieres un servidor multimedia en el que alojar todas tus películas y reproducirlas en cualquier rincón del mundo? Creo que lo que necesitas es un NAS.

Este dispositivo se ha puesto de moda, principalmente por dos motivos: la necesidad de almacenamiento de todos nuestros archivos personales, y la necesidad de acceder a ellos en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Un NAS hace exactamente eso: crea un servidor al que se puede acceder desde nuestra red local (en casa) y desde el exterior a través de internet, aplicando, como es lógico, una serie de protocolos de seguridad para que nuestros datos estén seguros.

Un NAS es también el perfecto aliado para una Smart TV que pueda conectarse a la red. Y es que podemos almacenar nuestras películas en el NAS, configurar un servidor DLNA o PLEX, y reproducir las películas en streaming en el TV.

Si quieres saber más sobre las posibilidades de un NAS, qué características tener en cuenta al comprar uno, y cuáles son los mejores NAS del momento, sigue leyendo.

Qué es un NAS y qué usos se le pueden dar

NAS son las siglas de Network Attached Storage. Como su propio nombre indica, es un dispositivo de almacenamiento que va conectado a la red. Así pues, se diferencia respecto a los discos duros externos en esto último: se conectan a la red.

Los usos que se le pueden dar a un NAS son bastantes. Los principales son:

  • Almacenamiento en red: el principal y el más habitual, servir como almacenamiento de archivos, accesible desde una red local o desde cualquier parte del mundo. La unidad NAS se visualiza en este caso como un disco duro más, y los archivos y carpetas tal y como lo haríamos con el explorador de archivos de nuestro sistema operativo.
  • Copias de seguridad: se puede configurar un NAS para que haga copias de seguridad de todo nuestro PC, de tan solo unas carpetas específicas o únicamente de las fotos cuando conectamos una cámara.
  • Servidor multimedia: un NAS puede establecerse como servidor multimedia, generalmente a través de DLNA o con Plex, de manera que pueden verse archivos de vídeo, música y fotos desde cualquier dispositivo conectado a internet, de manera organizada y visual.
  • Protección de los datos: un NAS actual viene configurado con protocolos de seguridad que aseguran los datos frente a posibles ataques externos. Además, algunos de ellos pueden configurarse en RAID 1, configuración que copia los datos del segundo disco duro de forma redundante.
  • Nube personal y privada: aunque servicios como Dropbox o Google Drive nos aseguren que nuestros datos están aislados y protegidos, coincidiréis conmigo en que es mucho más seguro y privado disponer de los datos en una nube privada, de la cual únicamente nosotros tenemos conocimiento y solo nosotros tenemos acceso.
  • Servidor de descargas: la mayoría de NAS actuales incorporan también un servidor de descargas, tanto por descarga directa como por Torrent, pudiendo dejar archivos descargándose en el NAS el tiempo que sea necesario, ahorrándonos el tener que dejar el PC encendido.
  • Soporte para aplicaciones: algunos NAS también incluyen funcionalidad y soporte para aplicaciones, de manera que los desarrolladores pueden crear nuevas aplicaciones con funcionalidades extra. Por ejemplo, existen aplicaciones para utilizar un NAS como servidor para un blog de WordPress, o para un servidor de medios como Plex.

Características a tener en cuenta al comprar un NAS

El primer elemento a considerar en la compra de un NAS es, obviamente, la capacidad de almacenamiento. Hoy en día, cualquier NAS cubre grandes capacidades de almacenamiento, pero la diferencia entre unos y otros está en si traen los discos duros ya incluidos o no.

En la mayoría de modelos se puede escoger entre comprar un NAS que traiga ya instalados los discos duros o comprar un NAS vacío e instalar en él los discos duros internos que nosotros queramos. La primera opción suele ser más barata, a no ser que tengas en casa un par de discos duros sin utilizar de un ordenador antiguo.

En cualquier caso, la instalación de un disco duro en un NAS es algo muy simple. Los NAS con opción de añadirles tus propios discos duros, vienen preparados para tal efecto, y generalmente suele ser tan fácil como abrir la tapa y encajar el disco en la bahía. Los NAS funcionan con discos de 3.5″.

Otra característica indispensable es la potencia del hardware que utilice. Un NAS requiere de un procesador y de memoria RAM para poder funcionar, y de su mayor o menos potencia depende que podamos hacer más o menos cosas con nuestro NAS.

Esto es importante, por ejemplo, si queremos comprar un NAS para Plex: la transcodificación de archivos multimedia solo funciona con procesadores potentes (Pentium hacia arriba) y CPUs ATOM o ARMv7 no tienen la potencia necesaria para hacer transcoding.

¿Qué implica esto? Pues que al reproducir archivos desde un servidor Plex, el reproductor debe admitir el tipo de archivo que estás reproduciendo. De lo contrario, Plex intentará transcodificar el archivo para hacerlo compatible, y ahí es cuando no podrás reproducirlo si tienes un NAS poco potente.

Otra característica que puede interesarte es la cantidad de configuraciones RAID que tenga disponibles, si se trata de un NAS de varias bahías. Lo más habitual es que tenga dos: RAID 0 y RAID 1, pero quizás pueda tener también soporte para RAID 5, RAID 10 o JBOD.

RAID 0 junta dos discos o más en un único volumen para aumentar la capacidad y el rendimiento. RAID 1 crea dos unidades independientes y hace que una de ellas copie el contenido de la otra para una mayor protección y seguridad. Entra aquí para saber más.

Otro elemento al que quizás quieras prestarle atención es la conectividad del NAS. La más evidente es su conexión a la red, que generalmente se hace a través de un puerto Ethernet, y mucho mejor si ese puerto es Gigabit, pues de lo contrario puede quedarse escaso para streaming multimedia.

En el NAS también puede haber puertos USB. En este caso, el USB solo sirve para anexionar otra unidad de almacenamiento al NAS. Es decir, con ese USB no podrás conectar el NAS a un ordenador, como si de un disco duro externo se tratase, sino que solo es para conectar un disco duro externo al NAS. De esta manera, se puede ampliar la capacidad del NAS en cualquier momento de manera muy cómoda.

El NAS también podría tener HDMI, para reproducir directamente los archivos en un televisor sin necesidad de configurar un servidor Plex o multimedia.

Nuestros NAS recomendados para 2017

WD My Cloud

El primero de los NAS recomendables es el WD My Cloud. Se trata del NAS más humilde en prestaciones, y por eso mismo es también el más barato.

El procesador que lleva este NAS es un ARM Cortex A9 de doble núcleo y que corre a 650 MHz, con una memoria RAM de 512 MB. Este NAS va muy escaso de potencia y no cuenta con características avanzadas. Realmente es un NAS apropiado para tareas domésticas, entre las que se incluyen respaldos de archivos y copias de seguridad. Es un NAS enfocado al almacenamiento de archivos de los que se requiere un acceso remoto.

Aún así, puede hacer streaming de archivos multimedia. Sin ir más lejos, puede reproducir vídeo en 1080p, aunque obviamente no puede transcodificar. Puede ser configurado como servidor de iTunes, un cliente de DLNA y de UPnP, pero no sirve como gestor de descargas ni se puede instalar Plex en él.

El WD My Cloud es compatible con MAC y Windows. El acceso a los archivos se realiza a través de la aplicación en smartphones y tablets, o a través de una página web en un ordenador.

Se puede adquirir en capacidades de 2TB (Producto no disponible), 3TB (Consultar en Amazon.es), 4TB (Consultar en Amazon.es), 6TB (Producto no disponible) y 8TB (EUR 356,69).

Seagate Personal Cloud

Con el Seagate Personal Cloud nos encontramos ya con un NAS algo más avanzado. Se trata de un NAS que viene en configuraciones de una o dos bahías, con un procesador Marvell ARMADA 370 y 512 MB de RAM. En la configuración de 2 bahías, el Seagate Personal Cloud puede configurarse como RAID 1 o RAID 0.

En este NAS sí que se puede instalar Plex, aunque su potencia sigue siendo insuficiente para transcodificar archivos. También cuenta con un gestor de descargas, y se pueden descargar aplicaciones de terceros, como Bittorent Sync, WordPress, ElephantDrive o OwnCloud para extender las funcionalidades del dispositivo.

Cuenta con dos puertos de expansión USB, un puerto Gigabit y una suite completa de gestión, a través de una interfaz web y también a través de la app Seagate Media. Puede ser configurado como servidor DLNA, UPnP y FTP, y es compatible con MAC y Windows. También puede sincronizarse con servicios en la nube como Dropbox o Google Drive.

Viene en capacidades de 3TB (Producto no disponible), 4TB (Producto no disponible), 5TB (Producto no disponible), 6TB (EUR 489,21) y 8TB (Consultar en Amazon.es).

Seagate Personal Cloud - Unidad NAS de 3 TB
SEAGATE - Accesorio
desde 412,79 €

WD My Cloud EX2 Ultra

Un NAS de similares características al Seagate Personal Cloud, aunque un pelín más completo. El WD My Cloud EX2 Ultra cuenta con un procesador Marvell ARMADA 385 de doble núcleo, y 1 GB de RAM, y todas las configuraciones cuentan con doble bahía, con posibilidades de RAID 0, 1 y JBOD.

Lo mejor de este NAS es que el acceso a las bahías de los discos es muy accesible a través de la tapa superior, así que si tienes discos duros viejos sin usar, puedes comprar el que viene sin discos y ponerle tú los tuyos.

Aparte de esto, evidentemente lo bueno que tiene es que se le puede instalar Plex, aunque sin posibilidad de transcodificación. También tiene un gestor de descargas, y acceso a aplicaciones de terceros a través de My Cloud OS 3.

Viene también con software preinstalado: WD Sync, para sincronizar el contenido entre varios ordenadores, WD SmartWare Pro para realizar copias de seguridad automatizadas del sistema operativo, o el software de videovigilancia Milestone ARCUS. Por supuesto, también puede usarse con la aplicación de WD, tanto en Windows como en MAC.

El puerto LAN que emplea es Gigabit, y tiene 2 puertos de expansión USB 3.0 en la parte de atrás. Otro aspecto que valora la gente que se lo ha comprado es que estéticamente es muy bonito, con esa forma de libro típica de los discos duros externos de Western Digital.

Se puede comprar sin discos duros (EUR 148,00), con 4 TB (EUR 304,80), 8 TB (EUR 393,10), 12 TB (EUR 560,24) y 16 TB (EUR 627,92). Aunque sus precios son más altos que sus equivalentes del Seagate Personal Cloud, los WD My Cloud EX2 Ultra vienen con los discos duros WD RED, que son específicos para NAS y tienen un rendimiento más seguro y silencioso que los normales.

Sale
WD My Cloud EX2 Ultra - Unidad de Almacenamiento en Red sin Discos, Raid, Servidor Multimedia
Western Digital - Accesorio
179,99 € - 20% desde 143,96 €

Synology DS216J

El Synology DS216J es uno de los NAS de gama media más populares, aunque su aspecto más “industrial” pueda echar atrás a más de uno.

Este NAS es muy similar al WD My Cloud EX2 Ultra: tiene un procesador Marvell Armada 385 de doble núcleo, con 512 MB de RAM, ofrece la mayoría de servicios y servidores de uso doméstico, se le puede instalar Plex y tiene gestor de descargas.

Las novedades en este modelo vienen porque ofrece más posibilidades de RAID; a los modos RAID 0, 1 y JBOD, se le añade el Synology Hybrid RAID. Otro puntazo de los NAS de Synology es que usan el Synology DiskStation Manager, que es un pequeño sistema operativo que funciona a través de navegador, y con el que se controla el NAS de forma visual.

Las conexiones que tiene son un puerto Gigabit Ethernet y dos puertos de expansión USB 3.0. Se puede adquirir sin discos () o con distintas capacidades de almacenamiento con discos duros internos WD RED: 4 TB (EUR 389,90), 6 TB (EUR 429,90), 8 TB (EUR 489,90), 12 TB (EUR 659,90) o 16 TB (Consultar en Amazon.es).

WD My Cloud EX4

Otro NAS de Western Digital, en esta ocasión en la gama media-alta. El WD My Cloud EX4 viene a ser una solución profesional para oficinas y pequeñas empresas que no requieran una gran potencia de procesamiento, o para hogares donde se requiera una gran capacidad de almacenamiento.

El WD My Cloud EX4 viene con 4 bahías, y cuyos discos pueden ser configurados en RAID 0, 1, 5, 10 y JBOD. El hardware es un poco más potente que el My Cloud EX2 Ultra, con un procesador Marvell ARMADA 388 de doble núcleo y memoria RAM de 2 GB. Aún así, este NAS sigue sin poder hacer transcodificación.

El WD My Cloud EX4 puede servir los servidores típicos, como DLNA/UPnP, iTunes, FTP o incluso como servidor web para proyectos de poca envergadura. Pero lo mejor es el montón de aplicaciones de terceros que puedes instalar, entre las que se incluye Plex, y un potente gestor de descargas.

Otro punto muy positivo de este NAS es que permite la sustitución de discos en caliente, aunque para ello debes asegurarte de tener el RAID desactivado, o de lo contrario perderías los datos.

Al igual que en los modelos anteriores, se puede comprar el NAS sin los discos (EUR 329,22) o con discos duros WD RED ya instalados: con 8 TB (EUR 646,00), 16 TB (EUR 935,00) o 24 TB (EUR 1.270,00).

Sale

QNAP TS-253A

Con el QNAP TS-253A ya entramos de lleno en la gama alta de los NAS. Este NAS de corte profesional ya cuenta con un procesador lo bastante potente como para transcodificar: el Intel Celeron N3150 de cuatro núcleos, y se puede adquirir en diversas configuraciones que combinan una memoria RAM de 4 GB u 8 GB y con 2, 4, 6 o 8 bahías.

Este NAS viene con el popular sistema operativo QNAP, basado en Linux, para su gestión. Realmente viene completísimo en cuanto a funcionalidades, con servicios enfocados a la virtualización y protocolos de seguridad específicos para empresas.

Lo cierto es que tiene tantas funciones avanzadas que los usuarios domésticos no harán uso ni de la mitad, pero sí que pueden aprovechar la potencia del procesador para utilizarlo como servidor de Plex capacitado para la transcodificación, e incluso puede ser usado como servidor web para proyectos de envergadura media.

Cuenta, además, con 2 puertos HDMI, 4 puertos de expansión USB 3.0 y 2 puertos Ethernet Gigabit. Trae también un mando a distancia.

La opción más barata es la de 2 bahías y 4 GB de RAM, con un precio de EUR 422,29.

WD My Cloud PR2100

La alternativa de Western Digital en la gama alta es el WD My Cloud PR2100, perteneciente a la Pro Series de la compañía.

Este NAS es casi tan completo como el QNAP que acabamos de ver, pero está enfocado a un usuario más doméstico y por ello su uso es más simple. Cuenta con un procesador Intel Pentium N3710 de cuatro núcleos y 4 GB de RAM, y el sistema operativo que emplea es el WD My Cloud OS 6.

La potencia de su hardware le permite transcodificar al vuelo, incluso archivos 4K. Por supuesto, sirve como servidor Plex, como gestor de descargas, como servidor web para páginas de tamaño medio y emplea herramientas de virtualización y cifrado AES de 256 bits para empresas.

El WD My Cloud PR2100 se puede adquirir con 2 o 4 bahías. Las configuraciones de RAID que permite son RAID 0, 1, 5, 10 y JBOD, y tiene 2 puertos Ethernet Gigabit y 2 puertos de expansión USB 3.0.

Se puede comprar sin discos (EUR 426,00), con 4 TB (EUR 599,66), 8 TB (EUR 741,00), 12 TB (Consultar en Amazon.es), 16 TB (EUR 981,99), 24 TB (EUR 1.350,54) y 32 TB (EUR 1.645,00).

0 Compartir