0 Compartir

Mucha gente se pregunta si vale la pena invertir dinero en unos buenos ventiladores para PC. Mi respuesta es siempre la misma: depende.

Bajo mi punto de vista, hay unas cuantas circunstancias bajo las cuales valdría la pena gastar algo de dinero en ellos:

  • Tienes pensado hacer overclock en la CPU, la placa base o la gráfica.
  • Tienes montados componentes muy tragones, con TDP muy altos.
  • Vives en un sitio caluroso y en verano tu PC se transforma en un reactor nuclear.
  • Los ventiladores que tienes ahora mismo en tu PC son muy ruidosos y quieres cambiarlos por unos más silenciosos.
  • La caja externa de tu PC no traía los suficientes ventiladores o tiene mal diseñado el flujo de aire y necesitas añadir más ventiladores.
  • Te ha saltado en más de una ocasión la alarma por temperatura de la BIOS. y crees que puede ser por la poca eficiencia del ventilador de serie.

Bien, en estos casos es muy recomendable comprar ventiladores para PC. Lo bueno es que los ventiladores y disipadores son, con toda seguridad, el componente más barato, así que no hace falta gastarse mucho dinero en ellos.

Esta guía la hemos clasificado en los distintos tipos de ventiladores y disipadores que pueden comprarse: ventiladores para la CPU, ventiladores para la tarjeta gráfica y ventiladores suplementarios para la caja. También dedicaremos unas líneas finales a hablar sobre la refrigeración líquida.

Ventiladores para el procesador

Todos los procesadores, sean de la gama que sean, vienen con un ventilador o un disipador de serie; de lo contrario, reventarían de calor a los pocos segundos.

ventiladores para cpu

Bien, en el 80% de los casos, el ventilador de serie es suficiente. Para personas que no juegan, o que no hacen un uso intensivo y exigente del ordenador, se me hace difícil justificar la compra de un ventilador distinto al que ya viene con el procesador.

Para el resto de usuarios, sí que puede ser recomendable adquirir un ventilador mejor. Me refiero a jugones que dedican muchas horas del día a jugar, gente que hace o tiene pensado hacer overclocking en la CPU o usuarios que, en definitiva, le dan mucha tralla al procesador.

Hay otra circunstancia bajo la cual es altamente recomendable actualizar el ventilador de la CPU: si ya ha pasado algún tiempo desde que lo compraste. En un periodo de unos 5 años (algunos afirman que mucho antes, yo tengo mis dudas) la pasta térmica del ventilador está ya prácticamente deshecha, por lo que se antoja necesario volverle a poner, y ya que se hace esto ¿por qué no instalar un nuevo ventilador?

El ventilador para CPU más habitual consiste en un disipador de mayor o menor tamaño, al cual se le adjunta un ventilador. El disipador se encarga de “chupar” el calor que irradia el procesador a través de la pasta térmica, y el ventilador va refrigerando a su vez el disipador, expulsando ese calor.

¿Qué has de tener en cuenta al comprar uno? Principalmente que sea compatible con el socket de tu procesador. Los ventiladores tienen unas patillas que son las que van ancladas a la placa base, y el tamaño y disposición de estas han de coincidir con tu placa y el procesador que tengas. Bastaría con fijarte en la compatibilidad del ventilador y ver si es compatible con tu socket.

Aparte de esto, hay un par de consideraciones más:

  • Los ventiladores grandes rinden mejor que los pequeños a igualdad de revoluciones (RPM). Esto significa que puedes usar un ventilador grande a bajas revoluciones en lo que antes usabas un ventilador pequeño a altas revoluciones, reduciendo notablemente el ruido.
  • Puesto que un ventilador grande rinde mejor, seguramente querrás uno grande, pero entonces fíjate en que el ventilador que compres quepa en tu torre y no se vea impedido por otros elementos instalados en la placa base, como la memoria RAM.

Ventiladores para la tarjeta gráfica

Mientras que los ventiladores para CPU son una opción recomendable para muchas más personas, por los motivos que ya he expuesto antes, los ventiladores para tarjeta gráfica son menos necesarios.

Realmente solo recomendaría un sistema de refrigeración de tarjeta gráfica en el caso que tengas previsto hacer overclocking. Y a veces ni siquiera es necesario comprar uno: la tendencia en los últimos años ha sido que los ensambladores de tarjetas gráficas (MSI, Gigabyte, Asus, EVGA, etc) monten en sus gráficas ventiladores muy potentes y ya preparados para el overclock.

Así pues, estos ventiladores son indicados para quienes hayan comprado una gráfica cuyos ventiladores de serie no sean nada del otro mundo, o para quienes tengan una gráfica ya algo antigua y quieran alargar su vida útil exprimiéndola mediante overclock.

Con los ventiladores para tarjetas gráficas más de lo mismo que antes: hay que mirar primero la compatibilidad con nuestra tarjeta, y segundo que los ventiladores no choquen con otros elementos de la placa base. En este sentido suelen dar problemas con la RAM, puesto que la ranura PCIe suele quedar muy cerca de las ranuras de la RAM.

Ventiladores suplementarios para el PC

Los ventiladores suplementarios son los que instalamos en la caja o torre de nuestro PC.

Lo lógico es que la torre que compramos ya venga con los ventiladores básicos esenciales, pero lo lógico es también que la torre disponga de una serie de huecos libres para que instalemos unos cuantos ventiladores adicionales si así lo deseamos, y si la torre es de calidad, que cualquiera de los ventiladores que traiga puedan sustituirse fácilmente por otros que nosotros queramos.

El tamaño más habitual es de 120mm. Luego también hay de 80mm, 140mm o 160mm. Los ventiladores de 120mm se da por buenos y suficiente para la mayoría de configuraciones. No obstante, al comprar ventiladores suplementarios lo más importante es diseñar un buen flujo de aire, siguiendo una serie de normas que me permito trasladar desde este artículo de Tom’s Hardware donde lo explican realmente bien:

flujo de aire ideal en un pc

  • Lo más importante es hacer que entre aire frío y a la vez que salga aire caliente de la caja. Esto implica montar los ventiladores de manera correcta atendiendo a las intrucciones de montaje para que unos introduzcan aire fresco y otros expulsen hacia afuera el aire caliente.
  • Hay que disponer los ventiladores para que ejerzan lo que se denomina presión negativa. La presión negativa consiste en tener más ventiladores que expulsen aire de los que lo introducen, y esto es recomendable para evitar la estanqueidad del aire.
  • La configuración ideal del flujo de aire, en una gran mayoría de casos y usos (incluso gaming) consiste en introducir aire por la parte frontal de la torre, en la parte de abajo (si la caja lo permite) y en los laterales; para expulsar el aire lo haremos con ventiladores en la parte trasera y por arriba.

La idea detrás de este flujo de aire es que el aire frío llegue a la CPU y la gráfica (los dos componentes más “calientes”) y que el aire caliente que generan estos dos sea expulsado inmediatamente de la caja.

Obviamente, procura que los ventiladores sean lo mejor posibles. Marcas como Noctua, NOX y Enermax tienen muy buena fama, sobre todo en cuanto a rendimiento termal y funcionamiento silencioso.

Por norma general, cuantas más RPM tenga un ventilador, más ruido hará. Afortunadamente se puede controlar la velocidad de los ventiladores con programas como SpeedFan, del cual tienes aquí una guía estupenda.

Refrigeración líquida

Algunas personas, cuando oyen hablar por primera vez de la refrigeración líquida, quedan sorprendidos: “¿De verdad se mete agua dentro de un ordenador?”. Sí, pero no de la manera que imaginan.

La refrigeración líquida consiste en un circuito estanco de agua que va refrigerando los componentes debido a la superior capacidad térmica del agua frente al aire. El agua básicamente lo que hace es extraer el calor generado, y una vez fuera de la caja vuelve a enfriarse para regresar de nuevo dentro y proseguir con el proceso de refrigeración.

refrigeración liquida

Así pues, la refrigeración líquida suele estar compuesta de una placa de transferencia térmica, que es la que va montada sobre el componente a refrigerar, unas mangueras por las cuales circula el agua y un ventilador atado a un radiador, que puede ubicarse dentro o fuera de la caja, el cual vuelve a refrigerar el agua.

Las ventajas de un sistema de refrigeración líquida son evidentes: mayor conductividad termal, y por consiguiente mayor enfriamento, además de una anulación casi total del ruido debido a la ausencia de ventiladores. ¿Desventajas? Que son más caros que los ventiladores.

En cuanto a refrigeración líquida, mejor quedarse con las marcas de reconocido prestigio: Cooler Master, Corsair, Arctic, Enermax y Antec. Todas ellas tienen buenos productos, algunas con precios nada descabellados, pero especialmente recomendable son los Corsair Hydro Series, que vienen con múltiples configuraciones y con radiadores de hasta 280mm.

0 Compartir