0 Compartir

Siempre digo que hay dos formas tremendamente fáciles y muy rápidas para mejorar el rendimiento de un PC de manera inmediata: comprando un disco SSD o agregando más memoria RAM.

La memoria RAM es un componente clave en el correcto funcionamiento de tu PC; ya puedes tener el procesador y el disco duro más rápido del mundo, que si tu RAM es escasa o lenta, el ordenador irá lento.

La RAM es básicamente un almacén temporal donde se almacenan los datos que utilizas en ese momento, y sirve para que el procesador pueda operar a la máxima velocidad posible con un acceso inmediato a esos datos. Si tuviera que hacerlo directamente cogiendo esos datos del disco duro, tardaría muchísimo más.

La memoria RAM es un componente clave de tu PC, y la buena noticia es que es muy barata y muy fácil de instalar

Si acudes directamente a un comercio verás que hay decenas y decenas de módulos de memoria RAM de distintos tipos y diferentes características; que si latencias, que si frecuencias, tamaños, voltios, etc.

Lo que suele hacer la mayoría de gente es comprar memoria RAM de mucha capacidad, el máximo posible, pensando equivocadamente que cuanto más, mejor. Sin embargo, la cantidad de memoria RAM no es lo único a considerar, pues son igual de importantes la frecuencia y la latencia.

Aunque pueda parecer lo contrario, comprar memoria RAM es en realidad mucho más simple de lo que parece: lo más recomendable para la gran mayoría de usuarios es comprar memoria RAM DDR3-1600 y latencia CAS 9. El por qué es bien simple: obtendrás un rendimiento excelente para todo tipo de usos, todos los sockets de procesadores actuales las soportan y son muy baratas.

Claves para acertar en la compra de una memoria RAM

A continuación te explicamos todo lo que has de saber acerca de las memorias RAM.

Si aún tienes dudas sobre qué memoria RAM comprar, o si quieres saber más sobre cómo funcionan y cuáles son sus características principales, te irá bien leer esto.

¿Cuánta RAM necesito?

Generalmente, cuanta más RAM, mucho mejor, pero en última instancia depende del uso que le des a tu ordenador.

Lo mínimo recomendable son 4GB, incluso para usos básicos como navegación por Internet y ofimática. Para jugar a juegos actuales de manera holgada se recomienda un mínimo de 8GB, mientras que para todo tipo de usos intensivos es mejor partir de los 16GB en adelante.

Generalmente, 16GB de RAM o más es una cantidad innecesaria para la inmensa mayoría de usuarios y a las que solo le sacarán provecho profesionales de edición de vídeo y modelado 3D.

Otra cosa que has de tener en cuenta es que para disfrutar de cantidades de RAM mayores de 4GB necesitas que tanto tu procesador como tu sistema operativo sean de 64 bits. Si pones 8GB de RAM en tu sistema, pero este es, por ejemplo, un Windows de 32 bits, solo podrás aprovechar 4GB de RAM. Por absurdo que parezca, te sorprenderías de la cantidad de ordenadores ya montados y puestos a la venta en grandes superficies que venden como reclamo publicitario 8GB o 16GB de RAM pero incluyen un sistema operativo de 32 bits.

Tipos de memoria RAM

Hasta ahora, estos son los distintos tipos de memoria RAM que ha habido:

  • SDR: La memoria RAM de los ordenadores antiguos.
  • DDR: Mejora que se introduce en ordenadores a partir del 2002.
  • DDR2: Una nueva mejora aparecida en el 2004. Aún podrás encontrar módulos a la venta, pero es tontería comprar memoria DDR2 habiendo la DDR3, a no ser que tu placa base sea muy antigua y únicamente sea compatible con DDR2.
  • DDR3: Otra mejora estandarizada en el 2007 y hasta nuestros días. Actualmente la mayoría de memorias RAM en el mercado son DDR3.
  • DDR4: La más reciente, aparecida en el 2014. No aporta prácticamente ninguna mejora en rendimiento respecto a la DDR3, pero si un menor consumo.

Las memorias DDR3 funcionan de manera excelente, son muy rápidas y son compatibles con todos los procesadores y sockets actuales. También existe la DDR3L, que es una versión de la DDR3 de menor consumo (1.35 voltios frente a los 1.5 voltios de la DDR3 normal). Para aprovecharla, has de ponerla en un procesador y placa base específica de DDR3L, de lo contrario funcionará al voltaje habitual de las DDR3.

Las memorias DDR3 son el estándar aún hoy en día, tienen un rendimiento excelente y son compatibles con todos los sockets actuales.

Cada tipo nuevo de RAM ha traído consigo ventajas respecto al anterior: capacidades superiores, mayores frecuencias, más ancho de banda, disminución de latencias… No obstante, es importante remarcar que no son compatibles las unas con las otras. Es decir, si tu procesador y placa base soportan DDR2, únicamente podrás instalar RAM DDR2, y lo mismo con la DDR3.

Hay una excepción a esto con los procesadores Skylake que soportan memorias DDR4 y DDR3L, pero nunca mezcladas. Es decir, puedes tener dos módulos DDR3L o dos módulos DDR4, pero no un módulo DDR3L y otro DDR4 al mismo tiempo.

¿Compro un módulo o dos?

memorias ram

A la hora de comprar memoria RAM, es mejor comprar dos módulos idénticos en vez de uno solo.

Por ejemplo, si quieres 8GB de RAM, es mejor comprar un kit con dos módulos de 4GB, en vez de un solo módulo de 8GB.

¿Por qué? Porque así se configurará una memoria de doble canal, una característica de las placas base modernas para duplicar el ancho de banda entre la RAM y la CPU. En pocas palabras: para mejorar el rendimiento.

Es importante remarcar que para hacer funcionar el doble canal de memoria, el módulo que compramos tenga esta característica (la mayoría lo tienen) y que los módulos que instalamos sean del mismo tipo, la misma frecuencia y a poder ser de la misma marca.

Si instalas en tu equipo dos módulos de memoria RAM con distintas frecuencias, la memoria correrá a la velocidad del módulo con la frecuencia más baja.

¿Qué es más importante? ¿Frecuencia o latencia?

La frecuencia de la memoria RAM se mide en megaherzios (MHz) y tiene su efecto en la velocidad que tiene a la hora de realizar sus operaciones.

Por otro lado está la latencia de la RAM, que es lo que tarda nuestra RAM en mover los datos desde uno de sus chips de memoria hasta los conectores donde se inserta el módulo RAM en la placa base. La latencia se expresa en las especificaciones con el nombre de CAS o CL y acompañada de un número. Cuanto menor sea este número, mejor es la latencia.

Como puedes imaginar, la velocidad de una memoria RAM es una combinación muy delicada de ambas características, y es bueno buscar un equilibrio entre ambas para obtener el máximo rendimiento.

El desconocimiento de estos conceptos es lo que lleva a muchas personas a comprar equipos ya montados con enormes cantidades de RAM, por ejemplo de 12GB o 16GB, pero cuya velocidad es baja por la escasa frecuencia o latencia de estas.

memoria RAM

En términos generales, y sin entrar demasiado en detalle, la frecuencia es un dato más importante que la latencia. Uno de los mejores artículos que explican la diferencia entre frecuencia y latencia, y por qué la primera es más importante, es el Speed Vs Latency del blog de Crucial.

Lo que dice básicamente es que a partir de una determinada frecuencia (1333MHz) la latencia real permanece prácticamente igual aún cuando el valor CAS aumenta. Lo que ocurre es que a medida que la frecuencia se incrementa, los ciclos de reloj disminuyen, traduciéndose en unas latencias efectivas más bajas. De esta manera, una memoria a 1333MHz y CL9 tiene una latencia real exactamente igual que una memoria a 2666MHz y CL18.

Una memoria RAM DDR3, a 1866MHz y latencia CL9 ofrece un rendimiento óptimo casi para cualquier tarea. Las memorias superiores a los 2133MHz ofrecen una mejora de rendimiento marginal, y además empiezan a ser mucho más caras, por lo que no compensan.

Uno de los mejores tests que se han hecho al respecto es este de Anandtech y el cual ya he mencionado antes.

¿Qué es Intel XMP?

Cada vez más memorias incluyen un perfil XMP (Extreme Memory Profile), que es una especie de overclock seguro y automático.

Los fabricantes hacen tests para probar valores de overclock seguros para sus memorias, y almacenan estos valores en sus memorias para que los usuarios puedan aplicarlos de manera automática sin tener que hacer overclock ellos de manera manual.

El XMP debe activarse desde la BIOS, pues de lo contrario seguramente no se activará. Aquí tienes un buen artículo que lo explica con más detalle.

AMD tiene algo similar, y se llama AMP.

0 Compartir