Tag

Destacados

Browsing

Los pulsómetros son uno de los artículos más demandados por los deportistas debido a la importancia de medir resultados y analizar nuestro progreso. En esta comparativa tienes una selección de los más recomendables para este año.

La finalidad principal de un pulsómetro es la medición de la frecuencia cardíaca. No obstante, y conforme la tecnología ha ido avanzando, los pulsómetros han ido incorporando otras funciones, como el seguimiento por GPS, distintos sensores para la cuantificación de todo tipo de actividades e incluso programas de entrenamiento personalizados.

Por eso, hablamos de forma genérica de pulsómetros, pero también nos referimos a pulseras de actividad o relojes GPS. Hay unos pocos productos que sólo tienen una única de esas funciones, pero hoy en día la mayoría de dispositivos reúnen características tanto de medición del pulso como de GPS o monitorización de actividad, convirtiéndose más bien en relojes deportivos inteligentes.

Puesto que hay decenas de pulsómetros en el mercado, decidir la compra entre uno y otro modelo puede ser bastante confuso y complicado. Espero que esta comparativa de los mejores pulsómetros del momento te sirva para esclarecer un poco más el asunto.

Después de la comparativa y las reseñas de cada modelo en concreto, tienes una guía de compra con las claves a la hora de comprar un pulsómetro.

Comparativa de los 5 mejores pulsómetros del mercado

Garmin Forerunner 235Polar M430Suunto Spartan Sport Wrist HR Garmin Fénix 5 Plus AMAZFIT Bip
Garmin Forerunner 235 - Reloj con pulsómetro en la muñeca, unisex, color negro y gris, talla únicaPolar M430 Reloj de Running con GPS y Frecuencia cardíaca en la muñeca - Multideporte - Actividad 24/7 - Blanco, M/L Suunto Spartan Sport Wrist HR - Reloj GPS Multideporte, sumergible hasta 100m, pulsómetro de muñeca, pantalla táctil de color, Negro, Talla única Suunto Spartan Sport Wrist HR - Reloj GPS Multideporte, sumergible hasta 100m, pulsómetro de muñeca, pantalla táctil de color, Negro, Talla única Amazfit Bip Xiaomi Smartwatch Monitore de activida Pulsómetro Ejercicio Fitness Versión Internacional Black
Medición pulsoMuñecaMuñecaMuñeca Muñeca Muñeca
Sumergible10 metros30 metros100 metros100 metros 1 metro
Autonomía con GPS8 horas8 horas12 horas11 horas22 horas
DeportesRunningMultideporteMultideporte Multideporte Running, ciclismo
ConectividadWiFi, Bluetooth Bluetooth WiFi, Bluetooth WiFi, Bluetooth, NFC, ANT+WiFi, Bluetooth
Mejor preciodesde 171,95 €desde 139,99 €329,00 €569,00 €74,99 €

*Si ves esto desde un móvil desplaza la tabla hacia la derecha para ver el resto de modelos

Pulsómetro para running: Garmin Forerunner 235

Pulsómetro para running: Garmin Forerunner 235

Aún habiendo pasado ya algunos años desde su salida al mercado, el Garmin Forerunner 235 sigue siendo uno de los mejores pulsómetros para running.

La fiabilidad de sus mediciones con su sensor óptico es absoluta, pero además cuenta con la ventaja de una pantalla de color en la que se muestran indicativos de varios colores para cada zona de entrenamiento, de forma que puedes ver rápidamente de un vistazo si estás por debajo o por encima del nivel de entrenamiento deseado.

Como no puede ser de otra manera en un pulsómetro destinado al running, cuenta con GPS para la medición de velocidad y ruta trazada, y además también es compatible con satélites GLONASS. También dispone de acelerómetro para la medición de esos mismos datos cuando corras en pistas indoor o en una cinta de correr.

A sus funciones de reloj GPS y pulsómetro añade funciones de monitor de actividad para un recuento diario de pasos, distancia, calorías y horas de sueño. También proporciona avisos de inactividad para cuando lleves mucho tiempo sentado.

El Garmin Forerunner 235 se sincroniza con Garmin Connect (Android y iOS) para la obtención de tablas, mapas y gráficos relativos a tus entrenamientos, pudiendo compartirlos fácilmente en redes sociales y pudiendo cargar al dispositivo información relevante como el pronóstico del tiempo o sincronización con las alertas del móvil.

Este pulsómetro también dispone de una funcionalidad llamada Connect IQ, con la que puedes personalizar su interfaz gráfica a tu manera, añadiendo pantallas, widgets o aplicaciones. 

Su autonomía es de 12 semanas en modo reloj, y de 16 horas con el GPS activado. Es resistente al agua, pero no mide las pulsaciones cuando lo sumerges en el agua.

Rebajas
Garmin Forerunner 235 - Reloj con pulsómetro en la muñeca, unisex, color negro y gris, talla única
Garmin Iberia S.A.U. - Accesorio teléfono inalámbrico
desde 171,95 €

Pulsómetro para natación: Polar M430

Pulsómetro para natación: Polar M430

El Polar M430 es uno de los pulsómetros más populares y de más éxito de los últimos tiempos.

Uno de los aspectos más interesantes de él es que su medición óptica del pulso en la muñeca es capaz de registrar también las pulsaciones debajo del agua, así que es idóneo para natación.

Obviamente este no es el único objetivo de este pulsómetro, pues también está muy orientado al running. Al contar con GPS y acelerómetro, el Polar M430 es capaz de medir datos como velocidad, distancia y la ruta exacta que has tomado, tanto en recintos indoor como en exteriores.

En sus funciones de pulsera cuantificadora el Polar M430 registra tu actividad diaria calculando los pasos que has dado, la distancia recorrida y una aproximación de las calorías quemadas. También tiene un cuantificador de sueño mediante la función Sleep Plus.

Otros programas con los que cuenta este pulsómetro son el Fitness Test, que mide la capacidad aeróbica en reposo y evalúa el consumo máximo de oxígeno. También el Running Index, que proporciona información sobre la intensidad de tu entrenamiento y la eficiencia de carrera o el Recovery Status, que te aconseja sobre el tiempo necesario de recuperación en base a los datos que tiene sobre ti.

Para hacer uso de estos programas necesitarás sincronizarlo con la web de Polar y la aplicación Polar Flow (para Android y iOS). Lo bueno del M430 respecto a su competidor directo, el Forerunner 235, es que puede usarse también con otros servicios como Strava, TrainingPeaks, Apple Health Kit, Google Fit, MyFitnessPal y MapMyFitness.

Su batería es quizás el único argumento en su contra, pues aguanta un máximo de 8 horas con el GPS activado frente a las 16 horas del Garmin Forerunner 235. Aún así es una buena autonomía, que en la mayoría de los casos proporciona duración suficiente para una semana.

Destacar también el hecho que se puede adquirir en diversos colores, y lo más importante, en las talla pequeña o talla mediana-grande.

Pulsómetro para triatlón: Suunto Spartan Sport Wrist HR

Pulsómetro para triatlón: Suunto Spartan Sport Wrist HR

Suunto es una marca que no goza de tanta popularidad como Garmin o Polar, pero tiene mucho prestigio entre el público especializado de pulsómetros y que poco a poco ha ido ganando adeptos entre el público generalista.

El Spartan Sport Wrist HR es verdaderamente una pasada de pulsómetro. Es un reloj multideporte, con medición de pulso óptica en la muñeca, idóneo para triatletas por su combinación de prestaciones en carrera y en el agua.

Lo mejor de este modelo es sin duda lo completo que es en cuanto a navegación. La esfera del reloj es muy amplia, mostrando bastantes datos a tiempo real en pantalla. Entre ellos, la velocidad, la distancia y la altitud a través de GPS y GLONASS, así como navegación de ruta y función retorno por el mismo camino por si te pierdes. Dispone también de brújula para los más aventureros.

Obviamente también muestra la frecuencia cardíaca gracias a su sensor de muñeca. Esto incluye también cuando estás en el agua, pues el Spartan Sport Wrist HR se puede sumergir hasta 100 metros y medir la frecuencia cardíaca mientras nadas.

El Suunto Ambit3 Sport viene cargado de opciones de planificación del entrenamiento, por ejemplo para establecer intervalos, alternar entre varios deportes y asignar una recuperación según el deporte que hayas realizado, así como entrenamientos predefinidos de serie en el reloj. También hay disponibles varias pruebas de recuperación rápida y recuperación del sueño.

En cuanto a conectividad y volcado de datos puedes hacerlo a través de la app Movescount. La aplicación amplia las posibilidades del pulsómetro y te permite compartir tus sesiones en redes sociales. También puedes integrarlo con Strava y TrainingPeaks.

La batería es otro de sus puntos fuertes. Son 12 horas en modo GPS. La combinación de un bisel de acero y el cristal mineral de la esfera le confieren buena resistencia y durabilidad a este interesantísimo pulsómetro, uno de los mejores que hay.

El mejor pulsómetro del mercado: Garmin Fénix 5 Plus

Mejor pulsómetro: Garmin Fénix 5 Plus

Si quieres comprar el mejor pulsómetro posible, sin importar el precio, este es el Garmin Fénix 5 Plus

Este pulsómetro es un auténtico bicho pensado para todo tipo de deportes y para aventureros que se atreven con largas sesiones en el exterior, y además lo hace con un diseño precioso, elegante y resistente, gracias al uso de materiales como el titanio en la parte trasera y su cuerpo de fibra de policarbonato.

La pantalla es probablemente la mejor de entre todos sus competidores. Es una pantalla a color Chroma de 1,2 pulgadas, reforzada con cristal mineral y retroiluminación LED para leerse sin problemas en cualquier condición lumínica.

La colección de sensores que reúne en un único dispositivo es de aúpa: brújula de 3 ejes, giroscopio y altímetro barométrico. El GPS es impresionante, combinando señal de GPS, GLONASS y Galileo, mostrando datos de velocidad, distancia y altimetría, esta última ayudada también por un sensor barométrico.

Su modo navegación es impresionante, con mapas precargados de 40 países, indicaciones a tiempo real, información sobre puntos de interés en la ruta así como de los cambios meteorológicos. Otra función espectacular es la LiveTrackte, que sirve para compartir en tiempo real tu ubicación con familiares y amigos.

¿Quieres hacer alpinismo? El Garmin Fénix 5 Plus es tu pulsómetro. Se trata del primer reloj deportivo en utilizar un sensor Pulse Ox, que controla el nivel de saturación de oxígeno en la sangre, pensado para la aclimatación a altitudes extremas.

¿Quieres usarlo en la piscina? También puedes. Es resistente al agua, sumergible en profundidades de hasta 100 metros. Para los nadadores se ofrecen opciones de control de la distancia, ritmo, tipo y número de brazadas en el agua.

De hecho, dispone de perfiles para casi cualquier deporte que te puedas imaginar. No sólo los típicos de carrera, ciclismo o natación, sino también para el esquí. En este modo, se recogen igualmente la distancia y velocidad, así como el desnivel y un contador con pausa automática para el telecabina.

¿Practicas golf? Pues el Garmin Fénix 5 Plus cuenta también con medición de distancia a la zona delantera, central y trasera del green, así como anotador digital y otras muchas métricas. Incluso dispone de perfiles para caza y pesca y un calendario astronómico. Pero espera, que aún hay más.

Y es que el Garmin Fénix 5 Plus dispone también de la tecnología Garmin Pay, que permite conectar el reloj con una tarjeta Visa o Mastercard y hacer pagos en tiendas que admitan pagos en terminales contactless.

Por si esto te sabe a poco, tiene también un espectacular almacenamiento de 16GB que permite almacenar hasta 500 canciones y reproducir música en unos auriculares Bluetooth. El Fénix 5 Plus hasta es compatible con Spotify a través de los widgets de Connect IQ, pudiendo descargar playlists y canciones para su reproducción offline.

La sincronización con el móvil, ya sea a través de WiFi o Bluetooth, permite recibir notificaciones y leer directamente en el reloj correos electrónicos y mensajes de texto. Las opciones de sincronización se completan con la compatibilidad con guantes mediante ANT+, para el uso de las cámaras Garmin Virb.

Y aunque no es su objetivo principal, por supuesto también puede monitorizar la actividad diaria, con contador de pasos, pisos subidos, minutos de actividad, control del sueño y alertas de inactividad.

Su autonomía es de unas 11 horas en modo GPS, 25 horas en modo UltraTrac y de 7 días como reloj inteligente y monitorización de actividad. La batería ofrece una duración increíble, teniendo en cuenta todo lo que es capaz de hacer este reloj deportivo.

En definitiva, un pulsómetro realmente increíble, una de las mejores inversiones que puedes hacer si eres un amante del deporte en exteriores. Su alto precio, no obstante, limita su compra a usuarios que realmente vayan a exprimirlo y hacer uso del inacabable abanico de posibilidades que ofrece.

El Garmin Fénix 5 Plus es el mejor pulsómetro del momento. Es tan, pero tan completo, que estamos seguros que si lo compras te tirarás meses y años para descubrir todo lo que ofrece. Clic para tuitear
Rebajas
Garmin Fenix 5 Plus - Reloj GPS multideporte, Plata con correa negra
Garmin Iberia S.A.U. - Electrónica
569,00 €

El mejor pulsómetro en calidad-precio: AMAZFIT Bip

Mejor pulsómetro calidad-precio: AMAZFIT Bip

El AMAZFIT Bip es la apuesta de Xiaomi para entrar con fuerza en el mercado de los pulsómetros baratos.

Este reloj, a medio camino entre un reloj deportivo y un smartwatch, cuenta con un monitor de frecuencia cardíaca para la muñeca que monitoriza tu actividad diaria, con contador de pasos y calorías, y también la calidad del sueño.

En sus funciones deportivas, el AMAZFIT Bip tiene perfiles para running y ciclismo. Gracias a la combinación de GPS y GLONASS, este reloj registra la distancia recorrida, velocidad y la ruta que has trazado, aunque evidentemente no esperes navegación a tiempo real.

Las limitaciones del AMAZFIT Bip se descubren en seguida. Por ejemplo, se puede sumergir en el agua, pero a una profundidad no superior al metro, y además no registra las pulsaciones debajo del agua.

Lo mejor del AMAZFIT Bip es, sin ninguna duda, su batería, capaz de hacer que la autonomía supere el mes haciendo un uso de monitor de actividad, y llegando a las 22 horas con uso intensivo de GPS. En este apartado, y a pesar de su bajo precio, el AMAZFIT Bip bate a la competencia.

Muy interesante también la posibilidad de recibir notificaciones del móvil directamente en el reloj y de configurar alarmas que hagan vibrar el reloj para avisarte o despertarte.

Como ves, se trata de un pulsómetro muy barato, uno de los más económicos que hay, apropiado para monitorización de la actividad diaria, para registro de sesiones de running o ciclismo, pero no recomendable para otros deportes ni para programas de entrenamiento muy completos o exigentes. No obstante, por su extraordinaria relación calidad-precio, es del todo recomendable para deportistas ocasionales o quienes quieran tener un smartwatch barato que también registre su frecuencia cardíaca.

¿Para qué sirve un pulsómetro? ¿Qué beneficios tiene?

Esta quizás sea una pregunta que muchos usuarios se formularán. Los deportistas de élite, o deportistas habituales, no necesitan hacérsela porque ya saben de sobras qué es un pulsómetro y para qué sirve, pero las personas que nunca han tenido uno es lógico que se cuestionen si de verdad estos aparatos son útiles y, lo más importante, si ellos mismos necesitan uno.

Puede que lo más adecuado al hablar de pulsómetros, sea empezar haciéndolo sobre el ritmo cardíaco. Sabemos que este se altera con el ejercicio físico, pues el corazón bombea sangre a todos los órganos del cuerpo para que estos respondan adecuadamente cuando los ejercitamos al hacer deporte.

También sabemos que personas muy jóvenes o que practican poco ejercicio tienen un ritmo cardíaco mayor que deportistas de fondo o deportistas de élite. Esto ocurre porque el ejercicio aeróbico provoca cambios físicos reales en la estructura del corazón, ensanchando las cámaras internas del mismo. Si el ejercicio aeróbico se combina con ejercicio anaeróbico, el beneficio es además un aumento del grosor y la fuerza de los músculos del corazón.

Como resultado, el corazón de un atleta bombea más sangre en cada latido, lo cual no es solo beneficioso para un mayor rendimiento deportivo, sino también en los quehaceres cotidianos. Para que te hagas una idea, una persona sedentaria supera las 70 pulsaciones por minuto en reposo, mientras que un deportista o atleta puede estar por debajo de las 50.

Un pulsómetro se encarga de hacer la medición de nuestro ritmo cardíaco de forma fidedigna. Llevar el control de nuestras pulsaciones es lo que nos permite apreciar el progreso en nuestro rendimiento al practicar un deporte o actividad.

A medida que practicamos ejercicio el acondicionamiento cardiovascular mejora, y por lo tanto el ritmo cardíaco se reduce. Un pulsómetro nos permite llevar un control sobre todo ello, además de otras muchas métricas para medir nuestro progreso en… Clic para tuitear

Sin embargo, y como decíamos ya en la introducción de este artículo, hoy en día los pulsómetros son mucho más que unos simples dispositivos para medir las pulsaciones, convirtiéndose en auténticos relojes inteligentes con GPS, programas de entrenamiento, reproductor de música y multitud de sensores: acelerómetros, altímetros, podómetros e incluso cadencia de brazadas o de pedaleo.

Para qué sirve un pulsómetro

Beneficios de usar pulsómetro

  • Te invita a conocer tu cuerpo: Utilizar un pulsómetro cuando entrenas te permite conocer cómo reacciona tu cuerpo en cada acción de tu entrenamiento. Por ejemplo, puedes saber cuánto se acelera al empezar a correr, a cuanto suben tus pulsaciones cuando te ejercitas al máximo y cuánto tardas en recuperar las pulsaciones normales al finalizar un ejercicio.
  • Te permite medir tu progreso: Los pulsómetros son una de las mejores herramientas que existen para quienes se fijan objetivos deportivos. Los medidores de intensidad te indican en qué zona de entrenamientote encuentras, y así puedes saber si te estás ejercitando por debajo o por encima de tu capacidad. En algunos pulsómetros incluso puedes programar un aviso para cuando salgas de tu zona de intensidad estipulada.
  • Te dice las calorías que has gastado: Para quienes también se preocupen del número de calorías quemadas durante un ejercicio, los pulsómetros suelen llevar también medidores bastante exactos para saber la cantidad de calorías quemadas durante una sesión completa.
  • Te ayuda a mejorar tu técnica: Los mejores pulsómetros incorporan sensores que miden la longitud de la zancada o la oscilación de tu cuerpo al correr. Lo mismo con los pulsómetros para natación, en los que puedes saber tu SWOLF. Recoger estos datos te ayuda a mejorar la técnica de tu entrenamiento.
  • Lleva un control exhaustivo de tu actividad diaria: Si tu pulsómetro tiene, además, registro de actividad diaria, recogerá todos los pasos que has hecho a lo largo del día, la distancia recorrida a pie, las calorías aproximadas que has quemado o cuántas horas has dormido en total, dependiendo del modelo.
  • Aumenta tu motivación al entrenar: Recolectar todos estos datos aumenta tu motivación para entrenar. Te aseguro que no es lo mismo salir a correr o nadar a ciegas que llegar a casa, analizar los datos y compararlos con los de sesiones anteriores. Contemplar el progreso a lo largo del tiempo afianza tu convicción en lo que estás haciendo y te mantiene a tope para seguir mejorando.
  • Comparte tus resultados con los demás: Algunos pulsómetros, los de gama media-alta, permiten sincronizarlos con aplicaciones para móviles. Esto facilita poder compartir tus sesiones de entreno en redes sociales o de forma privada con tus contactos, además de poder consultar los datos en cualquier momento desde tu smartphone cuando no lleves tu pulsómetro contigo.

Aspectos clave en la compra de un pulsómetro

Si nos quedáramos con la función principal de los pulsómetros, esto es la de medir las pulsaciones, la elección sería muy sencilla, ¿verdad?

Pero ya sabemos que los pulsómetros se han modernizado hasta un extremo en el que combinan además funciones de pulseras de actividad y relojes deportivos, incluso de wearables para móvil. Así pues, la elección se antoja algo más complicada si lo que queremos es el pulsómetro más completa que nuestro bolsillo pueda permitirse.

A la hora de comprar un pulsómetro, céntrate en analizar estas características.

Banda pectoral o sensor óptico

Los pulsómetros pueden medir las pulsaciones de dos maneras:

  • Con banda pectoral: Es una banda que te pones en el pecho y que lleva unos electrodos que emiten impulsos eléctricos con los que medir el ritmo de los latidos del corazón, funcionamiento similar al de un electrocardiograma. Esta banda se sincroniza con la pulsera de forma inalámbrica a través de Bluetooth, o en el caso de algunos pulsómetros ya algo anticuados a través de cables.
  • Con sensor óptico en la muñeca: La pulsera o reloj lleva un sensor en la parte que entra en contacto con la piel. Este sensor emite unos haces de luz LED para identificar las variaciones en el bombeo de sangre que detecta en las venas, interpretando así el número de pulsaciones. Es un sistema de probada eficacia, muy fidedigno.

¿Cuál escoger? La respuesta es muy obvia: como puedes suponer, los pulsómetros con banda son más incómodos, pues has de llevar más cacharros encima. Lo bueno que tienen es que son algo más certeros en la medición de las pulsaciones en los cambios bruscos, por ejemplo al cambiar de ritmo. No obstante, la diferencia es mínima, en torno a 1 o 2 pulsaciones.

En cambio, los pulsómetros con sensor óptico son mucho más cómodos y son prácticamente igual de certeros en sus mediciones. Por contra, tienen que ajustarse muy bien, siempre por encima del hueso de la muñeca, en permanente contacto con la piel y bien sujeto para que no se escurra con el sudor. Además, personas con tatuajes en la muñeca obtendrán mediciones menos fiables.

Lo cierto es que los fabricantes están dejando de lado los pulsómetros con banda y apostando fuerte por los pulsómetros de muñeca, pero aún se pueden comprar bandas en el mercado.

En general, los pulsómetros ópticos son más cómodos e igual de fiables en la medición. Lo único que has de vigilar con ellos es que vayan bien sujetos y firmes para que estén siempre en contacto con la piel. Clic para tuitear

Resistente al agua o no

Puesto que se tratan de aparatos que entrarán en contacto con el sudor, es lógico pensar que un pulsómetro debe soportar muy bien el sudor, y así es en la mayoría de modelos, incluso los de gama baja.

Otra cosa es si hablamos de su resistencia al agua. ¿Para qué querrías un pulsómetro resistente al agua? Pues bien fácil: para que no se estropee cuando llueva o cuando le salpique agua, por ejemplo de un charco.

Como comprenderás, esta recomendación es crucial si vas a emplearlo bajo el agua, como en el caso de los pulsómetros para natación o triatletas. Este tipo de pulsómetros llevan otros sensores y funciones específicas para este deporte, pero el requisito indispensable debe ser su total y absoluta resistencia al agua, y cuanto más pueda sumergirse, mucho mejor.

En este sentido, es de gran ayuda el sensor que incorporan algunos pulsómetros para aventureros; un profundímetro para medir la profundidad de las inmersiones bajo el agua.

Con GPS o sin GPS

Hoy día la mayoría de pulsómetros incorporan GPS, pero aún hay modelos que no tienen, así que toca decidir si quieres que tu pulsómetro tenga esta función o no.

Todo depende, como casi siempre, del uso que vayas a darle. Por lo tanto, si eres runner, ciclista o triatleta el GPS será una característica que seguramente quieras tener en tu pulsómetro. Por otro lado, los que se ejerciten en gimnasios o los nadadores quizás no requieran el GPS. Y ya ni hablemos si no eres deportista y lo único que buscas es una simple pulsera de actividad para medir tu actividad diaria.

¿Realmente es tan útil el GPS? Sí, sin duda. El GPS obtiene datos como la velocidad de la carrera, el desnivel acumulado, la distancia recorrida, el tiempo medio por kilómetro o por minuto… Y por supuesto también para trazar la ruta que has seguido y compartirla con los demás, especialmente útil por ejemplo para senderistas.

Autonomía

La autonomía de la batería de estos cacharros es muy importante, como puedes suponer. Ya que son dispositivos que llevarás encima durante muchas horas, cuanta más autonomía tengan, pues mucho mejor.

Se puede considerar una buena autonomía a partir de las 10 horas con el GPS activado. Obviamente, cuantas menos funciones utilicemos en nuestro pulsómetro, más tiempo aguantará su batería, y entre ellos el GPS es la característica que más batería consume.

Los mejores pulsómetros del mercado tienen autonomías muy altas, algunos alcanzando unas extraordinarias 50 horas empleando el modo UltraTrac de Garmin, consistente en activar y desactivar el GPS a intervalos y utilizando en esos intervalos el acelerómetro para calcular la distancia recorrida entre un intervalo y el siguiente.

Cantidad de sensores y funciones avanzadas

Como ya hemos dicho en esta guía varias veces, los pulsómetros son, hoy en día, mucho más que un simple instrumento para medir la frecuencia cardíaca, incorporando muchos de ellos una serie desensores e instrumentos de medición de distintas métricas. Dependiendo de tus necesidades y los deportes que practiques requerirás más o menos de estas características.

Pongamos, por ejemplo, que sólo te ejercitas en interiores, en un gimnasio o una pista polideportiva. En este caso te iría bien contar con un acelerómetro, un sensor que mide la aceleración de un movimiento y que va muy bien para saber la distancia y la velocidad recorrida cuando el GPS no tiene cobertura.

Si tu deporte es la natación, probablemente quieras un pulsómetro capaz de identificar tu estilo y número de brazas, además de la distancia total que has nadado. Y si eres ciclista, también tienes sensores para medir la cadencia de pedaleo, la potencia en vatios de tus pedaladas u otros como sensores barométricos para grabar datos de altímetria.

Los runners son los que tienen más sensores para métricas avanzadas. El más llamativo es el conocido como “dinámica de carrera“, y mide un conjunto de datos relativos a la oscilación vertical, la cadencia, la longitud de zancada y el tiempo de contacto con el suelo, todo con vistas a mejorar la técnica de carrera.

Es importante remarcar que estos sensores e instrumentos avanzados de medición pueden ir integrados en el mismo pulsómetro, o bien adquirirse como accesorios. Un acelerómetro, por ejemplo, va integrado siempre en el dispositivo, pues es un instrumento muy pequeño, pero un sensor de cadencia suele requerir de un accesorio, ya que es un instrumento mucho más complejo.

Memoria y volcado de datos

Es muy conveniente contar con un pulsómetro que almacene un registro de todos los datos obtenidos, pues ¿qué sentido tendría si no la obtención de esos datos, si no es para poder apreciar la evolución a lo largo del tiempo?

La mayoría de pulsómetros cuentan con memorias lo suficientemente amplias como para almacenar decenas de sesiones antes de que se llenen por completo.

En este sentido, es una característica muy útil la sincronización de datos con aplicaciones de móvil o las bases de datos que los propios fabricantes ponen a disposición de sus usuarios. De esta forma, se puede configurar el dispositivo para que, nada más llegar a casa, vuelque los datos de una sesión automáticamente, ya sea a través de Bluetooth o de WiFi.

Estos datos serán siempre accesibles a través de la cuenta del usuario, de manera que nos aseguramos que no se pierdan nunca y podamos consultarlos para analizar nuestro progreso. Y para los que les guste de compartir resultados en redes sociales, también tendrán una manera sencilla y cómoda de hacerlo a través de estas aplicaciones.

Vista previa Producto Valoración Precio
BenQ PD3200U  - Monitor para... BenQ PD3200U - Monitor para... 187 opiniones 694,00 €
LG 27UD69-W - Monitor 4K de... LG 27UD69-W - Monitor 4K de... 19 opiniones 489,00 €
Samsung LC34F791WQNXZA -... Samsung LC34F791WQNXZA -... 100 opiniones 728,41 €
BenQ EW3270U - Monitor de 32'... BenQ EW3270U - Monitor de 32"... 115 opiniones desde 178,99 €
Alienware AW3418DW LED Display... Alienware AW3418DW LED Display... 8 opiniones 989,00 €
Acer UM.PX1EE.001 - Monitor de... Acer UM.PX1EE.001 - Monitor de... 99 opiniones desde 362,92 €
Samsung U28E570DS - Monitor... Samsung U28E570DS - Monitor... 250 opiniones desde 243,99 €
LG 43UD79-B - Monitor 4K UHD... LG 43UD79-B - Monitor 4K UHD... 16 opiniones 549,99 €

Es ya un hecho: los monitores 4K han llegado para quedarse.

El aumento de resoluciones ha traído consigo pantallas de ordenador con una definición extrema, a las cuales sacan partido desde los jugadores más extremos hasta fotógrafos y diseñadores, pasando obviamente por todo tipo de consumidor multimedia que quiere disfrutar de la nitidez y realismo que aporta el Ultra HD.

Lo cierto es que hemos tenido que esperar algunos años hasta que los monitores 4K han alcanzado cierta madurez, pues se trata de una tecnología que había tenido más desarrollo en televisores que en monitores, debido a las limitaciones de los equipos. Por suerte, hoy en día hay monitores 4K muy buenos, algunos espectaculares, y como en cualquier otra categoría, algunos no tan buenos.

En esta guía hemos seleccionado, en función del principal uso que vayas a darle, los que creemos que son los 8 mejores monitores 4K que puedes comprar a día de hoy.

Nuestros 8 monitores 4K recomendados

El mejor monitor 4K: BenQ PD3200U

Mejores monitores 4K: BenQ PD3200U

El BenQ PD3200U es, sin ninguna duda, uno de los mejores monitores 4K que han salido nunca a la venta.

Su espléndida calidad de imagen y gran diagonal lo hacen apto para cualquier uso, a pesar que el monitor venga anunciado para profesionales de la imagen.

Se trata de un monitor con tamaño de 32 pulgadas y una resolución de 3840 x 2160 (UHD). El amplio tamaño de diagonal acomoda muy bien una resolución tan alta, mostrando una enorme densidad de píxeles (0.1845mm) sin hacer más pequeño el tamaño del escritorio.

El panel que ha montado BenQ en este monitor es del tipo AHVA-IPS. Como en todos los paneles de este tipo, la calidad de los colores es fantástica, los ángulos de visión son amplios y el contraste es muy bueno. En concreto, el contraste estático es de 1000:1, y la cobertura de color del monitor es del 100% en el espacio sRGB con una profundidad de 10 bits. Las altas prestaciones del panel lo hacen apto para tareas de edición gráfica o de alta precisión de color, como CAD / CAM. De hecho, BenQ publicita este monitor como un monitor para diseñadores, así que esto ya debería decírnoslo todo.

No obstante, no es solo un monitor para profesionales de la imagen. La enorme calidad de imagen sirve igualmente para jugadores, que además de la calidad de imagen se ven beneficiados por un tiempo de respuesta muy bajo, de tan sólo 4ms. El monitor también cuenta con un overdrive propio de la marca, el AMA, y es compatible con FreeSync. La única limitación en cuanto a gaming son sus 60Hz de refresco, aunque esto es suficiente para la mayoría de usuarios.

Por otro lado, la superficie mate de la pantalla evita los reflejos. El nivel de brillo es elevado, con un máximo de 350 cd/2, y el monitor incorpora varios modos para facilitar la visión durante prolongadas sesiones, como la tecnología anti parpadeos, la reducción de luz azul y la tecnología patentada por BenQ Senseye 3.

Presenta otras tecnologías sorprendentes, como la función DualView, que divide la pantalla en dos ventanas permitiendo modos de visualización distintos en cada una de ellas, el modo Darkroom, heredado de los monitores gaming de la compañía y que consiste en el realce de las zonas oscuras de una imagen, y un novedoso conmutador KVM, que permite mostrar y controlar el contenido desde dos sistemas de PC diferentes en una sola pantalla usando un único teclado y ratón, función especialmente pensada para diseñadores.

Su calidad de imagen es soberbia, con una cobertura total del espacio de color sRGB, y el tamaño de 32″ es perfecto para la densidad de píxeles tan alta que tiene sin hacer ridículamente pequeño el espacio del escritorio. Es apto tanto para tareas de diseño gráfico como para jugar, y ya no digamos visualizar contenidos de vídeo en 4K. Un monitor absolutamente espectacular.

Como suele ser habitual con BenQ, el diseño es magnífico. Tanto la peana como los bordes tienen un acabado mate muy atractivo y sofisticado. La peana es especialmente elegante y útil, pues dispone de un controlador remoto para realizar los ajustes del menú OSD. Las posibilidades ergonómicas son también amplias, pudiendo girar, rotar y pivotar la pantalla hasta ponerla totalmente vertical. Por si fuera poco, tiene soporte para montaje VESA 100×100, y además tiene integrados unos altavoces estéreo con una potencia de 10W.

Las conexiones de las que dispone son 1 puerto HDMI, un DisplayPort, un MiniDP, 2 USB 3.0 y una entrada para auriculares de 3.5mm. Importante mencionar en este sentido que solo puede utilizarse la resolución 3840 x 2160 a 60Hz con los puertos DisplayPort, quedando el resto de conexiones limitadas a una resolución 3840 x 2160 a 30Hz.

Su precio es de 694,00 €. No es un monitor barato, pero en este caso el dicho que dice que «la calidad se paga» está justificado con creces.

Diagonal: 32″ | Resolución: 3840 x 2160 (UHD) | Relación de aspecto: 16:9 | Tipo de panel: IPS | Contraste típico: 1000:1 | Profundidad de color: 10 bits | Soporte color: sRGB 100% |Brillo: 350 cd/m2 | Superficie: Mate | Frecuencia máxima: 60Hz | Tiempo de respuesta: 4ms | Entradas de vídeo: 1 x HDMI, 1 DisplayPort, 1 x MiniDP | Tamaño: 64,02 x 74,03 x 21,34 cm | Peso: 8,5 kg

Monitor 4K calidad-precio: LG 27UD69-W

Monitores 4K: LG 27UD69-W

Con un tamaño de 27″, el LG 27UD69-W se presenta como una alternativa de tamaño más reducido y más económica que el modelo de BenQ que acabamos de ver.

El panel utilizado por LG para este monitor es un AHVA-IPS, con una resolución de 3840 x 2160 píxeles y una calidad de imagen muy buena. El contraste estático es de 1000:1, la profundidad de color es de 10 bits (8+2 con dithering) y la cobertura del espacio de color sRGB es del 99%, por lo que este monitor es también apto para tareas de retoque fotográfico, edición de vídeo y diseño gráfico.

Sin embargo, LG ha orientado el monitor más hacia lo multimedia, y por supuesto también para juegos. Así pues, el tiempo de respuesta es de tan sólo 5ms, y acompañan al monitor un conjunto de funciones, como un estabilizador de negros para una mayor visibilidad en zonas oscuras (similar al Dark Room que hemos visto en el anterior monitor de BenQ) y la función Dynamic Action Sync que reduce el input lag para una experiencia de juego aún más rápida. Por si fuera poco, este monitor es también compatible con FreeSync.

El diseño del monitor es muy bonito. Una cosa buena que tiene es que los marcos son muy finos, otorgando esa sensación inmersiva característica de este tipo de monitores. La peana tiene un diseño curvado, y aunque de plástico, tiene un acabado de cepillado metálico muy elegante. Las opciones ergonómicas son también muy amplias, permitiendo el giro, rotación y pivotaje hasta poner la pantalla en posición vertical de 90º. La superficie es mate, y tiene un brillo máximo de 300 cd/2.

Otro monitor espectacular, cuyo diseño sin marcos es muy atractivo, con una calidad de imagen espléndida y muy adecuado para gaming y multimedia.

Las conexiones de las que dispone son 2 puertos HDMI 2.0, 2 puertos DisplayPort 1.2 y una salida para auriculares de 3.5 mm. Tanto por HDMI como por DisplayPort puede sacarse una resolución nativa de 3840 x 2160 a 60Hz, aunque para el uso de FreeSync hay que usar obligatoriamente el DisplayPort y, como es obvio, una tarjeta gráfica compatible.

El LG 27UD69-W está disponible en color plateado. Su precio es de 489,00 €, siendo uno de los monitores 4K más baratos. Teniendo en cuenta la calidad que tiene y lo que cuesta, es una opción espectacular en relación calidad-precio.

Diagonal: 27″ | Resolución: 3840 x 2160 (UHD) | Relación de aspecto: 16:9 | Tipo de panel: IPS | Contraste típico: 1000:1 | Profundidad de color:  8 bits+FRC | Soporte color: sRGB 99% |Brillo: 300 cd/m2 | Superficie: Mate | Frecuencia máxima: 60Hz | Tiempo de respuesta: 5ms | Entradas de vídeo: 2x HDMI, 2 x DisplayPort | Tamaño: 20,9 x 61,5 x 45,5 cm | Peso: 4,6 Kg

Monitor 4K con pantalla curva: Samsung LC34F791WQNXZA

Monitor 4K con pantalla curva: Samsung LC34F791WQNXZA

Samsung ha empezado a trasladar a sus monitores algunas de las tecnologías que emplea para sus televisores. Así llega hasta nosotros el Samsung LC34F791WQNXZA, con una resolución UWQHD (3440 x 1440) y un formato de pantalla alargado de 21:9.

Se trata de un de monitor de 34″, con una pantalla curva que monta un panel VA. Este tipo de paneles ofrecen un contraste muy superior a los IPS, y ya no digamos los TN. Gracias a su espectacular contraste estático de 3000:1 (dos veces más que un IPS), sus 8 bits y cobertura del 100% del espectro sRGB, la calidad de imagen es fantástica, y por el tamaño del monitor es ideal para un uso multimedia.

Con sus 34″ y el magnífico color y contraste que proporciona su panel VA, es un monitor excelente para un uso multimedia.

No obstante, el principal reclamo con el que Samsung presenta este monitor es el uso de la tecnología Quantum Dot LED, heredada de su división de televisores. La pantalla también es libre de parpadeos para un mayor confort visual.

Para juegos también rinde. Con un tiempo de respuesta de 4 ms, una frecuencia de refresco máxima de 100 Hz, y compatible con Adaptive-Sync, este monitor da la talla para un gaming intensivo.
El diseño es otro de los puntos fuertes del monitor. En apariencia es realmente bonito y elegante, a pesar de estar hecho principalmente de plástico. Con unos bordes ultrafinos, es un placer tener este monitor puesto en el escritorio, aunque también hay que decir que ergonómicamente es muy limitado, permitiendo únicamente la altura y angulación de la pantalla. Afortunadamente, viene acompañado de un soporte VESA 100.

En conexiones incluye 2 puertos HDMI y otro puerto DisplayPort .Tiene también un hub USB 3.0 y una salida de audio para auriculares. También tiene altavoces integrados, de una calidad bastante decente, con 7W por canal.

Diagonal: 34″ | Resolución: 3440 x 1440 (UWQHD) | Relación de aspecto: 21:9 | Tipo de panel: VA | Contraste típico: 3000:1 | Profundidad de color:  8 bits | Soporte color: sRGB 100% | Brillo: 300 cd/m2 | Superficie: Brillante | Frecuencia máxima: 100Hz | Tiempo de respuesta: 4ms | Entradas de vídeo: 2x HDMI, 1 x DisplayPort | Tamaño: 80,8 x 30,9 x 51,6 cm | Peso: 7,6 Kg

Monitor 4K para edición de vídeo: BenQ EW3270U

Monitores 4K: BenQ EW3270U

El BenQ EW3270U es otro extraordinario monitor por parte de una compañía especializada en ello. Este monitor es ideal para tareas de edición de vídeo, pero en realidad es también un monitor 4K perfecto para un uso generalista.

Estamos ante una pantalla de 31,5 pulgadas, resolución de 3840 x 2160 y panel VA, y viene acompañado de un completo set de tecnologías. La más llamativa y publicitaria es su soporte para HDR 10, pero también algunas muy interesantes para el confort visual en despachos y oficinas, como la función Brightness Intelligence Plus, que ajusta automáticamente el brillo y la temperatura de color de la pantalla en función de los contenidos y la luz ambiente, y la ya habitual en la marca, Eye-Care, combinación de Low Blue Light y Flicker-Free.

Un monitor que, gracias a su excelente colorimetría, contraste y soporte para HDR 10, supone una excelente herramienta de trabajo para la edición de vídeo, siendo totalmente apto también para un uso multimedia y generalista

Gracias al impresionante contraste nativo de los paneles VA (3000:1), sus 10 bits reales y una cobertura del 95 % de DCI-P3, este monitor es perfecto para la edición de vídeo y cine digital, siempre que se lo acompañe de una buena tarjeta gráfica. También se puede usar para gaming no exigente, gracias a su tiempo de respuesta de 4ms con overdrive y una tasa de refresco máxima de 60Hz.

En cuanto a conexiones va bien servido con sus 2 puertos HDMI 2.0, su otro puerto DisplayPort, la salida para auriculares y un puerto USB-C.

Diagonal: 31,5″ | Resolución: 3840 x 2160 (UHD) | Relación de aspecto: 21:9 | Tipo de panel: VA | Contraste típico: 3000:1 | Profundidad de color:  10 bits | Soporte color: sRGB 100% | Brillo: 300 cd/m2 | Superficie: Mate | Frecuencia máxima: 60Hz | Tiempo de respuesta: 4ms | Entradas de vídeo: 2x HDMI, 1x DisplayPort | Tamaño: 72 x 52 x 21 cm | Peso: 7,2 Kg

Monitor 4K para gaming PC: Alienware AW3418DW

Monitor 4k para gaming: Alienware AW3418DW

Para los jugadores exigentes, el Alienware AW3418DW es una auténtica bestia que hará salivar a más de uno. Y es que estamos hablando del monitor 4K para gaming que mejor combina rapidez y calidad de imagen.

Este es un monitor ultrawide, con resolución WQHD y pantalla curva. La diagonal de su pantalla es de 34 pulgadas y su resolución es de 3440×1440 px, con una relación de aspecto de de 21:9. Se trata de un monitor grande, al que hay que buscarle un hueco considerable en el escritorio, pues su tamaño es de 31,9 x 56,1 x 81,4 cm.

Pero como ya digo, lo mejor de este monitor está en su calidad de imagen, que está garantizada por el uso de un panel IPS, que ofrece un contraste típico de 1000:1, soporte nativo de 8 bits y una cobertura del 99% del espacio de color sRGB. Además, la pantalla tiene un acabado mate y ofrece un alto nivel de brillo (300 cd/m2), así que puede usarse sin problemas en condiciones de mucha luz.

¿Pero qué hay de sus prestaciones gaming? En este apartado también resalta, gracias a un tiempo de respuesta que está dentro del límite aceptable para los más exigentes (4 ms G2G) y un refresco de pantalla nativo de 100Hz y 120Hz con overclock, y un rango de entre 30 y 120Hz empleando la tecnología G-sync con la que es compatible.

Un monitor 4k para gaming verdaderamente espectacular, que combina con maestría unas buenas prestaciones de velocidad y frecuencia de refresco con una calidad de imagen muy buena.

En conexiones de entrada no va muy sobrado, pero son suficientes: 1 puerto DisplayPort 1.2 y 1 puerto HDMI 1.4, además de 4 tomas USB 3.0 (una de ellas de carga rápida), una entrada de audio auxiliar y una toma para auriculares.

En cuanto a movilidad ofrece un rango de ajustes aceptable, con la posibilidad de inclinarlo, girarlo y ajustar su altura hasta los 130 mm. Si se necesita más ergonomía se puede anclar el monitor a cualquier soporte VESA de 100 mm.

Diagonal: 34″ | Resolución: 3440×1440 (WQHD) | Relación de aspecto: 21:9 | Tipo de panel: IPS | Contraste típico: 1000:1 | Profundidad de color:  8 bits | Soporte color: sRGB 99% | Brillo: 300 cd/m2 | Superficie: Mate | Frecuencia máxima: 120Hz | Tiempo de respuesta: 4ms | Entradas de vídeo: 1x DisplayPort, 1x HDMI | Tamaño: 31,9 x 56,1 x 81,4 cm | Peso: 19,3 Kg

Monitor 4K para PS4 Pro y Xbox One: Acer Predator XB281HK

Los mejores monitores 4K: Acer Predator XB281HK

Si buscamos un monitor 4K para utilizar con consolas como la PS4 Pro o la Xbox One, el Acer Predator XB281HK es una opción excelente.

Este monitor dedicado a jugadores presenta un panel TN de una calidad bastante decente, con una resolución UHD en 28″, lo que se traduce en una densidad de píxeles muy alta (137.68 PPI). En juegos 4K, esto implica un mayor nivel de detalle que en monitores con diagonales más altas.

Algo que podría echarnos para atrás de este monitor es su panel TN, pero hay que decir que este tiene una calidad muy buena, bastante por encima de lo que suelen ser este tipo de paneles. Su contraste es de 1000:1 y muestra 10 bits de profundidad de color (8 + 2 con FRC), con una cobertura que Acer promete del 100% del espacio sRGB, aunque los escasos ángulos de visión te obligan a sentarte centrado en el monitor para obtener la mejor calidad de imagen. En general, una calidad de imagen muy convincente.

Un monitor que goza de una buena calidad de imagen a pesar de usar un panel TN, y que tiene unas prestaciones perfectas para para gaming en consolas: 1 ms de respuesta, 60Hz y modos de imagen exclusivos para juegos.

La fortaleza de este monitor reside en sus prestaciones gaming. Con un tiempo de respuesta de 1 ms y plenamente compatible con G-Sync, el Predator XB281HK reúne también otras funciones para minimizar la fatiga ocular en largas sesiones de juego, como el Predator EyeProtect’s Flicker-less, el Blue-light Filter, ComfyView y Low-dimming. El único inconveniente es que está limitado a 60 Hz, por lo que jugadores de PC exigentes deberán mirar otro monitor, mientras que jugadores de consolas tendrán más que suficiente.

En diseño también hará las delicias de los jugadores. Con una apariencia agresiva y moderna, este monitor es también muy completo en ergonomía, permitiendo el ajuste de altura, rotación, giro e inclinación. También es compatible con VESA 100.

Las conexiones que tiene son 1 entrada HDMI, otra para DisplayPort, 4 USB 3.0 y una entrada de línea para auriculares. También le puedes conectar altavoces externos, cosa recomendable ya que los que trae integrados tienen una potencia de 4W y son de mala calidad.

Diagonal: 28″ | Resolución: 3840 x 2160 (UHD) | Relación de aspecto: 16:9 | Tipo de panel: TN | Contraste típico: 1000:1 | Profundidad de color:  8bits +FRC | Soporte color: sRGB 100% | Brillo: 350 cd/m2 | Superficie: Mate | Frecuencia máxima: 60Hz | Tiempo de respuesta: 1ms | Entradas de vídeo: 1x DisplayPort, 1x HDMI | Tamaño: 65,9 x 26,8 x 41,5 cm | Peso: 7,57 Kg

Monitor 4K muy barato: Samsung U28E570DS

Monitor 4K barato: Samsung U28E570DS


Quien quiera disfrutar de las bondades del 4K, pero no tenga presupuesto para comprar uno de los monitores 4K de gama media o alta, tiene en el Samsung U28E570DS una buena alternativa.

Este monitor 4K presenta un elegante diseño con una diagonal de 28 pulgadas, resolución de 3840×2160 px y una relación de aspecto de 16:9. El panel que monta para la pantalla es un TN, así que no te esperes la mejor calidad de imagen posible, pero esta es bastante aceptable: con una profundidad de color de 8 bits+FRC, contraste típico de 1000:1 y cobertura completa del espacio sRGB, este monitor cumple con los estandares mínimos para proporcionar una calidad de imagen satisfactoria para un uso generalista del monitor.

Otra cosa muy positiva de este monitor es el uso que hace de una superficie ligeramente mate. Esto, unido al alto nivel de brillo que puede alcanzar (370 cd/m²) lo hacen apto para su uso como monitor de oficina. Más limitado está en cuanto a prestaciones para gaming. El tiempo de respuesta es efectivamente muy bajo, pero un input lag alto y una frecuencia de refresco limitada a 60 Hz no hacen de él una opción seria para gaming exigente.

Este monitor no es una maravilla en cuanto a calidad de imagen, pero de los pocos monitores 4K baratos es el de más calidad que vas a poder encontrar ahora mismo

Las conexiones son las justas: 1 puerto DisplayPort y 2 tomas HDMI, además de una salida auxiliar para altavoces o auriculares. No cuenta con ningún puerto USB, y tampoco tiene altavoces integrados, así que toca mirar algún altavoz externo para PC.

En ergonomía tampoco destaca demasiado. Únicamente se puede inclinar ligeramente hacia atrás o hacia adelante, pero no se puede girar ni ajustar su altura. Tampoco es compatible con ningún soporte VESA, así que ya ves que en este sentido vas a estar muy limitado.

Aún y con estas desventajas, ya digo que es un monitor recomendable si andas corto de presupuesto. Para un uso generalista que no demande una calidad de imagen excelente es un monitor muy competitivo gracias a su precio bajo.

Diagonal: 28″ | Resolución: 3840 x 2160 (UHD) | Relación de aspecto: 16:9 | Tipo de panel: TN | Contraste típico: 1000:1 | Profundidad de color:  8bits +FRC | Soporte color: sRGB 100% | Brillo: 370 cd/m2 | Superficie: Mate | Frecuencia máxima: 60Hz | Tiempo de respuesta: 1ms | Entradas de vídeo: 1x DisplayPort, 2x HDMI | Tamaño: 25 x 66 x 38 cm | Peso: 6 Kg

Monitor 4K de gran diagonal: LG 43UD79-B

Monitores 4K: LG 43UD79-B

El LG 43UD79-B tiene la pantalla con la diagonal más grande de todos los monitores presentes en la comparativa. Con sus 43″, parece más un televisor que un monitor para PC. Quizás por esto mismo es por lo que viene acompañado de un mando a distancia.

El panel utilizado en este monitor es un IPS de alta calidad. Gracias a su contraste estático de 1000:1  y sus 10 bits reales, el panel muestra unos colores vivos y llenos de detalle. Su formato 16:9 hace de él otro monitor para todo tipo de usos, también para oficina, gracias a su pantalla mate y su alto nivel de brillo (350 nits).

Un monitor con una diagonal que se asemeja más a la de un televisor que a la de un monitor. Eso, unido a su buena calidad de imagen, lo convierten en un candidato ideal para quien quiera un combo de ambos mundos: un uso general en PC, y un uso también como monitor para TV

En cuanto a juegos, el tiempo de respuesta es de 5ms, con una tasa de refresco máxima de 60Hz, suficiente para la mayoría de usuarios no exigentes en este apartado.

Quizás el principal inconveniente está en sus escasas posibilidades ergonómicas, ya que solo se puede inclinar. Por lo menos es compatible con VESA 200.

Lo que sí que tiene son numerosas conexiones. Cuenta con nada más y nada menos que 4 puertos HDMI, todos ellos con HDCP 2.2, un puerto DisplayPort y otro puerto USB-C, además de otros puertos USB 3.0. También cuenta con salida de auriculares y altavoces integrados con 10W de potencia, más de lo que suele ser habitual.

Diagonal: 43″ | Resolución: 3840 x 2160 (UHD) | Relación de aspecto: 16:9 | Tipo de panel: IPS | Contraste típico: 1000:1 | Profundidad de color:  10 bits | Soporte color: sRGB 72% | Brillo: 350 cd/m2 | Superficie: Mate | Frecuencia máxima: 60Hz | Tiempo de respuesta: 5ms | Entradas de vídeo: 1x DisplayPort, 4x HDMI | Tamaño: 27,5 x 96,7 x 64,7 cm | Peso: 20 Kg